Hallan insólitas irregularidades en actas de sindicato que hostiga a escuelas misioneras

El Sindicato de Obreros y Empleados de la Educación y la Minoridad (Soeme) envió una catarata de notificaciones a las escuelas privadas de la provincia. Todas las cartas son exactamente iguales, sin importar el tamaño de la escuela, a todas les reclaman una supuesta deuda por el mismo monto y retroactiva al 1 de enero de 2010, cuando algunos de los institutos todavía no funcionaban. Están respaldadas por actas firmadas por el mismo inspector, que dice haber visitado localidades tan lejanas como Eldorado, Leandro N. Alem, Andresito y Posadas el mismo día y que se le impidió el acceso. Exigen porteros en institutos que no tienen sede. Desde la Aipem analizan pedir sanciones contra el sindicato por considerar que están actuando con mala fe.

Representantes de todas las escuelas de gestión privada que funcionan en Misiones se reunieron en Posadas con el objetivo analizar una estrategia conjunta para enfrentar el hostigamiento al que, según afirman, los somete el Sindicato de Obreros y Empleados de la Educación y la Minoridad (Soeme), un gremio que no tiene representantes ni afiliados en la provincia, pero que se atribuye la representación sindical de todos los trabajadores no docentes de las escuelas privadas.

El mencionado sindicato envió notificaciones y cartas documento a todas las escuelas de gestión privada de Misiones, incluidas las de educación especial, las de la Familia Agrícola y las bilingües a las que concurren guaraníes, reclamando una supuesta deuda por pago de aportes sindicales atrasados. Al comparar las notificaciones que recibieron, los representantes de las escuelas notaron irregularidades que los llevan a sostener que el Soeme actúa de mala fe, o como prefirió decirlo Jorge Falero, ex presidente y actual asesor legal de la Asociación de Institutos Privados de Educación de Misiones (Aipem) “obran con una mala fe manifiesta”.

Lo primero que llamó la atención de los representantes escolares es que todos los institutos recibieron exactamente las mismas cartas y notificaciones con los mismos reclamos, lo que, para los representantes legales de la Aipem, representa una clara muestra de que el sindicato manda cartas “al voleo”. En todos los casos se reclama una deuda por aportes solidarios atrasados desde 2010, tiempo en que muchas de las escuelas que recibieron las intimaciones ni siquiera funcionaban.

El sindicato respalda sus reclamos con actas que los representantes de las escuelas no dudan en calificar como apócrifas. En todos los casos el Soeme asegura que sus inspectores visitaron las escuelas, pero se les impidió el acceso o no se le respondió cuando solicitaron información. Desde las entidades educativas afirman en cambio que, o bien no recibieron visita alguna o sí recibieron a algún inspector, pero que suministraron toda la información que solicitó.

Otro dato que llamó la atención es que las actas están firmadas por el mismo inspector y en muchos casos tienen la misma fecha. Así aparecen actas por supuestas inspecciones realizadas el mismo día y por el mismo hombre en localidades tan lejanas como Posadas, Andresito, Leandro N Alem y Eldorado.

La discusión en torno a la validez de las actas resulta fundamental, ya que, según lo explicó el presidente del Aipem, Luis Bogado, en ellas se asienta todo el proceso de hostigamiento que lleva adelante el gremio. Ocurre que el hecho de que los inspectores no hayan sido recibidos en sus supuestas visitas a las escuelas, habilitaría al sindicato a determinar una deuda y accionar judicialmente para poder cobrarla de modo ejecutivo.

Otra desprolijidad  detectada en el proceder del Soeme, radica en que exigen aportes correspondientes a porteros que, según el sindicato, trabajarían en institutos que ni siquiera tienen una sede. Uno de ellos es el Instituto de Política Lingüística, encargado de enseñar idiomas en distintos organismos del Estado. “Es una entidad que no tiene sede ni empleados, se contrata temporalmente a profesores de idiomas para que vayan a enseñar a los empleados en las dependencias en las que trabajan. El Soeme nos intimó a que pusiéramos un portero, el problema es que no tenemos la puerta para poner el portero”, señaló Guillermo Hassel, asesor del Servicio Provincial de Educación Privada de Misiones (Spepm).

Contraataque

En vista de las irregularidades señaladas por los educadores, la diputada Claudia Gauto, quien también participó de la reunión, sugirió a los representantes legales de las escuelas que denuncien esa situación al ministerio de Trabajo, organismo de contralor de los sindicatos. “Piensen que así como ustedes reciben una catarata de cartas documento, por qué no pensar en que cada institución de la provincia se dirija a la autoridad de contralor de los sindicatos que es la subsecretaría de Relaciones Gremiales del ministerio de Trabajo de la Nación, advirtiendo del abuso que el gremio está haciendo respecto de las atribuciones que tiene”, señaló y recordó que la ley prevé incluso la suspensión de la personería gremial para los sindicatos que incurrieran en abusos.

Cuestión de fondo

El Soeme se basa en una resolución de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) que determina índices medios de trabajo para las actividades no docentes que se desarrollan en las escuelas privadas, es decir que estima cuántos trabajadores destinados a tareas de limpieza, maestranza y administración, deberían tener las escuela privadas en función de la cantidad de alumnos que allí concurran.

Basándose en esta norma, el Soeme se tomó la libertad de presumir que en las 212 escuelas de gestión privada que funcionan en la provincia, trabajan empleados no registrados y reclaman aportes sindicales impagos acumulados desde el 1 de enero de 2010 por esos supuestos empleados. Además exigen que todas las escuelas se ajusten a lo que dice la norma e incorporen personal a su nómina.

El presidente de la Aipem desmintió de plano que las escuelas tengan personal en negro y explicó que, a tratarse de entidades educativas con mucho menores recursos que las de Ciudad de Buenos Aires, en las que se inspiró la norma, se arreglan con menos personal. Recalcó además que la gran mayoría de las escuelas de gestión privada de Misiones cumplen una función social importante, atienden a sectores de la población de bajos recursos y cobran cuotas módicas o directamente no cobran.

JRC EP



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE