En Posadas se entregaron cien botones antipánico

La semana que viene se habilitará la línea 137 de asistencia a las víctimas de violencia en la localidad de Oberá, uno de los municipios, junto con Eldorado, y después de Posadas, donde más casos de violencia doméstica se denuncian.
Su titular, Rosana Franco, detalló que el mecanismo será similar al que funciona en la ciudad capital, en donde un equipo de 28 profesionales trabaja en conjunto con la policía en la emergencia luego de un aviso por un caso de violencia.            
Desde que se puso en marcha, en octubre de 2013, la línea atendió 9.500 llamadas, de las cuales el 45 por ciento fueron por violencia familiar.
En relación a la cantidad de botones antipánico que se entregaron, Franco precisó que hasta el momento son cien, la gran mayoría a mujeres. Lo que hace la dirección luego de ayudar a la víctima, es enviar un informe a los jueces en el cual le indican los riesgos que corren esas víctimas y muchos de esos informes incluyeron el pedido de un botón antipánico, un trabajo que hacen en conjunto con la Dirección de Asuntos de Violencia a cargo de la Dra. Marta Cervantes, creada luego del doble femicidio de Crucero del Norte.  
Consultada sobre si las víctimas que llamaron al número 137 vuelven a hacerlo luego de ser auxiliadas, respondió que hubo casos, pero son los menos. “Lo que nosotros hacemos es visitar las casas, y hacer un seguimiento para que eso no ocurra”.  
En cuanto a Posadas, los barrios más recurrentes son, en base a los registros de la línea, San Isidro, la zona oeste de Villa Cabello, Santa Rita, la chacra 45, la zona de la avenida Chacabuco, Fátima, Miguel Lanús, entre otros.  “Estamos trabajando también con guarderías, escuelas, y hogar de madres, para ayudar a las mujeres”.  
Finalmente detalló que el 85 por ciento de los agresores son hombres y que las víctimas van desde los 18 a los 45 años. En el 51 por ciento de los casos el golpeador  es la pareja actual, mientras que el 35 por ciento lo conforman las ex parejas. Rosana Franco añadió que muchas mujeres se comunican también por violencia hacia sus hijos pero en esos casos, se trabaja en conjunto con las escuelas.  
“Lo que hacemos es explicarles a las directoras o maestras cómo es el protocolo. Que nos llamen a nosotros no quiere decir que hayan denunciado el caso, y tienen que hacer la denuncia. En caso de que no quieran la hacemos nosotros, pero debemos dejar constancia que se negaron previamente. Por lo general en caso de violencia hacia  los chicos son los docentes quienes dan aviso a las autoridades”, concluyó.



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE