Alto Paraná admite como un bien al agua, pero se resiste a pagar por ella

En Misiones, Arauco, la compañía chilena dueña de Alto Paraná mantiene una larga negociación para evitar pagar por el agua que utiliza para el funcionamiento de las plantas de celulosa, desde 2012 incorpora al recurso natural como un activo “intangible” (un recurso controlado por la entidad del que pudo y puede obtener beneficios tangibles) valuado en 5.114.000 dólares (5.4 millones a valores actuales).
En su memoria y balance de los años 2011 y 2012, la pastera ya le otorga un valor al uso del agua que en Misiones hasta ahora no reconoce. En el balance expresa que tiene derechos para uso de agua en sus distintas instalaciones. Asimismo, señala que Alto Paraná realizó un estudio de la dinámica del agua subterránea en su predio de la planta celulósica para monitorear su disposición y eventuales impactos.
La firma le da un valor al agua que tiene en sus propiedades, que figura como patrimonio, pero no como costo, entre los que están incluidos la madera, la faena forestal, la depreciación de activos, productos químicos, otras materias primas, energía, combustible y remuneraciones.
Según los estándares internacionales, para una planta de 1.000 toneladas por día como es el caso de Alto Paraná SA, el uso del agua sería de unos 50.000 m3 por día. Para obtener una tonelada de pasta utiliza 60 mil litros de agua, si la empresa produce 700 toneladas al año está utilizando 42 millones de litros de agua por año.
Actualmente, Agua de las Misiones mantiene abierta una negociación para cobrarle a la firma chilena por el uso del recurso natural, al igual que empezó a hacer con otras pasteras, como Papel Misionero, que fue la primera en reconocer el derecho de Misiones para hacer uso de su patrimonio natural. En cambio, Arauco, acostumbrada a litigar en estrados internacionales, buscó todos los artilugios para al menos demorar el pago.
La Provincia reclama cerca de 35 centavos por metro cúbico de agua consumida y mantiene una intensa disputa para que la firma admita los pagos para cumplir con la ley que declara al agua como un commodity cuya explotación tiene un valor económico asignado y que se complementa con la ley de soberanía energética de los recursos hídricos. La ley declara al agua superficial de ríos y arroyos, al agua subterránea y atmosférica del territorio provincial como recurso soberano, de dominio originario, siendo sus beneficios económicos derivados de su explotación, coparticipables con los municipios.
Con Papel Misionero, Misiones se convirtió en precursora en el cobro por el uso del recurso natural. A Papel Misionero le costará unos 3 millones por año, ya que usa entre 600 y 800 mil m3 de agua al mes. “Hay un reconocimiento de la empresa sobre la explotación del agua, y es facultad de las provincias administrar sus recursos naturales, según lo establece la Constitución nacional”, señaló el gerente de Asuntos Legales y Relaciones Institucionales de Papel Misionero (Grupo Zucamor), Eduardo Luft.



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE