comScore
Seguirán entre rejas los tres imputados por la Masacre de Panambí: confirmaron la prisión preventiva

Seguirán entre rejas los tres imputados por la Masacre de Panambí: confirmaron la prisión preventiva

Es uno de los casos más macabros de la historia criminal misionera. Después de la resolución que se conoció hoy, quedó más cerca del juicio oral y público. La Cámara de Apelaciones en lo Penal y Correccional confirmó la prisión preventiva de los tres imputados por la llamada Masacre de Panambí, el asalto que ocurrió el 25 de mayo del año pasado que lo protagonizó un grupo comando que le prendió fuego a una familia de madereros luego de robarle un monto superior a los 300 mil pesos. Con esta decisión, seguirán entre rejas Marcial Alegre (46), Juan Ramón Godoy (45) y Pablo Julio Paz (52), todos arrestados en la localidad de San Javier.
La Sala II resolvió los pedidos de nulidad y las apelaciones que habían trabado los defensores de los acusados. Pero el voto de sus integrantes no fue unánime. El magistrado José Alberto López se pronunció por rechazar todos los planteos, mientras que su par José Jacobo Mass opinó que había que hacer lugar a lo que propuso la defensa de los sospechosos. Entonces, tuvo que intervenir otro de los camaristas, Ricardo Venialgo, quien se adhirió al voto de López.
Antes de que los camaristas analizaran la cuestión, la Fiscalía de Cámara había dictaminado que había que rechazar todos los recursos de los defensores.
La resolución de la Cámara indica que las pruebas reunidas hasta la fecha crean el estado de probabilidad necesaria en cuanto a la autoría del hecho por parte de Paz, Godoy y Alegre.
También que hay riesgo de fuga teniendo en cuenta el monto de la pena y el comportamiento de los imputados. No se dejó pasar por alto, por ejemplo, el chapista Alegre estuvo prófugo dos semanas.
Los jueces entendieron que estando en libertad los sospechosos podrían entorpecer la investigación, ya que podrían presionar a los testigos o al único integrante de la familia víctima que sobrevivió a la masacre.
Ahora el voluminoso expediente que se tramita en el juzgado de Instrucción Uno de Oberá volverá a esa dependencia y la magistrada a cargo determinará si resta alguna diligencia o ya está en condiciones de girar la causa a la Fiscalía para la elevación a juicio.
La magistrada Alba Kunzmann de Gauchat dictó la prisión preventiva de los sospechosos el jueves 23 de octubre de 2014.
En el caso de Godoy y Paz, se basó principalmente en las pericias de ADN, porque se encontraron patrones genéticos de ambos en la escena del crimen: pelos del primero en una capucha abandonada por los asaltantes en la residencia de los Knack; y restos en una barreta en el caso del segundo.
Además, Kunzmann puso énfasis en la huella levantada en la casa de las víctimas, puntualmente en la caja de zapatos donde la familia había guardado el dinero que obtuvo por la venta de una carga de madera: algo más de 300 mil pesos. Esa huella, según los peritos, es de Paz.
El caso que más dudas generaba era el de Alegre, porque no hay testigos que lo hayan reconocido ni peritajes que lo comprometieran. De todos modos, le dictaron la preventiva. Al chapista lo implicó un llamado anónimo que apuntó su taller como centro de operaciones de la banda que supuestamente cometió el atraco.
En el taller de Alegre encontraron armas, granadas y proyectiles. Todo esto fue peritado y se estableció que no tenía relación con el caso Panambí.
El bestial asalto que sucedió en el kilómetro 7 de la ruta provincial 5 de Panambí. Allí, una banda de cinco ladrones asaltó y le prendió fuego a la familia del maderero Oscar Carlos Knack (43). Además del jefe de hogar perdieron la vida por el ataque su esposa Graciela (42) y dos hijos de la pareja, Bianca (12) y Cristian (25).
Carlos «Nano» Knack (21) fue el único miembro de la familia que sobrevivió. Se salvó porque momentos antes de que llegaran los criminales había salido de la casa para llevar a su novia hasta su domicilio.

 

MAS- EP

M.S.-