Policías de Misiones recibirán chalecos antibalas de Fabricaciones Militares

Más de 55.000 efectivos de las fuerzas de seguridad federales y de al menos 11 provincias utilizarán los chalecos multiamenaza diseñados y fabricados por Dirección General de Fabricaciones Militares (FM) en la fábrica de Fray Luis Beltrán, ubicada en la provincia de Santa Fe. Este acuerdo permitirá fortalecer las capacidades operativas de las fuerzas al asegurarles un equipamiento vital -los chalecos son antibalas y antipunzantes- e implicará un fuerte impulso de la producción de FM, con financiamiento del CSI.

Estos chalecos, producidos a partir de la inversión realizada por el Ministerio de Seguridad cómo cliente principal, comenzaron a ser utilizados el año pasado por las fuerzas de seguridad federales.

Son capaces de resistir impactos de proyectiles como 357 Magnum y 9 milímetros, lo cual le confiere un Nivel RB2 de protección balística de acuerdo a la norma RENAR, y además resguardan de ataques con armas blancas de filo simple, filo doble y punta, lo que le confiere un Nivel 1 de protección antipunzante según la norma NIJ.

El subinspector de la Policía Federal Argentina, Pablo Alejandro López, que el 6 de agosto del 2014 salvó su vida gracias a uno de estos chalecos, contó a Télam que “después de una persecución por los pasillos de la Villa Rodrigo Bueno terminé emboscado por un delincuente que me disparó más de media docena de tiros a un metro de distancia. En el momento no los sentí, pero mis compañeros me contaron que sacaron uno de los proyectiles de la parte de adelante del chaleco”.

A raíz de un acuerdo firmado entre Fabricaciones Militares y el Consejo de Seguridad Interior (CSI), las policías de Catamarca, Chaco, Chubut, La Pampa, Misiones, Mendoza, Salta, San Juan, Santiago del Estero, Tierra del Fuego y Tucumán recibirán parte de los 55.000 Chalecos Multiamenazas que se fabricarán en Fray Luis Beltrán.

Para el 2015, el Ministerio de Seguridad de la Nación adquirió más de 32.000 chalecos, destinados a efectivos de la Policía Federal, la Policía de Seguridad Aeroportuaria, la Prefectura Naval y la Gendarmería Nacional.

La puesta en marcha de la planta de producción de chalecos demandó una inversión de más de seis millones de pesos y contó con la colaboración del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI), el Ministerio de Seguridad, el Ministerio de Industria y el Ministerio de Desarrollo Social.

Otro papel importante lo realizaron entidades de la sociedad civil, específicamente seis cooperativas y un grupo de PyMEs que confeccionan las fundas de los chalecos.

El director de la fábrica militar de Fray Luis Beltrán, Enrique Vizzo, explicó a Télam que “estos chalecos tienen dos características distintivas: por un lado son multiamenaza, lo que quiere decir que además de la protección balística que exige el RENAR protegen de ataques punzantes o filos; por el otro garantizan una protección contra el trauma balístico de más del doble de lo que exige la norma”.

En este sentido, el funcionario explicó que “el trauma balístico es la profundidad del impacto en el cuerpo humano por el golpe del proyectil contra el chaleco, la norma del RENAR exige que no se hunda más de 44 milímetros, y nuestro cliente principal (el ministerio de Seguridad) nos pidió que no se hunda más de 25 milímetros; pero nosotros logramos un chaleco que reduce ese trauma hasta los 18 milímetros”.

“Este chaleco es de diseño y fabricación nacional, e incluso la fibra de kevlar con la que se produce su protección está patentada en Estado Unidos por un argentino y estamos buscando consolidar una planta en Argentina que la produzca de manera local para proveer a nuestro país y a Brasil”, destacó.

Vizzo contó que están trabajando “para ver si a mediados de mayo logramos homologar el chaleco multiamenaza femenino, que sería el primero de su tipo en el país; y también estamos proyectando la implementación de una planta para fabricar cascos de combate para las fuerzas armadas”.

“Hoy la planta de chalecos da trabajo de manera directa a 26 familias, más las de las cooperativas que se ocupan de la confección de las fundas, en el marco de un convenio entre los ministerios de Defensa, Seguridad y Desarrollo Social”, añadió.

“Estos chalecos no sólo son los más seguros a los que tuvieron acceso hasta ahora los miembros de las fuerzas de seguridad, son también los más competitivos del mercado en la relación entre precio y calidad, al punto de que su costo hoy es incluso inferior al de algunos chalecos de menores prestaciones”, concluyó Vizzo.

El secretario de Ciencia, Técnología y Producción para la Defensa, Santiago Rodríguez, señaló que “este proyecto es una expresión de la apuesta del gobierno nacional por la industria y el trabajo argentino, en este caso, en productos tan sensibles como los chalecos que protegen a las fuerzas policiales y de seguridad”.

“Se trata de cientos de horas de desarrollo, nuevas capacidades industriales, capacitación de decenas de trabajadores, desarrollo de pymes industriales nacionales, y un trabajo coordinado entre instituciones públicas y privadas”, completó el funcionario.



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE