comScore
Un chico de 16 años y dos nenas de 12 y 13 mataron a un sereno

Un chico de 16 años y dos nenas de 12 y 13 mataron a un sereno

Ocurrió en González Catán, La Matanza, Buenos Aires. Le dieron un tiro en la obra que cuidaba. “Ya limpiamos a tu marido”, le dijeron a su mujer y le saquearon la casa. El barrio ni siquiera tiene nombre. El complejo habitacional por ahora es apenas un proyecto: un par de calles algo mejoradas y casas en construcción desde hace ya varios años, todas deshabitadas.

Víctor Alfredo Horodeski (53) era uno de los dos serenos que vivían en el predio vigilando esas cuatro manzanas día y noche. En la mañana de ayer, fue sorprendido por una banda de chicos mientras cumplía con un rondín y terminó asesinado. El homicida habría sido un adolescente que actuó en complicidad con dos amigas, de tan solo 12 y 13 años.

El crimen sucedió en la mañana de ayer, alrededor de la seis, en un barrio todavía sin terminar ubicado a dos cuadras de Intendente Federico Russo y Ñorquin, una zona pobre de la localidad de González Catán, en el partido de La Matanza. Para poder llegar al lugar hay que transitar al menos doscientos metros en medio de obras y un basural. Horodeski trabajaba y vivía allí como sereno de la empresa constructora.

A eso de las seis, el hombre salió a dar una caminata por el entramado de calles polvorientas, como solía hacer. Se había cruzado ya en varias oportunidades con gente intentando robar materiales de las casas o lo que hubiera a mano. Cada vez que pasaba eso, llamaba al 911. Ya había denunciado en varias oportunidades al chico que terminaría matándolo.

Horodeski estaba caminando solo y antes de regresar a su casa, se encontró en el camino con el adolescente, de 16 años, que estaba empuñando una escopeta calibre 16, y con las dos nenas. El sereno no tuvo muchas posibilidades de defenderse: recibió un disparo directo al pecho.

Luego de fusilarlo, el adolescente y las dos nenas que estaban con él le quitaron a Hodoroski las llaves de su casa, en la que estaba esperándolo su esposa. “Ya limpiamos a tu marido, así que…”, le dijeron a la mujer al entrar.

Muerta de miedo, la pareja de la víctima no intentó nada. La banda le robó un televisor de plasma, una garrafa y un equipo de música. Los tres ladrones escaparon después en distintas direcciones.

Una fuente del caso especulaba ayer con que el motivo del crimen pudo no haber sido el robo, sino que el adolescente estaba harto de que Hodoroski lo denunciara cada vez que iba al predio a robar y que haya ido directamente a buscarlo con el plan de matarlo.

Los tres menores fueron identificados de inmediato. “Se pidieron allanamientos en casas de un barrio que está al lado del lugar del crimen, llamado Las Casitas. Fue porque hay constancia de que todos ellos estaban presentes al momento del asesinato y de que todos entraron a la casa de la víctima para robar”, aseguró una fuente de la investigación.

Al escapar, los chicos fueron descartando todo lo robado. El adolescente fue detenido sentado en medio de un pajonal. Aún tenía la escopeta entre sus manos. Las dos nenas fueron encontradas en lo de sus familiares, en Las Casitas.

En la tarde de ayer, la mujer de la víctima ya se había mudado de su casa. Antes, había terminado de vaciarla.

“Todo lo que habían robado fue recuperado. A la mujer nada más la amenazaron, no la tocaron”, explicó un vocero.

“El chico este ya había robado un montón de veces. Acá estamos en el medio de la nada”, dijo Luis, el otro sereno del predio, que ayer estaba en el lugar. Según un jefe policial, el adolescente registra varias entradas en comisarías por robar en ese mismo barrio. Y a Hodoreski lo tenía entre ceja y ceja.

Tanto el adolescente como las nenas quedaron acusados del crimen y hoy serán llevados a declarar ante el fiscal Gustavo Pons, del fuero de menores de La Matanza.

ALC-

Canal W