Mató a su ex mujer, al novio de ella y luego se suicidó de un tiro

Un hombre asesinó a su ex esposa y a la actual pareja de ésta en una casa de Ceballos, una localidad de sólo 323 habitantes del noroeste de La Pampa. Llamó a la policía para confesar que había cometido “una macana” y que se iba a suicidar; lo hizo muy cerca de la escena del doble crimen.

Fuentes policiales dijeron que el hecho ocurrió ayer en una vivienda situada en la avenida Ramón Castro, entre San Martín y Ferrocarril Oeste. A la 1.20, Raúl Coronel, de 55 años, llamó a la policía de la ciudad de Intendente Alvear, distante unos 25 kilómetros de Ceballos, y dijo que se había mandado “una macana” con su ex esposa, Nélida Mendía, de 49, y el actual novio de la mujer, Carlos Montes, de 55, con quien mantenía una relación estable desde hacía tres años, con una convivencia en los últimos seis meses.

“En la comunicación, la persona se manifestó muy tranquila, dio su nombre, domicilio y le dijo al agente de turno que se había mandado una macana”, contó a la prensa el comisario de Alvear, Mauro Bertone. El jefe policial dijo que Coronel contó que “estaba separado de Mendía, que ella había comenzado otra relación con Montes y que no lo buscaran”. La ex pareja tenía en común un negocio vinculado al manejo de camiones, que eran controlados por ella.

Poco después llegaron al lugar el sargento 1° Gustavo Barrionuevo y efectivos de la Departamental Alvear y encontraron a Mendía y a su novio asesinados de dos tiros cada uno. Sus cuerpos yacían en un sector de la vivienda donde hay un pasillo y la cocina, cada uno tenía un disparo en la cabeza.

Los investigadores creen que, para entrar en la casa, Coronel rompió la puerta de ingreso pegándole patadas a la altura de la cerradura y que primero disparó contra Montes y luego asesinó a Mendía.

Mientras los policías se encontraban en la casa recibieron una nueva llamada telefónica de Coronel, quien les dijo que se iba a suicidar, por lo que los efectivos montaron un operativo de búsqueda.

“El llamado lo hizo desde la estación de trenes y dijo que no lo busquemos porque iba a empezar a los tiros contra el personal policial. Cuando lo encontraron ya se había disparado en la boca y estaba sin vida.

Coronel fue hallado muerto en uno de los andenes de la terminal ferroviaria, a un kilómetro de la casa donde habían asesinado a Mendía y Montes. Junto al cuerpo había una pistola Bersa calibre 22 con la que se cree que se cometió el doble crimen y el posterior suicidio.

La policía estableció que antes de matarse Coronel había llamado también a su hija y a sus hermanos para contarles lo sucedido.

“Es increíble esto que ocurrió, jamás había pasado acá algo de esta magnitud. Coronel se había separado de su ex pareja hacía cinco años y ella había logrado rehacer su vida con Montes”, comentó a Télam una fuente policial.

Los investigadores establecieron que Mendía había denunciado a Coronel por violencia de género aunque, en principio, no existía actualmente una medida judicial en contra del hombre, que trabajaba en un campo ubicado entre las localidades de González Moreno y Villa Sauze, en el oeste de la provincia de Buenos Aires.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE