Una danesa suelta en el Iberá

“Acá participamos de todo, la toma de decisiones es horizontal y aunque a veces no intervengamos en las negociaciones políticas, si podemos opinar y dar puntos de vista”, relata Karina Spørring, la dinamarquesa de cabello rubio, único entre quienes trabajan en la reserva San Alonso. Su look estilo cazador también contrasta con la vestimenta de los obreros, guías y lancheros o el del propio coordinador, Pascual Pérez, quien viste rigurosas bombachas y pañuelo al cuello, como un correntino de antaño.

DSC_0511

Spørring vino hace cuatro años y medio como voluntaria y quedó fascinada con la reserva y el proyecto. Comenzó con los osos, pero su experiencia en zoológicos y sus estudios sobre el comportamiento animal la transformaron en la jefa del proyecto de recría del Yaguareté.
Fue ella quien se encargó de buscar a Tobuna y traerla a Corrientes y ruega que otros zoológicos, como el de Batán, imiten el gesto y donen ejemplares, especialmente machos.
“La meta es criar animales en estos corrales gigantes para que tengan conducta apta para vivir en libertad”.

¿Cómo se diseñó este proyecto?
No es algo que hemos inventado ayer, es un proceso larguísimo. Pasamos cuatro años planificando, con viajes de estudios a proyectos similares, no iguales porque no existe otro proyecto con felinos similares, para juntar experiencias de lugares y de gente que han aportado su conocimiento. Con todo eso hemos diseñado este centro de cría y lo hemos puesto en uso hace poco con Tobuna, que vive en un corral parental que tiene 1.200 metros cuadrados, bastante más grande que un zoo. Falta el macho, cuando llegue, se van a juntar en una instalación hecha especialmente. Después ella pasará a vivir en el corral grande de 1,5 hectáreas antes de parir. Al año, después del destete, los cachorros vivirán en el corral de 30 hectáreas para afinar habilidades, prácticamente en libertad, con una laguna natural y un monte grande, como para perderse dentro.

¿Cuántos ejemplares pueden vivir en el Iberá?
El Proyecto Yaguareté -de Misiones- y otros profesionales amigos, han establecido, con un estudio del hábitat disponible, que puede haber entre 80 y 120 yaguaretés con un territorio grande cada uno. Sería un aporte grande para la población nacional que hoy está en 250.

¿Cuánto hay que esperar?
La hembra entra en celo cada 37 días. Después pasa tres meses y una semana preñada. El proyecto en si es de largo plazo. No es una especie que se recupera rápido.

 

¿Cómo viniste a Corrientes?

Vine como voluntario hace un par de años. Lo tomé como una experiencia de vida, personal, la aventura, de sentirme como en esos documentales de animales, que jamás pensé que iba a poder ver en persona. Iban a ser cinco meses y ya van a hacer dos años y estoy encantadísimo.



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE