Argentina alcanzó la igualdad sobre la hora y sueña a lo grande

No la pasó bien Argentina en su segunda presentación en el hexagonal final del Sudamericano Sub 20. Colombia fue un rival durísimo, que le sacó la pelota y se llevaba el partido gracias a un penal dudoso pero la vergüenza de los pibes, que lo fueron a buscar con más corazón que fútbol, tuvo premio en el final: Compagnucci puso la cabeza y la historia terminó 1-1. El domingo, una finalísima contra Brasil que definirá buena parte de su suerte en el torneo.

De entrada Argentina mostró hambre y sobre el minuto de juego a Tripichio le sacaron un cabezazo en la línea. Pero conforme avanzaron los minutos Colombia se amigó con la pelota y empezó a desnudar el todavía desaceitado funcionamiento de la línea de tres defensores. La entrada de un volante más en lugar de un delantero no trajo mejorías y Humberto Grondona tuvo que dar marcha atrás en el entretiempo.

Poquito de Martínez y Correa, los encargados de hacer jugar, y menos de Driussi que reemplazó al primero. Gio Simeone se fajaba contra la defensa pero no hacía pie y, después de un par de avisos que tapó Batalla, de los mejores en Argentina, Barrera adelantó a los cafeteros de penal, tras una polémica falta que le cobraron a Rolón. Los chicos sintieron el golpe pero fueron a buscar con lo que tenían, arriesgando incluso sufrir más goles de contragolpe.

Montero le tapó una a Angelito Correa y la suerte parecía echada, pero a dos minutos del final Espinoza mandó el centro y apareció Compagnucci, de irregular partido, para tomarse revancha y dejar las cosas en tablas. Argentina lidera la tabla junto a Brasil (Uruguay puede alcanzarlos si le gana a Perú) y mantiene las esperanzas intactas rumbo al Mundial de Nueva Zelanda.



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE