Se complicó la situación del hombre acusado de abusar de su hija en Eldorado

En el juicio que se le sigue al Luis J. (61), por estar acusado de abusar de su propia hija menor de edad entre el 2007 y 2013, declararon hoy la madre de la víctima y también la nuera del acusado, madre de la menor que también fue abusada por él anteriormente y que ya tiene una condena de seis años. Contaron como las niñas relataron el horror vivido, en una casita de madre de juegos, donde eran manoseadas por el sujeto.

Se realizó hoy el segundo día de debate en el juicio a Luis J. (61) en el Tribunal Penal Nº1 de Eldorado. En primera instancia, declaró la madre de la primera de las víctimas del hombre, su propia nieta.

La mujer de nombre Carolina contó que la menor le manifestó lo que pasaba con su abuelo en un viaje a Córdoba y que los abusos sucedían en una pequeña casa de madera que el hombre había construido para juegos. Por ese hecho Luis ya tiene condena de seis años de prisión pero ese fue el detonante para que se sepa también que además habría abusado de una hija extramatrimonial cuando su nieta ya era más grande y presenciaba los vejámenes.

La mujer confió que cuando se enteró del hecho llevó a su hija con profesionales que detectaron el abuso. Inmediatamente se denunció y en el 2013 el hombre recibió una condena en juicio abreviado de seis años de prisión.

Otra testigo que se presentó hoy ante el tribunal presidido por Atilio León, fue la madre de la última víctima, es decir la hija del acusado. Contó que ella se enteró del hecho unos meses antes de denunciar pero tenía miedo de ir a la justicia. Que la niña le contó como su padre la tocaba en la “casita de madera” y que siempre que ella se iba a visitarlo volvía con dolores cerca de sus partes íntimas.

Fuentes del caso también confiaron que declaró la esposa del hombre, abuela de la primer menor implicada y que su testimonial se vio envuelta en contradicciones o un posible relato armado para ayudar al imputado, con quien aún está casada legalmente, y el pasaporte para conseguir el divorcio sería ayudarlo en el juicio.

La testigo dijo que nunca vio nada extraño y al momento de preguntarle si ella conocía la existencia de esta casita de madera de juegos, dijo que sí y que ella algunas veces asistía para jugar con su nieta y la hija extramatrimonial de su pareja.

Esto se contradice con una postura que intentó tomar el acusado, mejor dicho su defensa, en asegurar que el hombre no ingresaba en el lugar acondicionado para el juego de las menores, pero ante los dichos de su esposa, que sí entraba tranquilamente una persona mayor, esto quedó desvirtuado.

Ahora la etapa judicial pasó para el lunes donde se espera los alegatos de la fiscalía y la defensa, seguidos de la correspondiente sentencia. En el caso hay herramientas lo suficientemente graves, en caso de dictar una condena, para que el hombre pase un buen tiempo en la cárcel, cumpliendo primero los cuatro años de prisión que le quedan por la condena anterior y después por el agravante de reiterar abusos con una menor y que esta sea su propia hija. La causa actual está caratulada como abuso sexual deshonesto, corrupción de menores ya que el sujeto le mostraba pornografía a la menor en cuestión y no se descarta que haya material fílmico de las aberrantes escenas.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE