Caso Silvia Andrea, el juicio: se cerraron las testimoniales y los alegatos se escucharán el 1 de diciembre

La novena jornada de audiencia en el juicio que investiga el homicidio de la joven Silvia Andrea González (15), ocurrido en octubre del 2001, fue la más extensa de todas: duró más de ocho horas y pasaron siete testigos, todos ellos ex policías o en actividad, y fueron indagados los imputados Fabiana Cantero, Miguel Ángel Silvera y Orlando Morel.

Además de Hugo “Willy” Ríos, que ya se sabía que no iba a hablar, se abstuvieron otros dos imputados, Ramón Zaya y Jesús González. Los procesados que nunca aparecieron en el debate y fueron declarados en rebeldía son Pablo Miquetán y Aurora Natividad Rivero.

El primero en prestar declaración testimonial fue el exjefe de la UR-II de la Policía, el comisario general retirado Héctor Bonifato, quien asumió las responsabilidades por ser la máxima autoridad de todas las investigaciones que se realizaban en aquel momento para dar con la menor. En primera instancia se investigó el caso como “Fuga de Hogar” y con el paso de los días cambió a “Desaparición”.

Relató detalladamente que asistió todos los días de la investigación a la comisaría de Campo Viera y como primera medida asignó a la Brigada de Investigaciones que trabaje en el lugar, “recuerdo que fui al domicilio de la familia y desplegamos todos los elementos para dar con la menor, tiempo después colaboraron con nosotros Investigaciones de Posadas y todos los uniformados a mi disposición fueron afectados a la búsqueda. El primer círculo de investigación fue la familia para saber si existía algún motivo para que la menor se vaya de la casa, el segundo fueron las amistades, compañeros de curso y conocidos, y acá fue donde comenzaron a aparecer los primeros datos”.

Bonifato destacó que quienes más estaban involucrados eran los miembros de investigaciones por su experiencia y que los jefes de cada división eran quienes elevaban los datos y elementos al Juez de Instrucción, Horacio Alarcón. Además indicó que Silvera era el encargado de la instrucción sumarial, es decir, recibir los datos y comunicar al Juez. Y consultar cómo continuar. “No tenía injerencia sobre el personal de calle (Brigada) ni de aceptar o desechar pruebas” y fue claro al responder que jamás escuchó en la investigación de Hugo “Willy” Ríos como involucrado ni recibió una llamada del Intendente Juan Carlos Ríos.

Como dato relevante, Bonifato indicó como positivo el operativo realizado, pese a no haber podido hallar con Silvia Andrea con vida.

Luego estuvieron declararon el ex jefe de Investigaciones de Oberá, José Mazur, quien explicó cómo se llegó a las detenciones de Marciano Benítez y Fabiana Cantero. “Como siempre comenzamos investigando a la familia, como allí no surgió nada fuimos a los amigos cercanos. Acá surgió el dato de que la menor tenía que ir a una radio con Marina Cantero y que mantenía una relación afectiva con un joven de apellido Balatorre. Luego fuimos alertados por el llamado de un vecino que nos contó que Marina tenía una hermana con mucha vida nocturna y solía estar con el señor Benítez que ya tenía antecedentes por acoso a una menor y esa vía de investigación nos pareció importante”. También indicó que fueron a la salida del colegio donde concurría Silvia Andrea y vieron un accionar confuso de Mariana Cantero y por eso procedieron a su detención en averiguación del hecho.

En este sentido, al ser consultado por la Fiscal por las detenciones de Cantero y Benítez, Mazur precisó: “La declaración de Mónica Ferreira, empleada de la casa donde trabajaba Benítez, más los antecedentes de él, fueron cerrando el círculo de la investigación, además teníamos como dato una supuesta relación sentimental entre los dos detenidos”.

Luego declararon otros cinco miembros de la policía que cumplían diferentes funciones en aquel momento, donde todos coincidieron en la metodología de trabajo, en el respeto de las jerarquías para comunicar los datos al Juez Alarcón. Mencionaron el accionar policial en los allanamientos y de qué manera se dio con el cuerpo de Silvia Andrea el 18 de octubre del 2001.

La ronda de declaraciones de imputados la abrió Fabiana Cantero, que a raíz de esta causa estuvo 8 años detenida. “A mí me detienen por el dice qué de la gente” manifestó. Luego pasó a detallar cómo fue su vida y la de su familia durante los días que Silvia Andrea estuvo desaparecida hasta el momento del hallazgo de su cuerpo sin vida. Mencionó dos allanamientos en los que según su conocimiento no encontraron nada de lo que buscaban. “La primera vez mi mamá de forma voluntaria entregó 10 guardapolvos para que los analicen. A mi hermana Mariana la detienen el día que encontraron el cuerpo de la chica y dos días después allanan en mi casa otra vez y arrestan a dos de mis hermanos, que fueron liberados al poco tiempo”.

Cuando fue consultada si conocía a Silvia Andrea expresó: “Jamás vi a esa chica en mi casa, solo la conocía porque mi hermana hablaba mucho de ella”. Respecto a Benítez explicó: “Con Marciano éramos compinches, nosotros le pagábamos con otras chicas para que nos lleve al baile en Campo Grande en su camioneta”.

Cantero dejó entrever que su hermana Marina sabe algo que jamás le contó personalmente pero sí se lo dijo a su padre. “Mi hermana era amante de Balatorre desde los 11 años, mi papá me contó que Marina le contó que Balatorre le pagó a Norma Ríos (testigo clave que fue desistida por la defensa de Ríos para declarar) para que ella testifique en mi contra. Yo le pregunté a ella varias veces, pero jamás me contó todo lo que sabe”.

Miguel Angel Silvera

“Es lamentable que yo esté sentado acá involucrado en esta causa”, remató Silvera.

Luego llegó el turno de Miguel Ángel Silvera, jefe de la comisaría de Campo Viera en 2001, que estuvo detenido 7 meses en el marco de esta causa. “No me explico por qué estoy acá, ya he sido condenado por la sociedad”, manifestó en primer momento, después se encargó de detallar cuál era su tarea en el marco de la investigación y destacó que era él uno de los encargados de comunicarle al Dr. Alarcón los pasos que se habían dado y consultar cómo seguir. “Se tomaron muchas declaraciones porque era la única manera de sumar datos que ayuden a esclarecer la causa. Jamás tomé decisiones respecto a detenidos, porque no era mi función. De lo que estaba encargado era de recabar los datos traídos por investigaciones, incorporarlos al sumario y comunicarle al Juez”.

“Es lamentable que yo esté sentado acá involucrado en esta causa”, remató Silvera.

El último imputado en prestar declaración fue Orlando Morel, quien también explicó los pasos dados desde un principio en la búsqueda de Silvia Andrea. El oficial manifestó que dudó desde un primer momento del testimonio de Marina Cantero. “Me llamó la atención que todos decían que la última persona que estuvo con la desaparecida fue ella y lo negaba constantemente”. Además fue explícito sobre el momento en que se halló el cuerpo de Silvia Andrea: “Ninguno de los indicios llevaba a pensar que la menor podía estar en la zona donde fue encontrada. Recuerdo que el olor era insoportable”.

 

Orlando Morel

“Ninguno de los indicios llevaba a pensar que la menor podía estar en la zona donde fue encontrada”, afirmó Morel.

 

La etapa de declaraciones finalizó, ahora la próxima medida será el martes 25 en Campo Viera cuando se realice una inspección judicial en la casa donde trabajaba Marciano Benítez. Luego el lunes primero de diciembre, se leerá el acta de lo actuado y se pasará a los alegatos, comenzando por el actor civil a cargo de Claudio Quevedo y luego la fiscal Estella Maris Salguero de Alarcón.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE