Se inauguró nuevo lodge en la selva a metros de los Saltos del Moconá

Los Saltos del Moconá se convierten de a poco en un nuevo centro neurálgico para el turismo en Misiones. La llegada del asfalto hasta casi los mismos saltos sobre el río Uruguay, incentivó la llegada de inversiones. Ayer se abrió el lodge Moconá, un emprendimiento de la familia Laharrague que ocupa el predio donde estaba el antiguo refugio para aventureros.
La apertura del Lodge contó con la presencia del gobernador Maurice Closs y los ministros de Turismo de Misiones, Sergio Dobrusin y de la Nación, Enrique Meyer, quien hizo la travesía por el río, destacó que los saltos del Moconá “deben estar entre los mejores destinos de aventura del país por su belleza y posibilidades”.
También estuvieron presentes los propietarios de Moconá Lodge junto con Salaün Consulting, representante en Buenos Aires del emprendimiento.
Durante el cocktail se habló de la importancia que está teniendo Moconá, un destino cada vez más solicitado y posicionado dentro de Misiones y se realizó una presentación sobre el hotel empalmado en el medio de la selva que cuenta con múltiples servicios y ofrece una amplia variedad de actividades para disfrutar dentro del predio de 70 hectáreas dentro de la reserva de Biósfera Yabotí.
El lodge está emplazado frente al Arroyo Yabotí, rodeado de selva, arroyos y senderos. Aquí se conservan y cuidan 8.000 hectáreas de selva misionera.
Respetando su entorno, fue construido bajo estrictas políticas de sustentabilidad y protección ambiental, convirtiéndolo en un lugar único y protegido, ideal para los amantes de la naturaleza.
Durante la inauguración, Ariel Zorrilla, representante para Argentina de Rainforest Alliance, entregó el certificado por cumplimiento con los criterios endosados por la organización. Esta marca de verificación es una herramienta para promover el avance hacia el uso responsable de los recursos naturales y para fomentar un sistema de mercado saludable que valore la producción, las fuentes de abastecimiento y el consumo sostenibles.
La arquitectura del lodge, cuidadosamente integrada al entorno, fusiona un sofisticado diseño con las características típicas de la selva virgen: amplios espacios donde la madera y la luz natural son protagonistas que invitan a disfrutar de una experiencia auténtica e inolvidable.

IMG_6074 - Version 2

Las habitaciones de 28 m2 ofrecen una excepcional vista a la selva y al Arroyo Yabotí. Los ambientes son sumamente confortables e integrados y fueron pensados para generar intimidad, fomentar el contacto directo con la naturaleza y garantizar un descanso ideal.
Cada habitación cuenta con un exclusivo deck de 16 m2 desde donde se disfruta de la flora y la fauna de la Reserva de Biósfera Yabotí. Además, el lodge posee su propio restaurant: un ambiente cálido que ofrece deliciosa comida casera, preparada con productos naturales de la Reserva Yabotí en manos de un chef de Iguazú. El menú incluye aromas y sabores típicos de Misiones y la cultura guaraní, acompañados por destacados vinos argentinos. El restaurante también ofrece servicio de habitación personalizado, viandas para excursiones y, por las tardes, funciona como casa de té.
Durante la recorrida, Closs destacó la industria turística y valoró el apoyo de Nación para reparar los daños de la inundación por la creciente del Uruguay.
Closs condideró que “el turismo ha sido una de las mayores fuentes de trabajo de la región de El Soberbio porque en los últimos meses se han habilitado más de 100 camas en diferentes emprendimientos y eso genera puestos de trabajo en esos emprendimientos y en los servicios anexos como gastronomía y atención al turista”.
El flamante hotel es propiedad de la familia Laharrague y Nicolás, la cara visible del grupo empresario, señaló que “es una inversión a mediano y largo plazo. Hay que poner mucho esfuerzo, probablemente tengamos resultados negativos al comienzo, pero el objetivo es poner en valor, mostrar las posibilidades de cuidar la naturaleza que generan esfuerzo compartido», expresó.

lodge

El hotel queda a tres kilómetros de la entrada del Parque Moconá, sobre asfalto y otros 300 metros de un camino compactado.
Actualmente emplea a ocho trabajadores, todos misioneros, con la proyección de incrementar la planta de personal en base a la ocupación. «Toda gente misionera, el chef es de Iguazú y el resto de los trabajadores de la zona de Puerto Paraíso. Gente que trabajaba en el monte que se fue reeducando para trabajar con el turismo», indicó Nicolás Laharrague.
«Somos pioneros en el destino. A lo largo de los años hemos sabido adaptarnos a los cambios manteniendo nuestra esencia, conservando nuestros principios y buscando siempre que vivas y sientas esta experiencia como única», es la carta de presentación de Moconá Lodge.



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE