Eldorado: La mamá de Fabiancito asegura que el niño se descompensó por los ruidos molestos

María Ester Sánchez, madre de Fabiancito Medina (8) el niño que falleció recientemente en etapa de recuperación por un trasplante de medula, aseguró que pese a que el trasplante que le hicieron en el hospital Garrahan salió bien, el niño sufrió un paro “por los nervios que pasaba por los ruidos molestos que hacían los vecinos”.

 

Luego de una intensa lucha por la salud del pequeño Fabián Medina, finalmente este mes el niño falleció en medio del inmenso dolor de sus familiares.

 

Fabián Medina fue internado en mayo de 2014 en el Garraham de Buenos Aires con un cuadro grave de leucemia. Pertenecía a una familia muy humilde del barrio 20 de Junio de Eldorado y sus padres, pese a los escasos recursos que disponían pedían ayuda y luchaban con el niño paso a paso para su recuperación.

 

El 9 de enero de 2015, Fabiancito recibió un trasplante de medula, donado por su hermano más grande y en abril regresó a la Capital del Trabajo con un minucioso tratamiento e intensas recomendaciones de cuidado.

 

En este marco la mujer manifestó “la doctora me dijo que debía cuidarlo mucho y yo lo hacía lo mejor que podía”.

 

Y resaltó “pero la vecina de al lado de mi casa consume bebidas alcohólicas y se juntan todos de joda ahí todo el tiempo, ellos ponían la música muy fuerte y a Fabiancito eso le hacía muy mal. Varias veces yo hablé con ella para que baje la música y le pedí que no lo haga por mi sino por la salud de mi bebé. Pero no me hizo caso, se burlaba de mi y tiraban piedras a mi casa y todo eso lo ponía mal a Fabiancito”.

 

Además dijo “la noche que el murió yo llamé a la policía y ahí bajaron la música pero apenas ellos se fueron los vecinos volvieron a subir la música y Fabiancito no aguantó, se empezó a descompensar, llamé a la ambulancia y vinieron pero él me dijo que no aguantaba más y se despidió de nosotros”.

 

María Ester también señaló “yo no puedo dejar de pensar que tanto luché por mi hijo y tan bien estaba, inclusive había aumentado de peso y todo. Pero no lo pude salvar de los ruidos molestos que hacían los vecinos, cómo puede ser que nadie se ocupe de eso en nuestra ciudad, es increíble, yo estoy muy dolida. Siento mucha impotencia y muchísimo dolor”.

 

 

 

“Alguien tiene que ocuparse de los ruidos molestos y terminar con eso”

 

Lo afirmó María Ester Sánchez en el marco del dolor que siente por la pérdida de su hijito. Y añadió “hablamos de la lucha contra la drogadicción, la delincuencia, la inseguridad y demás, pero si ni siquiera pueden logar cumplir las normas para que no haya ruidos molestos, no sé cómo van a frenar lo demás”

 

En Eldorado cada vez hay más quejas de vecinos por ruidos molestos en los barrios. El caso de Fabiancito Medina ocurrió en el barrio 20 de Junio del kilómetro 3. Pero también hace poco dos inspectores fueron agredidos por propietarios de un local comercial que fue denunciado por ruidos molestos en la calle Matienzo del kilómetro 2.

 

Algo similar sucede casi en el microcentro de la ciudad, en otro local habilitado como pool sobre la avenida San Martín, en el kilómetro 8 ½, “el local funciona como boliche de lunes a lunes, molestando a todo el barrio” indicaron indignados los vecinos de la zona.

 

La jueza de Faltas Nora Ortíz manifestó en este sentido que las quejas sobre ruidos molestos, aguas servidas y quema de basura se deben hacer al área de Saneamiento Ambiental, a cargo del señor Carlos Paredes, esto se encuentra en la Secretaría de Acción Social en el kilómetro 2. La incoherencia comienza en que tal como indicó la jueza “ellos trabajan solo de lunes a viernes por la mañana, y el tema es que los ruidos molestos siempre son denunciados por la noche”.

 

Además explicó que los funcionarios del área de Saneamiento Ambiental y Código de Nocturnidad son quienes deben hacer cumplir la Ordenanza 112/95, que establece que todo lo que genere ruido excesivo debe ser sancionado. “De 13 a 15 y de 22 a 6 de la mañana se considera horario de descanso de lunes a lunes y sobre todo en esos horarios se debe hacer cumplir esta Ordenanza”.

 

“Pareciera que el sistema siempre está en contra de los que trabajan, porque me levanto todos los días a las 6 y mis hijos también y me llamaron varias veces de la escuela porque mis hijos se duermen en clase y no es porque yo no los cuide sino porque no pueden dormir por este pool que de lunes a lunes funciona como boliche y no deja dormir a los que estudian y trabajan” indicó un vecino del kilómetro 8 ½. Y finalizó “lo peor de todo es que nos cansamos de quejarnos y nadie hace nada, como si no importaran nuestros derechos, es terrible lo que pasa”.

 



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE