Triangulaciones y papeles falsos en contrabando de soja

La detección de un enorme cargamento de soja que pretendía ser llevado al mercado negro en Brasil, reveló una extensa trama de evasión, falsificación de documentos y hasta robo de claves fiscales que involucra a sujetos de varias provincias, como Chaco, Córdoba y Buenos Aires.
En los puestos de control hay tres camiones con seis millones de kilos de soja que esperan por sus dueños para ser liberados. Al menos uno de los transportistas aseguró que traía la carga de buena fe. “Fuimos contratados para hacer el flete y los papeles que se nos entregaron eran supuestamente legales, no tenemos forma de saber que son lo contrario. Nosotros facturamos como corresponde el trasporte de la mercadería y no tenemos nada que ver con ella”, indicó el propietario de uno de los camiones.
La circulación de camiones cargados de soja con destino a Brasil es frecuente en la región. Pero la magnitud del negocio y de la evasión se comenzó a desentramar gracias a los puestos de control fiscal instalados por la Dirección General de Rentas en los accesos a la provincia.
A los sabuesos, hábiles en detectar documentación ilegal, les llamó la atención los datos contenidos en las cartas de porte y el Código de Trazabilidad de Granos (CTG) de varios camiones que fueron frenados en los puestos de control en los últimos días. Así fue que detectaron maniobra de evasión millonaria que derivó en una causa federal en Misiones y otra en Tres Arroyos, provincia de Buenos Aires. Habría por lo menos 190 cartas de portes que se habrían obtenido de modo fraudulenta.
Unos 200 camiones involucraría esta apuesta evasora en marcha, de los cuales varios están interdictados en los puestos de control fiscal hasta que aparezcan responsables del transporte y las fuerzas nacionales corroboren legalidad del vehículo.
La investigación en marcha de la DGR que ya fue derivada a la Justicia, detectó venta de documentación para el transporte de granos en Chaco.

OFICIO (1)

 

Los evasores, ligados a un ex funcionario nacional que ya tiene varias causas en la Justicia, utilizaban datos fiscales de terceros -generalmente pequeños productores de soja- y sociedades fantasmas que se ocupan de que la mercadería llegue hasta el río Uruguay, para cruzarla por El Soberbio, Aurora, Alba Posse, Irigoyen, entre otros, en pequeñas barcazas que van y vienen a una y otra orilla portando no más de 30 bolsas en cada viaje.
Como se estila cuando se registra carga de dudosa procedencia, con documentación inválida, la DGR envía sendas cartas documentos para que los involucrados precisen su situación. Así fue que la productora citada en esta maniobra evasora, informó que nada tiene que ver con el tema y que sus datos habrían sido obtenidos de modo fraudulentos por lo cual haría una presentación en el juzgado de Tres Arroyos para desvincularse del tema.
La mayor parte de los camiones interdictados operarían para un empresario, que tendría su domicilio en Misiones, y que estaría vinculado al transporte de en Argentina.
La denuncia se presentó en la Fiscalía Federal, a cargo de Pablo Di Loreto, quien ya ordenó nuevos allanamientos.
Fuentes oficiales señalaron que detrás de la maniobra se encuentra la empresa Saigón S.A, que tiene sede en Villa María, mientras que en El Chaco serían varios que venden documentos fraudulentos para el contrabando.
La Afip también se sumaría a la investigación, porque las operaciones se realizan de modo fraudulento con Cuits de personas que nada tienen que ver con las actividades.
Funcionarios de Rentas dijeron que el cargamento de soja puesto en Brasil tiene un valor de 32.400.000, ya que en la frontera se pagan 400 dólares por tonelada, es decir unos 5.400 pesos a valor blue actual. Esta cifra supera ampliamente los 2.490 pesos que se abonaban en el puerto de Rosario, con el adicional que buena parte de las operaciones se realiza en negro. El mayor precio se debe fundamentalmente a que en Brasil no se cobran retenciones, y la diferencia existente entre el dólar oficial y el blue.

 

Sorpresa y media en Tres Arroyos

 

Rosa Ciancaglini de Persico es el nombre que figura en la carta de porte exhibida ante los controles de Rentas. Pero la mujer residente en Tres Arroyos, nada tiene que ver con la carga y ya hizo la denuncia en la justicia de ese lugar.
“En una acción defraudatoria, inescrupulosa y en violación a la normativa vigente, persona o personas desconocidas procedieron, presumiblemtente mediante la violación de su clave fiscal, a emitir documentación (Cartas de Porte y CTG) por operaciones de traslado de granos que no son ni de su propiedad ni provienen de su explotación y en nada se compadecen con sus operaciones normales y su realidad económica”, explicó a este diario Alejandro Ciancaglini, contador de la mujer.
“Dicha irregularidad fue detectada por el responsable de la Direccion de Rentas de Misiones como consecuencia de un operativo de
fiscalización. En forma inmediata actuaron en consecuencia y procedieron con la celeridad debida, en salvaguarda de los derechos del fisco y de mi cliente, hecho que desde ya destacamos y agradecemos ya que sin su intervención esta situación no se hubiera
detectado en plazo perentorio por la señora Ciancaglini y las consecuencias hubiesen sido impensadas”, señaló el contador.



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE