Denuncian que intentaron matar al hijo del Procurador Miguel Ángel Piñero

La denuncia es grave y no debería ser tomada a la ligera. Afirman que el procurador general de la provincia, Miguel Ángel Piñero; su esposa Marilyn Antúnez; y uno de los hijos del matrimonio, Diego, están en serio peligro. Es más, aseguran que su vida corre riesgo por el accionar de un violento, que fue apresado el sábado, pero que podría volver a la calle en cualquier momento.

El detenido se llama Matías Patricio Mouesca, es hijo del conocido abogado penalista Patricio Mouesca, y se encuentra en pareja con la madre del pequeño hijo de Diego Piñero (24).

Desde mayo del año pasado, de acuerdo con la denuncia que radicó Marilyn Antúnez, Mouesca viene amenazando, primero a su hijo, y luego también al procurador y a ella misma. Afirma que este hombre, de 30 años, ha acosado a la familia de manera sistemática y su grado de violencia fue en aumento.

Hasta el momento han sido tres las denuncias que han radicado los Piñero contra Mouesca, con sus respectivas ampliaciones. “Quiero justicia, qué tiene que pasar para que los jueces de Instrucción haga algo. El sábado este hombre vino dispuesto a cometer un asesinato y quiso Dios que no lo lograra”, dijo Antúnez en declaraciones a Misiones Online.

Para Antúnez, está claro que Matías lo que quiere es que la familia Piñero le financie, además de la cuota alimentaria para el hijo de Diego, sus vicios. “Esta persona tiene el cerebro afectado por el consumo de drogas y no solo se ha mostrado intimidante con nosotros, sino también con la madre de mi nieto, a quien golpeó en distintas ocasiones”, afirmó.

La mujer exhibió una causa que se tramita en el Juzgado de Instrucción Siete, a cargo de Carlos Jorge Giménez, donde la mamá del nene, María Alejandra Cebey, denuncia las agresiones de su actual pareja. Genera escalofríos las fotos de las lesiones que exhibe la chica. Pero hay más: en el mismo expediente hay acusaciones del padre de Cebey contra Mouesca: dice que a él también lo amenazó de muerte.

En medio de este drama, por temor a represalias por parte del violento, Diego Piñero tuvo que suspender hasta las visitas a su hijo. “Toda esta situación me ha perjudicado enormemente. No puedo ver a mi hijo y estoy ante el peligro latente de que esta persona me pegue un tiro por la espalda. Pero ahora no solo yo estoy en riesgo, también mi hermana, mi novia y mis padres”, comentó el muchacho, que en octubre se recibió de abogado y que se encuentra muy afectado por la situación.

 

 

 

El sábado, Mouesca llegó en moto hasta  la residencia de los Piñero en el barrio Villa Urquiza, frente a la plaza, sobre la calle San Marcos. Estaba armado con un disco que se utilizan para alzar pesas en los gimnasios, atado a una soga. Con ese elemento arremetió contra el auto de Diego, rompiendo el parabrisas, del lado del conductor. Antes había rayado todo un costado del coche con la motocicleta.

“No fue casual que golpeara allí. Él pensó que yo o alguien de la familia estaba en el auto. Vino directamente a matar. No fue un ataque más”, afirma Diego.

Un policía que hace de custodia en la casa del procurador redujo a Matías, junto con el jardinero de la residencia. Opuso tenaz resistencia, pero lo inmovilizaron hasta que llegó al Policía y se lo llevó preso. “Fijate que le dijo al jardinero que lo iba a matar, no solo a él, sino a su esposa y al hijo. Ese me impactó mucho, porque sabía hasta cómo estaba compuesta la familia de ese muchacho que trabaja en nuestra casa. Evidentemente viene investigándonos en todos los sentidos”, apuntó Diego.

Marilyn Antúnez añadió que incluso hubo una orden judicial que prohibía que Matías se acercara a la residencia de los Piñero, algo que el hombre violó y por eso terminó arrestado en una ocasión anterior.

Agregó que destacaba la actuación del juez de Instrucción Uno, Marcelo Cardozo, quien una vez dispuso la captura de Matías, por sus actitudes intimidatorias. No tuvo los mismos conceptos para con el magistrado César Yaya, de quien asegura que nunca se preocupó por las amenazas y que no hizo absolutamente nada para que la situación cesara. “Ahora confiamos en el juez Giménez, que tiene en sus manos la causa por lo que sucedió este sábado”, afirmó.

Tras el episodio del sábado, el juez Giménez rechazó un pedido del abogado y padre del detenido para que este guardara reclusión en una clínica del microcentro. El letrado argumentó que en una celda común el arrestado “se podía suicidar”. Giménez dispuso en cambio que permaneciera internado en el Madariaga, con custodia policial y en calidad de detenido.

Va a depender de cómo se caratule el caso que Matías Mouesca siga o no preso. “Esta persona es un peligro para nuestra familia, pero también para toda la sociedad. No queremos lamentar una tragedia. Debe estar recluida”, consideró Antúnez.

Los Piñero sienten miedo, impotencia y desesperación. Hasta ellos llegó el dato que Matías incluso andaba armado. Por eso ahora esperan que la Justicia actúe.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE