Tragedia del Paraná, el juicio: mañana se conoce el esperado veredicto

Este viernes se conocerá el veredicto del juicio por la Tragedia del Paraná, el cruce del río que el 16 de enero de 2010 se cobró la vida de ocho participantes. A las 9 empezará la última audiencia del proceso que comenzó el 10 de noviembre. Los imputados tendrán la chance de decir sus últimas palabras antes del fallo.

El prefecto Jorge Antonio Lezcano y el presidente de la asociación que organizó la prueba, Hugo “Tyson” Alfonso están en el banquillo de los acusados. Se encuentran procesados por el delito de “homicidio culposo agravado”; es decir que se sospecha que son responsables de las muertes, pero que no tuvieron intención de provocar esos fallecimientos. Es la misma figura legal que se utiliza para los acusados por muertes en accidentes de tránsito.

En su alegato, el fiscal Juan Andrés Stuber pidió cuatro años y tres meses de cárcel para Alfonso y cuatro años y seis meses para Lezcano. Sus defensores, en tanto, exigieron la absolución. De parte de los querellantes, sobresalió la solicitud de Rodrigo Bacigalupi, quien se pronunció por una pena de cinco años de prisión para ambos.

Luego de escuchar a los procesados, el Tribunal Federal de Posadas pasará a deliberar. En este juicio está integrado por los camaristas Norma Lampugnani (presidenta), Mario Hachiro Doi y la subrogante Lucrecia Rojas de Badaró. Se estima que alrededor de las 11, se conocerá la resolución.

Fuentes judiciales consultadas indicaron que habrá condena; pero no se arriesgaron a adelantar el monto del castigo.

A lo largo del debate, por el que pasaron decenas de testigos, entre prefecturianos, deportistas que participaron de la competencia que consistía en unir a nado Encarnación con Posadas, piragüeros, rescatistas y parientes de los fallecidos, se escucharon relatos estremecedores de cómo hubo gente que sobrevivió de milagro y también de héroes que perdieron la vida salvando a los demás.

Ese 16 de enero, por acción del viento la corriente del río generó en una zona donde estaba anclada una formación de barcazas paraguayas un efecto de succión, que “chupó” a los participantes hacia las profundidades del Paraná. Se creen que unas 35 personas pasaron por debajo de las moles de metal. Ocho perdieron la vida: sus cuerpos fueron rescatados con el correr de los días.

A Lezcano, entonces jefe de Operaciones de la PNA Posadas, lo acusan de haber dado el visto bueno para que se hiciera la prueba pese a que las condiciones organizativas y climáticas no eran las ideales; y también de llevar adelante un cuestionado operativo rescate. A Alfonso le endilgan una organización precaria, que no tuvo en cuenta las medidas de seguridad para cuidar a los deportistas y a sus acompañantes.

Este viernes es el día. Los allegados de los fallecidos y los sobrevivientes esperan con mucha expectativa lo que dispondrá el Tribunal.

Lezcano es defendido por el abogado Juan Carlos Maggi, y Alfonso por Eduardo Patricio Mouesca. Por su parte, Bacigalupi, Eduardo Paredes y José Rey representan a las querellas.