¿Qué es la E-Justicia en Latinoamérica?

I.- Antecedentes.-

El sistema de justicia en América Latina, que comprende a diversas instituciones, no obstante el discurso constante de modernización, en realidad no se ha modernizado lo suficiente. Es como un automóvil antiguo que al paso de las décadas, no funciona bien. Falla casi todo.

La mayoría de ciudadanos latinoamericanos, se queja de una deficiente gestión judicial y administrativa, procesos demasiado largos, costosos e imprevisibles; procesos que básicamente dependen de la buena voluntad de las autoridades de gobierno, de magistrados, personal jurisdiccional; y de los señores abogados.

Se aprecia que los despachos judiciales (y en general todo el sector administrativo), están sometidos a una doble tensión: Un incremento de procesos y una mayor necesidad de prestar servicios en menor tiempo, lo que al final puede generar el colapso de la organización o al servicio ineficiente realmente existente.

En el sistema actual de justicia, si crece la carga de expedientes judiciales, la solución común es procurar acelerar el ritmo de trabajo con estímulos o amenazas de sanciones, o procurar aumentar el número de personas, infraestructura, presupuestos y logística.

Es como si para solucionar el problema de transporte público, se propusiera mayor velocidad a los transportistas con sus antiguas unidades y una mayor cantidad de camionetas rurales o buses que circulen por la ciudad.

Estas medidas no dan los resultados esperados, porque el modelo de organización sufre de obsolescencia, no corresponde a la realidad, es como diría la Biblia “poner vino nuevo, en odres viejos”, lo que es incongruente.

Si una organización humana trabaja en la misma o similar forma, que hace un siglo atrás, no tendrá los mismos resultados del pasado, sino deficientes.

Así como para la solución del problema de transporte público en las grandes ciudades, se requiere un cambio de sistema tecnológico, de camionetas rurales y minibuses, a sistemas integrados de transporte, tren eléctrico o subterráneo; la justicia actual requiere un nuevo sistema, que en el mundo contemporáneo se denomina E Justicia.

E-Justicia, no solo es como a veces se considera, un cambio tecnológico en el procesamiento automático de datos; es básicamente un mejoramiento ético y sistémico en la organización y racionalización de procesos, impulsados por la potencia y efectividad de los medios tecnológicos, asociados al buen desempeño y capacitación constante de los servidores de la administración de justicia.

En verdad la extrema lentitud e ineficacia de los despachos judiciales, obliga a pensar en una nueva organización judicial con las siguientes características:

1.- Justicia preventiva, alternativa y restaurativa.

2.- Justicia debida, oral, previsible y electrónica.

3.- Buen servicio público, al alcance de la mayoría y con resultados

positivos en el objetivo de brindar tutela judicial efectiva .

4.- Agilidad, simplificación y brevedad en los trámites; disminuir

o eliminar escritos en soporte físico.

5.- Racionalización de los procesos y los recursos humanos.

6.- Uso y facilidad de todas las comunicaciones en la impartición de

justicia. ( TV. celular, correo electrónico, redes sociales)

7.- Metas por objetivos y resultados medibles.

8.- Democratización y modernización de la justicia.

Todo ello a fin de que la organización cumpla con su deber de administrar justicia en forma oportuna, justa, legal, eficiente y efectiva.

E-Justicia, significa el impulso a una nueva gestión administrativa, en base a los principios de carrera judicial, capacitación constante e impulso a juzgados electrónicos.

Podría decirse que E- Justicia, tiene los siguientes pilares.

1.- Ética, Eficiencia, Eficacia y Gobierno Electrónico

2.- Políticas Jurisdiccionales efectivas de acceso a la justicia, debido proceso y derecho a obtener decisiones judiciales bien fundamentadas y oportunas.

3.- Planificación, Gestión, Proyectos y Programas.

4.- Indicadores y variables positivos.

5.- Control de tiempo, costos y simplificación de los procesos.

6.- Rendimiento y buen desempeño del personal.

7.- Productividad, velocidad adecuada, acierto en las decisiones y

ejecución oportuna de las sentencias.

8.- Tecnología, Investigación Judicial y Conectividad acertada.

II.- E- JUSTICIA

Para lograr una administración de justicia moderna y eficiente en Latinoamérica, se hace imprescindible impulsar la Justicia Electrónica o E Justicia en el acceso a la información judicial, gestión, resolución de las causas judiciales y ejecución de las sentencias.

Se entiende por E-Justicia al mejoramiento continuo de la administración de justicia, con el apoyo de la tecnológica electrónica, que crea programas automáticos para la solución de conflictos.

Se conoce en el mundo con la denominación E Justicia, a la Justicia Electrónica, que incorpora a los procesos judiciales, el expediente electrónico, las videoaudiencias, y la litigación electrónica.

El desarrollo de la E-Justicia es un elemento urgente, imprescindible y necesario, en la modernización de los sistemas judiciales de nuestros países.

El proceso judicial electrónico en los países desarrollados, está produciendo un cambio sustancial en el servicio de justicia.

En Latinoamérica en forma incipiente, se está avanzando en ese camino, tratando de evitar que el proceso judicial electrónico se reduzca a un simple expediente escaneado; sino que el nuevo sistema posibilite al ciudadano un acceso efectivo y eficiente a la justicia, con decisiones acertadas, vía la litigación electrónica.

Al respecto en Estados Unidos de América, Europa y Asia, se viene aplicando la Justicia Electrónica, en el acceso, gestión y resolución de los procesos judiciales, que armonizan el debido proceso, la oralidad y la tecnología, superando los esquemas tradicionales de justicia escrita.

III- Rol de los abogados en el impulso a la E-Justicia.-

Por lo general se ha considerado que el cambio positivo de la justicia, depende de las autoridades de gobierno y de los jueces. Esto si bien es cierto, no lo es completamente. Los colegios de abogados y los abogados en forma individual y colectiva, juegan un papel muy importante en la modernización y cambio positivo de la justicia.

A los abogados con ética en su función, les interesa que los procesos tengan una solución jurídica efectiva, en un debido proceso y en un plazo razonable.

Los que no lo son, están esperanzados que los procesos duren años de años, para seguir atendiéndolos con los consiguientemente honorarios.

Los buenos abogados, piensan primero en la justicia y las necesidades e intereses de sus clientes; no en sus propios intereses.

La clave para brindar un buen servicio, está en ofrecer un resultado previsible en un tiempo razonable; y cumplir lo ofrecido.

De ninguna manera puede considerarse que quien demanda tutela jurisdiccional efectiva, tendrá un buen concepto de la justicia y de su abogado, si el proceso demora años, con elevados costos y con decisiones contradictorias; salvo el que desea eludir a la justicia. Sin embargo según dice el conocido refrán: “La justicia tarda, pero siempre llega”.

Así para demandante y demandado, conviene a todas luces una solución previsible en un plazo razonable, y una alternativa para ello es la Justicia Electrónica.

Los colegios de abogados y los abogados individualmente, pueden ser una fuerza positiva, y una potencia legal, para el mejoramiento de la justicia en nuestros países de Latinoamérica.

Un ejemplo de ello, es el Ilustre Colegio de Abogados de Arequipa, Perú, alma mater de ilustres abogados como Toribio Pacheco, Francisco García Calderón José Luis Bustamante y Rivero, Francisco Mostajo.

El Decano del referido colegio Dr. Alfredo Álvarez, y la Junta Directiva, elegida para el periodo 2014 al 2015, ha brindado un gran impulso en la Blanca y Heroica Ciudad, a la E-Justicia, entregando sin costo alguno para todos los miembros de la Orden, tabletas electrónicas, para usarlas en los procesos judiciales, ya sea para recibir notificaciones electrónicas, interponer demandas, contestarlas, revisar en la página web los procesos, participar en video audiencias e impulsar la litigación electrónica.

En base a dicha experiencia la Justicia Electrónica en la ciudad de Arequipa, recibe el impulso y la energía del pueblo, no solo vía el Estado, sino también de los colegios de abogados y los justiciables.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE