Reflexión del pastor Decena: La prosperidad

 

En la Biblia Dios muestra que su deseo para los que están bajo su pacto es que tengan abundante prosperidad. Dice en Proverbios 28:25  «Mas el que confía en Jehová prosperará». Lo hizo con Abraham, con David, con Salomón y lo puede hacer con vos si estás en su camino. Veamos más al respecto.

 

3ª Juan 1:2 “Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma”.

Dios no tiene ningún remordimiento por enriquecer a quien quiere. Lo hizo con Abraham, con David, con Salomón y lo puede hacer con los que están bajo su protección.

Pero veamos que la verdadera prosperidad Bíblica está basada en Mateo 6:33 : «Más buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas».

En otra versión  dice que busquemos (…la manera en que Dios se conduce y su rectitud…). Ése es el fundamento de la prosperidad del Señor. Es conducirme a la manera de Dios, con la cultura del Reino de Dios. Básicamente es primeramente la prosperidad del SER y luego viene la prosperidad del TENER.

Pero prosperidad de Dios no sólo es algo monetario. También incluye: “bienestar general, sanidad, protección, favor de Dios, sabiduría, éxito, plenitud. O sea sentirse pleno y feliz”.

Jesús pagó para que vos tuvieras esto. Él tomó nuestro lugar y llevó la maldición de nuestro pecado para que pudiéramos vivir bajo la bendición:

En Isaías 53:5 leemos:   “…  el castigo [necesario para obtener] nuestra paz (bienestar) fue sobre él, y por las heridas [que lastimaron] a Jesús fuimos sanados (restaurados)  La palabra hebrea, paz en este versículo es shalom. Básicamente significa: “Sin nada que le falte, que no esté incompleto”;  Porque Dios quiere prosperarte en cada área de la vida: espíritu, alma y cuerpo.

Salmos 1:1-3.  La verdadera prosperidad de la Biblia es el BIENESTAR general.

 

  1. LA PROSPERIDAD ESPIRITUAL

Romanos 8:2 Porque la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús me ha librado de la ley del pecado y de la muerte.

Es la vida espiritual por el espíritu Santo, es la vida abundante que Jesús prometió, el espíritu es el que da vida, decía el Señor, la carne para nada aprovecha. (Juan 6:63).

Lucas 4:18 “El Espíritu del Señor está sobre mí, Por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres; Me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón; A pregonar libertad a los cautivos, Y vista a los ciegos;  A poner en libertad a los oprimidos;”

Es el manantial de vida que fluye, es la vida abundante del espíritu que permite tener comunión con el Creador. La prosperidad espiritual es siempre desbordante y toca para el bien del prójimo.

 

  1. LA PROSPERIDAD MENTAL

Para prosperar mentalmente (en su alma), debe poder controlar su mente, su pensamiento y sus emociones. La prosperidad de la mente viene cuando usamos el conocimiento que  se ha adquirido de la Palabra de Dios – cuando estamos controlando la mente, en lugar de permitirle a la mente controlarnos. Es la Paz de la cual hablaba Jesús, no como la del mundo….

2ª Corintios 10:5 “derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo,”

Filipenses 4:7 Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús.

Filipenses 4:8 Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad.

Esto se ve en la persona que desborda de su alma en la enseñanza de la sabiduría divina para guiar a los que están extraviados, el don de maestro espiritual es un don divino que evidencia prosperidad del alma.

 

  1. LA PROSPERIDAD FÍSICA

Mateo 15:32 “Y Jesús, llamando a sus discípulos, dijo: Tengo compasión de la gente, porque ya hace tres días que están conmigo, y no tienen qué comer; y enviarlos en ayunas no quiero, no sea que desmayen en el camino”.

Jesús pensó en dos áreas de sus discípulos, en lo físico y en lo material.

1° Pedro 2: 24 y También la biblia de la provisión de Dios en las cosas materiales.

2ª Corintios 9:8 “Y poderoso es Dios para hacer que abunde en vosotros toda gracia, a fin de que, teniendo siempre en todas las cosas todo lo suficiente, abundéis para toda buena obra;”

 

La prosperidad física es doble: la salud y lo necesario materialmente para nosotros y desbordar para poder así ayudar al prójimo.

Que Dios te ayude y te guíe para tener prosperidad en todas las áreas de tu vida. Y que tengas una semana de bendición y victoria!
Pastor Guillermo Decena, Centro Familiar Cristiano Eldorado.

Prédicas en vivo los miércoles y domingos 20 horas, a través de www.centrofamiliarcristanoweb.org

 



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE