Telón arriba

El tiempo se hace cada vez más corto en el tránsito hacia las elecciones. Serán meses de definiciones constantes hasta el 25 de octubre. El inicio de las sesiones ordinarias de la Cámara de Diputados, con el mensaje de Estado del gobernador Maurice Closs dejó muchos elementos para el análisis de la gestión, especialmente en los últimos ocho años. Es el modelo que se pone en juego dentro de unos meses.
En el mismo escenario, el presidente de la Legislatura, Carlos Rovira, abrió el año parlamentario con una fuerte definición sobre la vida interna de la Renovación y confirmó sin ambages que el candidato a gobernador será Hugo Passalacqua, hoy segundo de Closs. Y también reveló que él mismo encabezará una de las boletas y que Closs será el principal candidato en otra. Una trilogía con nombres propios de la génesis de la Renovación, que se ofrece nuevamente como continuidad política con la idea de profundizar el modelo iniciado en 2003.
El presidente de la Cámara aseguró que la “Renovación viene desde 2003 como un reloj suizo, con certidumbre” para armar su oferta política. “El consenso fue por unanimidad. Siempre fue el mismo proceso que conduce a una lista única. La decisión del pueblo es la única soberana”, argumentó.
Para Rovira, las PASO significan una cesión de soberanía política de las provincias hacia la Nación y defendió el sistema misionero. “Resolver los problemas políticos partidarios haciendo votar como diez veces a la sociedad, es un desatino”, cuestionó.
Fue contundente y advirtió que “el que no está, está afuera”, al mismo tiempo que descartó la posibilidad de realizar elecciones primarias en adhesión al sistema nacional como hicieron otras provincias que “cedieron su soberanía política”. Ese es el reclamo, hasta ahora solapado, de un grupo de dirigentes que prefieren al diputado nacional Alex Ziegler como candidato a gobernador.
Pero el mensaje del líder del conductor de la Renovación no dejó dudas. El candidato a gobernador es Passalacqua y no hay marcha atrás en la decisión tomada por la conducción. Es el camino, sumó el Gobernador, quien sigue manteniendo la idea de que con todos juntos, es mejor. Ya lo había dicho la semana pasada: la unidad es clave en este proceso.
No se trata apenas de una cuestión estética. La Renovación tiene una muy alta intención de votos. La sociedad percibe, de acuerdo a las encuestas, que no es momento de cambiar de timón. Pero una escisión generaría un vacío que podría ser aprovechado por sectores externos, que, con toda, lógica, aspiran a obtener el mejor resultado en octubre.
Las encuestas manejadas en el oficialismo permiten mantener tranquilidad en la administración de los tiempos políticos. La pelea de fondo es el reparto de bancas en la Legislatura.
La Renovación arriesga su mayoría y debe hacer el mejor esfuerzo para sostener los 20 diputados y garantizar la presidencia. Cada voto y cada diputado juegan un papel relevante.
En la Renovación nadie duda que la estrategia es definida por el tándem Rovira-Closs. El límite es claro y aunque algunos pretenden ser los “interpretadores” más sagaces de los discursos y lanzan advertencias incendiarias, los más sensatos, de uno y otro lado, entienden que el mejor escenario posible es seguir transitando la política en conjunto, con visiones diferentes pero complementarias.
Por eso, hay quienes dentro de la Renovación mantienen los puentes con Alex Ziegler, quien sostiene la convicción de que es su momento y que lo asisten razones válidas. Los contactos buscan romper la intransigencia del diputado nacional por el bien del sujeto político de la Renovación. Aunque firme en sus ideas, el diputado nacional “no es necio como para chocar contra una pared”, dicen sus allegados. En el Gobierno hay dirigentes que confían en que la unidad no se quebrará.
“Por qué vamos a romper algo que da resultados”, deslizó el ministro de Gobierno, Jorge Franco, conocedor de las entrañas de la Renovación desde sus primeros días.
Es en esencia, un mensaje similar al que dio la propia presidenta Cristina Fernández en defensa del modelo nacional. “Para los verdaderos dirigentes políticos no hay cargos menores”, dijo la jefa de Estado, quien pidió “un baño de humildad” ante la proliferación de candidatos presidenciales y a la gobernación bonaerense en el oficialismo.
Ambas líneas vienen como anillo al dedo al escenario misionero en el oficialismo, pero también en la oposición. En la Renovación confían en que, aunque habrá un tiempo de turbulencias con mensajes cruzados que marcarán territorios, finalmente la última instancia de la campaña los encontrará caminando juntos.
Por eso no deberá sorprender que el Frente para la Victoria sea finalmente un aliado de la Renovación en Misiones. En la coyuntura lo estratégico es el modelo, más allá de las tácticas de posicionamientos de los distintos dirigentes. En esa estrategia, los operadores políticos de la Presidenta también buscarán contener a Ziegler dentro de la Renovación.
El FpV tomó nota de la sugerencia presidencial y probablemente no haya más de dos propuestas presidenciales, encabezados por Daniel Scioli y Florencio Randazzo, con una diferencia ideológica que no se pondrá por encima del objetivo final. Lo mismo sucederá en Buenos Aires, donde a la larga lista de candidatos que ofrece el kirchnerismo, le irán descontando aquellos que no sumen al propósito. Varios intendentes se quedarán en sus municipios y varias figuras nacionales armarían grupos más pequeños de trabajo, hasta quedar con dos o tres aspirantes. Está claro que ir a las PASO con una decena de candidatos sería contraproducente por la licuación de preferencias, mientras que la concentración de aspirantes genera la sensación de un mayor caudal de votos.
Macri y Massa también entienden el concepto. El intendente porteño tiene una sola aspirante en Buenos Aires y el tigrense comenzó a descartar algunos candidatos que no le prometen fidelidad absoluta.
En Misiones, la oposición el tiempo pasa sin definiciones. El entusiasmo por el armado de una gran alianza fue licuándose en medio de una encarnizada batalla de egos que desdibujó candidaturas y posibles acuerdos. El radicalismo fue el más dañado en esa batalla. Con una fórmula elegida desde el año pasado, los embates de sus casi socios terminaron dañando al joven Gustavo González, que pasó de ser la gran oferta a un devaluado candidato al que cualquiera se anima a contarle las costillas. Los dirigentes del PRO –principal aliado nacional de la UCR-, de Trabajo y Progreso y del partido Agrario, desdeñan la supuesta grandeza del radicalismo para conducir a la coalición opositora y advierten que González ni siquiera tiene la mayor intención de votos. Las encuestas les dan la razón, aunque nadie desconoce que la UCR es el partido con mayor despliegue territorial, lo que garantiza fiscales y referentes en los 75 municipios, algo que los demás partidos tienen en menor cantidad.
En el PRO pusieron el grito en el cielo por la foto que hizo circular González, abrazado a Jerónimo “Momo” Venegas, el millonario secretario general de la Unión Argentina de Trabajadores Rurales y Estibadores. Es que el duhaldista Venegas fue bendecido por Mauricio Macri y en Misiones hace muy poco se selló el pacto PRO-FE. Por eso sorprendió al macrismo la circulación de la foto en la que se lo ve abrazado y sonriente a González. Lo llamativo es que en medio de las negociaciones por la alianza opositora, en el radicalismo habían cuestionado el arribo de Venegas, que en Misiones siempre tuvo como referencia política a Ramón Puerta.
Por eso mismo, también sorprendió el giro de González que ahora posó sonriente con el dirigente ruralista que acumula fortunas y varias denuncias por malversación de fondos de sus afiliados, los trabajadores de la chacra. El propio González señaló que la reunión fue para conocer “la realidad de los trabajadores rurales en Misiones”.
La foto coincidió con la fuerte repercusión que tuvo la muerte de un adolescente guaraní en una tarefa irregular de San Vicente. El propio ministro de Trabajo, Jorge Valenzuela, en persona hizo una denuncia penal por trata de personas y trabajo esclavo. El apuntado es el dueño del yerbal, Alberto Seinger, conocido cuadrillero reclutador de tareferos, muchos de ellos menores. También fue denunciada la contratista, una mujer de apellido Dos Santos. La fiscalía federal de Oberá, a cargo de Viviana Vallejos, es la encargada de la investigación.
El sindicato de Tareferos de Misiones reclamó más controles por parte del Estado, pero apuntó contra el “Momo” Venegas por no respaldar a los trabajadores más desprotegidos. “La Uatre es un desastre, piden coimas para no molestar a los patrones”, aseguró Antenor Álvez, secretario general Sindicato de Tareferos.
El referente de los tareferos cuestionó el encuentro entre el dirigente radical y Venegas y afirmó que es una vergüenza que el sindicato liderado por el “Momo” quiera aparecer como el defensor de los derechos de los tareferos. Los empleadores nos cuestionaban a nosotros el trabajo, pero defendían a la Uatre y eso es porque ellos no controlaban nada. El Momo nunca hizo nada por Misiones, es como dice un amigo mío, cuando la carne está podrida, aunque la pongas en la heladera ya se pudrió. Y el Momo está podrido en plata, no le interesan los tareferos”. La foto del abrazo, resultó, como mínimo, desafortunada en el tiempo.
Pero para la disidencia radical, la imagen es un símbolo del giro a la derecha que dio el partido en el ámbito local y nacional. “Realmente, regalaron el partido a lo mas rancio de la derecha argentina”, dispararon desde el bloque Vanguardia, que integran Hugo Escalada y María Losada. La disidencia radical también comenzó a tallar fuerte en las negociaciones por el armado de alianzas opositoras.
Escalada admitió conversaciones y coincidencias con Claudio Wipplinger y Héctor “Cacho” Bárbaro. Al diputado chacarero se lo disputan desde varios sectores, pero es la piedra que bloquea la alianza entre el PRO y UCR. Alfredo Schiavoni puso como límite de cualquier acuerdo a Bárbaro por su piel “kirchnerista” y el propio Bárbaro se niega a llevar en su boleta a Mauricio Macri. La cuestión de piel parece insalvable, por lo que aunque las negociaciones partidarias siguen adelante, según confirmó Schiavoni, hay límites que definirán el resultado final.
El debate ideológico domina como nunca el escenario político. Con claridad, se definen dos bloques centrales, dominados por la centroizquierda, con el kirchnerismo y sus aliados y una derecha encabezada por Mauricio Macri, el radicalismo y algunos socios menores, como Carrió.
Sergio Massa pretende caminar por “el medio”, pero esa indefinición hasta ahora no parece sumarle demasiado. Perdió la preferencia mediática y sus ataques directos hacia la Cámpora ya no surten el efecto de otros tiempos.
En el aire se percibe que algo ha cambiado. Las turbulencias económicas quedaron atrás y el Gobierno mostró que puede financiarse aún con la pelea con los Buitres tan encendida como siempre.
La última emisión de bonos fue muy bien recibida en el mercado financiero y el Estado consiguió el triple de dólares de lo que buscaba.
Es cierto que la tasa del 9 por ciento es más elevada que el promedio de los países que salen al mercado.
Pero hay una diferencia sustancial: el endeudamiento argentino fue directo, sin condicionamientos y en una relación cara a cara con el inversor, sin pagar siquiera comisiones a los clubes de bancos que se ofrecen como mediadores para obtener pingües ganancias con el dinero de los contribuyentes globales.
No es un dato menor, aunque para la ortodoxia signifique motivo de burla. El camino elegido es el de la autonomía económica y financiera y la senda es sostenida por el Gobierno mientras batalla para contrarrestar los ataques de los buitres.
El presidente del Banco Central, Alejandro Vanoli, dijo que el nivel de reservas es “suficiente para garantizar la estabilidad financiera” y explicó que “han crecido significativamente en los últimos 6 meses casi 5 mil millones de dólares en un marco de creciente pago de importaciones y esto contrasta con los pronósticos catastróficos”.
Del otro lado, Macri promete endeudarse para hacer un nuevo sistema de transporte en la ciudad de Buenos Aires. Quiere conseguir 1800 millones de dólares para una red de túneles que concluya en una gran estación central bajo el Obelisco. La idea ni siquiera es nueva: los primeros proyectos de estas características se remiten a fines de los 60. Pero en plena campaña electoral, desempolva un proyecto que contrasta con la falta de avances en sus promocionadas promesas cuando quería ser intendente de la ciudad.
En los últimos años, el desendeudamiento fue una herramienta central de las políticas encaradas. Tanto la Nación como Misiones trabajaron en paralelo para desactivar la bomba de la deuda.
El desendeudamiento permitió destinar recursos para obras públicas y políticas sociales impensadas en los 90, cuando se tomaba deuda para cubrir gastos corrientes. Hoy apenas representa el 20 por ciento del presupuesto, cuando antes era una pesada carga que duplicaba al cálculo de gastos y recursos.
Después de más de 20 años de vigencia, el gobernador Maurice Closs trabajó en un esquema para eliminar la Emergencia Previsional y ahora incluso alienta el retiro de los estatales con un piso de un 75 por ciento de su haber neto de bolsillo en actividad, o la moratoria creativa que abrió las puertas para que los trabajadores con la edad mínima pero sin los aportes necesarios también lo puedan hacer.
“Otro aspecto es el proceso de haber mejorado sustancialmente la participación de los haberes remunerativos sobre el total de los haberes, que en el 2007 eran del 30 por ciento en el sector de fuerzas de seguridad como así también en el resto de la administración pública excepto salud, y que hoy representan: en los salarios de fuerzas de seguridad cercanas al 90 por ciento, en el sector docente 95 por ciento, en salud pública 86 por ciento y en el resto de la Administración Pública 85 por ciento. Esto es producto de haber otorgado todos los aumentos con carácter remunerativo y también constituyen logros que estos sectores deberían reconocer porque fueron parte de sus históricos planteos”, indicó el ministro de Hacienda, Adolfo Safrán.
El economista también resaltó el haber superado el Salario Mínimo Vital y Móvil “pues siempre apenas se conseguía “empardar” a los valores que establecía el Consejo Nacional del Salario”.
“Hoy ya quedan superados con un incremento en el salario para estos trabajadores que rondará el 40% en el año estableciendo el salario mínimo en un 27% por encima del establecido por el Consejo Nacional. Esto no es un dato menor, según la CEPAL Argentina registra hoy uno de los salarios mínimos más elevados de Latinoamérica, y Misiones está hoy superando ese valor para los trabajadores públicos”, explicó.
El cambio de tiempo se percibe también en los indicadores sociales, que, casi por costumbre, encontraban a la Argentina como los países más desfavorecidos y, dentro del país, a Misiones como un lugar donde reinaba la pobreza y los chicos morían apenas nacer.
Hoy Argentina es el país mejor posicionado de América Latina respecto de la mortalidad materno-infantil, cantidad de años de educación formal, ingreso per cápita y la participación de las mujeres en el gobierno nacional, de acuerdo a un estudio que abarcó 179 países realizado por la organización Save the Children.
En el estudio denominado “Estado Mundial de las Madres 2015, Argentina ocupa el puesto 36 entre 179 países en el índice anual, tres lugares por debajo de Estados Unidos, que ocupa el puesto 33, mientras que Chile se ubicó en el número 48, México en el 53, Uruguay en el 56, Brasil en el 77, Bolivia en el 88 y Paraguay en el 110.
El descenso sostenido de la mortalidad materno-infantil no es fruto de la casualidad sino derivación directa de un modelo de país, de un contexto en el que la articulación de políticas sanitarias, sociales, de infraestructura y educativas redundaron en la posibilidad de cuidar activamente a nuestra gente, aseguró el ministro de Salud, Daniel Gollan.
En el caso de Misiones, el descenso de ese indicador fue notable. La tasa de mortalidad materna por cada 10 mil partos, bajo de 8 puntos a 2,5 en el año 2.014, encontrándose Misiones hoy a niveles óptimos internacionales. El índice de mortalidad infantil a principios de los 90’ era de 32 por cada mil nacidos vivos, al 2.007 se redujo al 13,71, y en el 2.014 a 9.38 defunciones por cada mil nacidos vivos.
Hay otro dato saliente que también muestra el resultado de la inversión y de haber puesto a la educación como prioridad en la agenda pública. Después de años de malos resultados, ahora Misiones se ubica entre las siete provincias que han aumentado la tasa de egreso y la calidad de la enseñanza en el nivel secundario. Este aumento en calidad, retención y egreso del nivel secundario se traduce en calidad y aumento de cobertura, y sucede después de un crecimiento exponencial del número de escuelas secundarias en la provincia.
Las comparaciones son odiosas, pero los datos permiten establecer diagnósticos sobre un modelo u otro. La dolorosa herencia del pasado, recién ahora se está reparando.



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE