Polaroid, instantáneas de la canción cubana en Posadas

Con sentidos homenajes a autores como Santiago Feliú, Teresa Fernández, Silvio Rodríguez y bellas composiciones propias, el trío cubano dio un exquisito recital en Teatro de Prosa del Centro del Conocimiento.

Silvio Rodríguez escribió el 12 de febrero del año pasado: “Muchas malas palabras se me ocurren. Muchas. `Son tantas, que se atropellan`”, parafraseando al tema “La tarde”, de otro autor cubano, Sindo Garay. Hablaba, con enojo, recién enterado del fallecimiento de Santiago Feliú, un compañero de ruta en ese gran camino musical cubano que dio vuelta al mundo, la Trova Cubana, el brillante compositor se iba muy joven y entristecía a todo el país.

Un gran homenaje se vivió en la noche del viernes en el Teatro de Prosa del Centro del Conocimiento, con la banda Polaroid, que dejó la isla y se vino a la Argentina a dar una extensa gira –aquí llegaron desde Resistencia-, fue con su bellísima composición “De Escudo”.

Y fue toda una sorpresa -para la muy buena concurrencia- la de este dúo, fundamentalmente Juan Carlos Suárez Peña (guitarras, voces, textos, arreglos) y Miguel Díaz-Canel Villanueva (guitarras, voces, textos), aunque en Argentina funcionan en trío con un concertista de las cuerdas, diestro en el manejo de la guitarra o un banjo, por citar algunos de los instrumentos que tomó, el muy joven instrumentista Ramsés Arencibia Broch (guitarra líder). Pero no solo se ocuparon de tributar a Feliú, sino también al máximo ídolo de Cuba, Silvio Rodríguez y no faltó una dedicatoria a Spinetta, con “Muchacha ojos de papel”.

Pero también, el recital sirvió para conocer a autores emblemáticos del país del Fidel y el Che, como Teresa Fernández García, trovadora, narradora y pedagoga, nombrada la cantora mayor, dedicada a la creación musical para niños cubanos de varias generaciones. Suárez Peña la comparó con una compositora argentina inolvidable. Dijo a público: “Teresita fue quien presentó a Silvio Rodríguez en 1966, y a nosotros nos influenció tanto como María Elena Walsh, de la que nos hemos escuchado todas sus canciones cuando éramos niños”. Y acometieron con la larguísima “Que fue del poeta”.

También estuvieron las composiciones propias, como “Cameos de la Suerte” y se robaron los aplausos de agradecimiento por letras pulidas, altamente poéticas, como ya lo han hecho en Bahía Blanca, Neuquén, Cipolletti, Mendoza, Córdoba, Tucumán, Salta y Chaco, no podía ser de otra manera en la Tierra Colorada.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE