Areneras afirman que no se mudan a Nemesio Parma porque la EBY no cumplió con obras comprometidas

Desde Yacyretá tildaron de intrusas a las areneras que no se trasladaron a la zona de Nemesio Parma en cumplimiento con lo que marca el Plan de Ordenamiento Urbanístico de Posadas. En respuesta las empresas aludidas aseguran que no se rehúsan a la mudanza, pero afirman que los lotes que les fueron asignados no cuentan con la infraestructura necesaria y acusan a la EBY de no haber realizado las obras comprometidas. Argumentan que el camino de acceso no está en condiciones, no hay agua potable, Internet, ni señal de teléfono y que los colectivos no llegan hasta el lugar. Señalan además que no tienen garantías jurídicas en relación a la posesión de los lotes que les fueron asignados, ya que no tienen título de propiedad, contrato de comodato o cualquier otro documento que les otorgue algún derecho sobre los terrenos que deberían ocupar.

Se escribió ayer un nuevo capítulo en la larga polémica entre la Entidad Binacional Yacyretá (EBY) y las empresas areneras que operan dentro del ejido urbano de Posadas, en disonancia con lo que marca el Plan de Ordenamiento Urbanístico de esa ciudad que les reserva un lugar en la zona de Nemesio Parma, a unos tres kilómetros y medio del Parque Industrial.

Desde la arenera argumentan que lote que les fue asignado está cubierto por monte.

Desde la arenera argumentan que lote que les fue asignado está cubierto por monte.

 

La primera piedra la tiraron desde la EBY: indicaron que se hizo una fuerte inversión para dotar de energía eléctrica a la zona que deberían ocupar las areneras, pero estas no cumplieron con el traslado, incluso calificaron a las empresas como intrusas. La respuesta no tardó en llegar, desde una de las firmas aludidas, Arenera Don Faustino, aseguraron a Misiones Online que la EBY miente cuando dice que los lotes cuentan con la infraestructura necesaria y lo atribuyen a incumplimientos de la Entidad Binacional.

Rafael Honecker, uno de los propietarios de la empresa Arenera Don Faustino, indicó que uno de los principales inconvenientes que encuentran para trasladarse al lote que les fue asignado en Nemesio Parma es el camino de acceso, que es demasiado angosto como para que pasen dos camiones al mismo tiempo y está en mal estado. “Si un camión intentara ingresar al predio para cargar arena y se cruzara con otro que pretendiera salir cargado, el primero debería retroceder en marcha atrás hasta llegar al camino principal, ya que ni siquiera existe banquina”, indicó.

Honecker señaló que el camino de acceso es muy angosto para el ingreso y egreso de camiones

Honecker señaló que el camino de acceso es muy angosto para el ingreso y egreso de camiones

 

La falta de servicios básicos es otra de las trabas, en ese sentido Honecker reconoció que hay energía eléctrica, pero advirtió que no hay agua potable, ni señales de teléfono o a Internet. Explicó que el acceso a Internet resulta indispensable para cumplir con requisitos fiscales, ya que todos los camiones que salen del lugar deben ir munidos con formularios que se tramitan a través de la red y que la posibilidad de comunicarse por teléfono está relacionada directamente a la seguridad, ya que si se produjera algún accidente no habría forma de pedir auxilio médico sin hay teléfono.

Indicó que ninguna de las líneas del transporte público de pasajeros llega hasta el lugar, la parada más cercana se ubica a unos dos kilómetros y medio de donde están ubicados los lotes destinados a las areneras, lo que haría muy difícil el traslado de los trabajadores.

Otro de los puntos que cuestionó el empresario arenero pasa por las garantías jurídicas. Argumentó no les fue transferida la propiedad de los lotes que deberían ocupar en Nemesio Parma y tampoco cuentan con un contrato de comodato que les garantice derechos sobre esos inmuebles. “Para trasladarnos allí deberíamos hacer inversiones de gran magnitud, ya que tendríamos que construir oficinas y muros de contención, además de limpiar el terreno que está cubierto de monte y nivelarlo. Necesitamos un contrato de comodato a muy largo plazo que nos garantice que podremos recuperar la inversión”, dijo.

“Este reclamo viene desde hace 6 años, se han presentado reclamos en muchas oportunidades, incluso la EBY ha reconocido por escrito que las obras ya están hechas, cuando eso no es verdad”, indicó.

El empresario también disparó contra el concejal Rolando Rubleski, quien impulsó la ordenanza de 2014 que les dio a las areneras un plazo de seis meses, vencido en diciembre último, para que se mudaran. En sentido contrario, resaltó las gestiones de los concejales Laura Duarte, Julio Vivero, Ariel Pianesi y Pablo Velázquez, quienes firmaron una resolución que les otorga seis meses más para el traslado, aunque advirtió que si la EBY no concreta las obras comprometidas, tampoco será posible cumplir con el nuevo plazo.

JRC EP



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE