La estrategia de Matías, el misionero, para ganar Gran Hermano: lo expulsaron y ahora volvió a ingresar

El misionero Matías Schrank fue el  último participante en abandonar el reality aprovechó la chance y regresó tras obtener el 36,8% de los votos.

Las constantes charlas entre los participantes de Gran Hermano 2015, que rozan el complot, desencadenaron una sanción de la producción que se llevó a cabo en la última gala de expulsión: en vez de uno, dos hermanitos fueron expulsados del reality.

Ellos fueron Matías y Solano, quienes al abandonar el reality se enteraron de que, junto a Belén y Ángela -dos nuevas postulantes- y la ya expulsada Camila (Nadia no quiso formar parte por una promesa que le hizo a su hijo), iban a competir por regresar a la casa.

Luego de tanta espera y ansiedad, Pamela David anunció, en El Debate de Gran Hermano, el nombre de la persona que fue la más elegida, con el 36,8% de los votos del público: “¡Matías!”, reveló.

Pero la sorpresa se dio cuando el más joven del programa (19 años) entró vestido como La Parca, con un papel en sus manos que explicaba las razones de su presencia allí. En ese momento, Francisco Delgado le sacó la capucha al misterioso hombre y se enteraron que se trataba del joven oriundo de Misiones. ¡Para qué!

La reacción fue unánime: todos corrieron a abrazarlo y predominaron las risas nerviosas y aplausos obligados. “He vuelto más fuerte que nunca”, advirtió el chico.

8



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE