Kliksberg: “Misiones está avanzando muy fuertemente en el rumbo ético”

El prestigioso economista Bernardo Kliksberg participó de la presentación del informe del plan Hambre Cero, junto al gobernador Maurice Closs y el ministro de Derechos Humanos, Edmundo Soria Vieta. Destacó los logros del programa que ya recuperó de la desnutrición a casi diez mil personas.

 

 

El gobernador Maurice Closs presentó junto al ministro de Derechos Humanos, Edmundo Soria Vieta, el último informe del programa nutricional Hambre Cero, que contiene a 10716 personas y ya recuperó a 9910 con algún grado de desnutrición, mientras que 806conforman el núcleo más duro que requiere una atención específica. Esta vez, la presentación del informe contó con la disertación de Bernardo Kliksberg, el economista considerado referente mundial en temas de pobreza y de responsabilidad social, quien elogió el avance del programa y lo puso como ejemplo para acciones contra la desigualdad.
DSC_0960
Closs, quien presentó el programa el 1 de Mayo de 2010, destacó los avances en estos cuatro años y cinco meses y sostuvo que “la clave es cortar con la tradición intergeneracional de la pobreza”.

 

Durante el acto se firmó además el acuerdo para la creación de la quinta guardería del plan Hambre Cero, que funcionará en el Hogar de Día de la ciudad de Puerto Iguazú.

DSC_0939

Por su parte, el ministro de Derechos Humanos, Edmundo Soria Vieta, indicó que “la pobreza es emergente políticas económicas que produce desigualdad”.

“La deuda social se refleja en el desarrollo infantil y se transforma en una deuda biológica que es la imposibilidad de demostrar su potencial por la carencia de nutrientes”, específicó el ministro.

Soria Vieta sostuvo que la estrategia del plan Hambre Cero requirió del Gobierno una “contundente decisión política y una inversión social, porque no existe política social exitosa sin financiamiento y distribución de riqueza”.

Finalmente, sostuvo que el desafío es “garantizar que cada niño, adolescente y adulto mayor en estado de vulnerabilidad no padezca desnutrición, a través de un abordaje integral”.

En ese sentido, destacó que en el Estado misionero se trabaja de manera integral para sostener el programa “con el No de nadie”.

En el mismo sentido, resaltó que 800 madres ya recibieron su título de finalización de la escuela primaria y resaltó la decisión del Gobernador de crear dentro del ámbito de Derechos Humanos, la subsecretaría de Derechos Económicos, Sociales y Culturales. “La pobreza en el mundo es la violación más flagrante de los derechos humanos”, culminó el ministro.

DSC_0996

Tras las palabras del ministro, llegó el turno de la disertación del economista Bernardo Kliksberg, quien elogió el programa Hambre Cero y lo puso como un ejemplo para luchar contra la desigualdad que puede ser imitado por otras provincias o países.

Misiones era una provincia percibida como una provincia con mucha belleza y mucha pobreza. Ahora veo que hay mucha belleza física y espiritual”, expresó el especialista.

Kliksberg, conocido como el padre de la “gerencia social”, sostuvo que “todo lo que uno recomienda”, lo hace el plan Hambre Cero.

“El hambre debe ser la prioridad central y la sociedad que no se ocupe de ella, es irresponsable, escandalosa”, aseguró.

Para el economista, en Misiones se priorizó a través de una “estrategia eficiente y recursos, lo que se traduce en una prioridad de hechos, no de discursos”.

También indicó que los resultados alcanzados en cuatro años son alentadores, ya que la mortalidad infantil en Misiones es hoy menor a la media del país y hay diez mil casos de pobreza estructural que han sido identificados.

“Siempre recomiendo un abordaje integral y el plan Hambre Cero es integral porque trata de llegar con salud, educación e inclusión temprana”, argumentó.

Para Kliksberg, el acceso a la educación primaria, pero especialmente la secundaria, que es una de las obsesiones del gobernador Maurice Closs, es fundamental. “Si logramos que todos terminen la secundaria, no habrá inseguridad ciudadana y bajará el delito”, pronosticó.

Asimismo, ponderó que todos los ministerios trabajen en sintonía, algo muy difícil de lograr en otros países. “Misiones está avanzando muy fuertemente en el rumbo ético”, definió.

El economista advirtió que en el mundo hay 842 millones de personas con hambre y mueren 18 mil chicos por día por no tener que comer, mientras que se tira el 40 por ciento de los alimentos como “sobras de la clase alta”.

También cuestionó que los precios de los alimentos básicos aumenten producto de la especulación y resistencia a la regulación, por lo que “el problema no es la producción, sino el acceso”.

“La desigualdad es la causa central de los problemas y, haciendo propias las palabras del Papa Francisco, la democracia peligra si se protege más a los bancos que a los pobres”, sintetizó.

DSC_1039

En ese sentido, puntualizó que “86 personas manejan la riqueza del mundo y tienen más que 3.500 millones de personas”.

“Lo dijo la propia presidenta del Fondo Monetario Internacional,Christine Lagarde. No se puede seguir así”, señaló.

“La concentración produce de-democratización, porque la generan grupos que hacen política, que compran medios y recrean las condiciones para la concentración y para protegerse. América Latina es una excepción, porque se produjeron cambios de fondo. No fue un viento de cola, fue al revés, desde aquí empujaron el viento. América Latina construyó inclusión y es una esperanza para el género humano”, concluyó.

 

Closs: “La clave es cortar con la tradición intergeneracional de la pobreza”

Closs sostuvo que el programa es “producto de la gradualidad de la solución de los problemas” y cuestionó a quienes desde la política cuestionan “porque no se hizo antes, o porque no se hizo más rápido, siempre en el ánimo de la crítica”.

 

Los sectores de la oposición que fueron responsables de estos procesos de generación de la pobreza y el deterioro de las condiciones sociales, hoy aparecen cómo árbitros y cómo jueces de nuestras políticas que son graduales, van en el buen camino y son efectivas”, sostuvo Closs.  

 

Uno puede asumir actitudes estáticas y dejar que las cosas transcurran sin que nada cambie o puede animarse a tomar decisiones que gradualmente vayan cambiando las cosas”, replicó el mandatario.

 


“Yo pongo un ejemplo: días pasados escuchamos a la presidenta Cristina Fernández decir que se iba a universalizar la salita de cuatro años. Entonces salen los de siempre y dicen porque no se hizo esto antes, y la verdad, opinan porque no saben que primero se tuvo que universalizar la salita de cinco, y que no es soplar y hacer botella, tenés que hacer primero la salita, construir, tener las horas cátedras, implementar el sistema. A los que nunca gobernaron o cuando gobernaron lo hicieron con modelos que estaban en las antípodas de estas visiones de inclusión,  les es fácil criticar y decir que las cosas no están bien hechas”, puntualizó. 

 

Closs sostuvo que a los problemas se los puede maquillar, esconder o disimular y “lo más probable es que no se resuelvan, pero si no salen a la luz, no existen”.

 DSC_1016

Dentro de la gradualidad, nos dimos cuenta que la decisión más trascendental que se haya tomado, no hay duda alguna, ha sido la Asignación Universal por Hijo. Ese si fue un paso importante en las políticas sociales. Hoy aquellos que se oponen dicen que no hay políticas sociales, que falta, que esto, que aquello, pero antes de este tiempo no había esa garantía de que cada nenito iría a tener un ingreso universal que le iba a garantizar por lo menos algunas cosas. Hoy algunos dirán, falta, debiera ser más, pero nunca lo hicieron: Este gobierno lo hizo”, explicó.

 

Closs recordó que en los primeros pasos del plan Hambre Cero “advertimos un diagnóstico acertado”, que era que había personas en el núcleo de la pobreza estructural que “por más que vos le pongas plata en el bolsillo, el flagelo de la desnutrición no desaparecía, no se podía resolver”. 

 

“Lo que teníamos que hacer era un trabajo más minucioso y salir a buscar uno por uno los casos. Estaba bien nuestro diagnostico, había asignación universal, pero eso no significaba recuperar a esos bolsones duros de la pobreza. Cuando presentamos esto, pensábamos que se resolvía focalizándonos en un sistema solidario, que podíamos hacer parte al resto de la sociedad y agregando algunos recursos en el bolsillo, pero nos encontramos que los problemas eran mucho más trascendentales”, expresó.

 

“Después de algunos tumbos y algunos golpes, este plan termina siendo lo que es hoy, un enorme ejemplo de la gradualidad. Hubiera sido imposible afrontarlo sin la base de la Asignación Universal por Hijo, hubiera sido imposible afrontarlo desde el inicio sin ir aprendiendo en el camino las cosas que por ahí no contemplamos de entrada, como ser que el problema no pasaba por poner los recursos en la mano de una familia. Sino que había que enseñarles qué comer, cómo comer, dónde cocinar, dónde comer, partíamos de problemas estructurales extremadamente más profundos”, reflexionó.

 

También recordó que la tarea no se limitó a enseñar a cocinar, sino que muchas familias carecían de los utensilios, o ni siquiera tenían documentos. “La premisa de la asignación universal se caía a pedazos porque al no tener documentos no tenían  nada, no tenían posibilidad de nada”, afirmó.

 

“Así fue que fuimos avanzando y a cada paso íbamos dando soluciones simples pero que hacen falta, como el cuidado de la higiene, de la salud y esa tenaza de llegar  a resolver cosas a partir de decir el intendente y su equipo de gente le llevan dos kilos de leche, pero dos anda a buscarlos a la salita o al CAPS más cercano para garantizar la atención de la salud”, enumeró.

 

Closs explicó que luego el plan se completó con más alimentos, con herramientas y con viviendas en los casos donde la discapacidad y la pobreza eran muy extremas, con construcción de baños y del Plan Techo.

 

“Si uno mira el número de soluciones habitacionales verá que está llegando a 3.500 y seguramente este año lo vamos a profundizar e intentaremos que cada una de estas familias afectadas tengan la intervención habitacional en el modelo que sea. Todas esas cosas las fuimos aprendiendo en la gradualidad. Cuando nos largamos a esto no sabíamos y hoy les puedo asegurar, podemos exponer, podemos mostrar y hasta nos animamos a compartir y si alguien quiere aprender o venir a ver qué hemos hecho las cosas bien y que este programa está al servicio de la inclusión en otros lugares del país y del mundo”, destacó el mandatario.

 

Closs resaltó que “la clave es cortar con la tradición intergeneracional de la pobreza”. “Hay que romper con eso, no puede ser que un hijo de una familia que no terminaba la primaria, no terminé la primaria, hay que incluirlos al sistema y hay que incluirlos a la escuela secundaria”, precisó. 

 

“Nuestra obsesión por que pueda tener la formación y la capacitación, es ese  el camino y por sobre todas las cosas para ese camino hacen falta dos enormes elementos de la gestión pública: primero la decisión política y luego la asignación del presupuesto. Si no hay decisión política y no hay asignación de presupuesto, no pueden afrontarse ninguna de estas estrategias”, aseguró.

 

“El mundo podrá debatir muchas cosas, pero claramente entendemos que los procesos de toma de decisión y los modelos de decisión política y económica que gobiernen los países, las provincia, los municipios deben de ir en este camino, en el camino de la inclusión, de romper este trauma de la transferencia intergeneracional de la pobreza y eso se hace con la presencia de un Estado fuerte que entienda que la economía debe crecer pero que el crecimiento debe tener como uno de sus principales pilares la inclusión social”, argumentó. 



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE