“El próximo presidente será una mixtura de intereses del peronismo”

El ex director nacional de Artes, José Luís Castiñeira de Dios, es un hombre de cuna peronista y asegura que el próximo presidente seguirá siéndolo. Para él, el mejor candidato es Daniel Scioli, pero debe lograr una “mixtura dentro de los distintos intereses de clase que existen en el peronismo”.
También indicó que “no veo una alternativa real dentro de las otras fuerzas políticas de la oposición”.
Recordó que el peronismo hace 60 años “más o menos” hegemoniza la historia política de la Argentina, y aunque dice que el próximo presidente no va a representar directamente el modelo K, sí será “una mixtura que sintetice los intereses del peronismo”.
Afirmó que “las condiciones objetivas de la historia dieron lugar a que tanto Néstor como Cristina Kirchner hicieran un planteo desde ciertos valores que tuvieron que ver con la historia de una generación que se rebeló contra el orden instituido y que pagó con su vida por esa rebelión. Incluía distintos factores, como la defensa de la identidad nacional, hasta la justicia social y pasando por la independencia económica. Todas estas banderas sostenidas, no solo por el peronismo, sino por otras organizaciones políticas que compartían estas ideas; esta marcha de los acontecimientos no pueden darse ahora, porque las condiciones de la sociedad han cambiado”.
“La sociedad va cambiando y busca representaciones políticas para ese cambio. Yo creo que la sociedad hoy todavía esta curándose del trauma de la dictadura. No lo podemos creer, nos cuesta aceptarlo porque han pasado dos generaciones ya pero recién con el nuevo gobierno va a comenzar a normalizarse la vida política de los argentinos”, explicó el doctor en antropología.
Expresó que la sociedad va trabajando en los traumas que le impedían hablar y participar en política.
“Muchas veces los partidos no tienen la eficacia para encausar este activismo político, pero los movimientos sociales sí y han ocupado esos espacios”.
Remarcó que “quedan traumas del temor y de los enfrentamientos que aún siguen anclados en el país, como se observó en el conflicto de la 125, donde surgió un pensamiento retrogrado e inaceptable que estaba larval ahí esperando la oportunidad”.
También planteó que “el tiempo pasa para todos aquellos que han vivido esas épocas. Las nuevas generaciones no lo ven de la misma manera, ni acompañarían un proceso de esas características de enfrentamientos por el poder”.
Explicó que “la incapacidad de los partidos tradicionales para dar respuesta a las inquietudes de una nueva generación, hace que estos vayan a buscar esas respuestas en las organizaciones sociales que trabajan con el ecologismo, los derechos humanos y otras acciones sociales que son cuestiones que deberían ser el eje de los partidos políticos”.
Aclaró que este problema de representación de los partidos políticos no es único de Argentina, sino que es “internacional y se da por el momento de la historia”. Para él el sistema de representación “falla y ahí es cuando aparecen los movimiento sociales y la responsabilidad política que toman los medios de comunicación. Que es mucho más desmesurada con respecto a su rol social, pero que viene a cubrir un bache donde hay ausencia de un responsable”.
Para Castiñeira la gestión de Néstor y de Cristina “se inserta directamente en la historia del movimiento peronista, que nunca fue solo a ninguna elección, sino que siempre fue frentista. A mí me parece que en las circunstancias históricas que estamos viviendo y cuando las papas quemen, que es el año que viene, el peronismo va a salir a aflorar con su identidad. Porque su identidad es la representación de un sector muy grande de la población”.

 

“Todo el mundo espera la aparición del tercer movimiento histórico, desde la muerte de Perón se hace el acta de defunción del movimiento peronista y se imagina que va a aparecer algo que lo sustituya, bueno por ahora no apareció con la fuerza necesaria, no quiere decir que no vaya a suceder en algún momento. Pero en lo inmediato no parece que vaya a ocurrir, porque el impulso de la historia va a seguir en la misma dirección”, consideró Castiñeira.
Algo similar sucede el contexto regional porque “en estos días y meses se diagnosticó la muerte de todos los procesos populares en América del Sur, pero no sucedió porque han ganado todos. Ganaron por menos, por los deterioros de la gestión, con distintas condiciones objetivas, pero ganaron”, sentenció.
“Estos gobiernos denominados por Laclau positivamente como populistas, han aguantado estos embates y han ganado Dilma, Evo y Maduro aguanta, como Correa y Tabaré ganará en Uruguay. Por alguna razón esto sucede, teniendo enfrente a fuerzas poderosas para que se produzca el cambio. Debe ser porque algún grado de eficacia han tenido en el manejo de los pueblos, por eso este impulso va a continuar y va a seguir dando viento a estos proyectos hasta que haya un nuevo cambio de eje en el contexto mundial. Si la situación de América del Sur se consolida va a comenzar otro periodo distinto de la historia por primera vez desde la independencia”.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE