Estudio. Casi 140 mil chicos misioneros reciben la Asignación Universal.

La Anses vuelca en Misiones cerca de 1500 millones en contención social

La Asignación Universal por Hijo cumplió cinco años y se convirtió en una herramienta de inclusión social fenomenal con un derrame efectivo de recursos que van directo a la familia. Las consecuencias directas son múltiples, como chicos mejor alimentados, que retornaron a las escuelas y familias mejor contenidas.
Indirectamente, el mismo Estado, desde la Nación hasta los municipios, se alivió de la urgencia de la pobreza.
En Misiones hay 71.487 titulares de la Asignación Universal y 139.113 reciben la prestación de 680 por hijo que se paga a través de la Administración Nacional de Seguridad Social.
Eso hace un total de 94.596.840 pesos que se desembolsa por mes en la Provincia y unos 1.135.162.080 pesos por año aproximadamente.
A esos montos hay que agregarle los beneficios por Asignaciones familiares que se determinan de acuerdo a los ingresos de los padres.
En paralelo, la Provincia generó otro sistema de contención social que apunta al núcleo más duro de la pobreza, a través del plan Hambre Cero, que se suma a la AUH. Según datos oficiales, el 84 por ciento de los chicos de Hambre Cero, también percible la asignación universal.
“Sin lugar a dudas, desde la política es la medida más inclusiva de los últimos cincuenta años. con una cobertura tremenda, con un impacto social y económico”, aseguró Rolando Roa, titular de la Anses local.
“Es una medida efectiva que va de la mano con más chicos en la escuela. Cuando se pone en marcha, la matrícula secundaria se recupera entre 20 y 25 por ciento. Los resultados los vamos a ver en los próximos diez años”, analizó Roa.
En Misiones el número de incluidos se mantiene en el tiempo, ya que en paralelo a las altas, se producen bajas por edad o porque los padres consiguieron un trabajo en blanco. Se inició en 2009 con 132.299 beneficiarios y ahora son 139.113.
Roa también desmitifica el hecho de que “la mujer busca tener un hijo para cobrar”.

rolo

“Eso es una aberración, porque los porcentajes más altos de beneficiarios se dan en familias con uno o dos hijos”, sostuvo el funcionario.
“Los fondos están en manos de la mamá, que define las prioridades. Una mamá me dijo que “gracias a la asignación mis hijos volvieron a tomar yogurt y comer manzana” y es cierto: en Misiones aumentó el consumo de azucar y mermelada. Es decir que había chicos que no endulzaban ni el mate cocido”, expresó.
La Asignación Universal fue la primera de una serie de medidas que apunta directamente a la inclusión. Pero después, la presidenta Cristina Fernández anunció otras igual de relevantes.

El impacto de la AUH en el trabajo infantil

 

Si bien los datos disponibles no permiten una evaluación directa del efecto de la Asignación Universal por Hijo en el trabajo infantil –que requieren de un diseño metodológico complejo-, sí permiten algunas aproximaciones. Si se pone el foco en los hogares en los que los adultos tienen menos años de educación formal -que en promedio no alcanzaron a completar la primaria- y se los diferencia según si reciben o no la AUH, se observa que en los hogares que la reciben trabaja un 6,8 por ciento de los niños, niñas y adolescentes mientras que en los que no lo hacen, trabaja el 9,9 por ciento.
En 2004 uno de cada cuatro adolescentes trabajaba y no había diferencias entre hijos e hijas de padres asalariados registrados y del resto (23,9 por ciento y 24,2 por ciento); en 2012, en cambio, para los hijos e hijas de asalariados registrados el trabajo disminuyó en un 31%, mientras se mantuvo estable para el resto.
Estos datos muestran que el trabajo adolescente, el más complejo de desalentar y a la vez el que mayor abandono escolar representa, puede bajarse, sostiene un documento del ministerio de Trabajo de la Nación.
El programa Progresar, de respaldo a estudiantes, tiene a 21.391 jóvenes misioneros cobrando la prestación de 600 pesos por mes. En total, se desembolsan unos 12.834.600 pesos al mes y por año 154.015.200 pesos.
Tanto a la Asignación Universal por Hijo como al programa Progresar se pueden incorporar en cualquier etapa del año.
En el otro extremo, hay 190.351 jubilados y pensionados misioneros que también cobran por la Anses.
Desde septiembre, la jubilación mínima es de 3.231,63 pesos y el haber medio ascendió a 6.746,15 pesos.
Incluido este, ya son doce los incrementos otorgados desde la vigencia de la Ley de Movilidad. El crecimiento anual asciende al 30,47 por ciento.
En Misiones hay 69.742 Jubilados nacionales, 23.053 que reciben pensión y 97.556 con una pensión no contributiva.
Si se comparan estos números con los del año 2003, se aprecia un aumento de 244 por ciento en la cantidad de jubilados y pensionados. Quienes perciben PNC, por su parte, también son más: pasaron de 15.145 a 97.556, lo que representa un alza del 544 por ciento.

Reparto de recursos
Una de las políticas de estímulo, tanto económico como social, lanzada este año fue el plan Progresar, que vuelca recursos para que los jóvenes de entre 18 y 25 años puedan continuar sus estudios.
Para 2015 fueron presupuestados 4175 millones de pesos, para llegar a los 618.882 beneficiarios.
La principal jurisdicción que recibirá estos recursos, de acuerdo a lo consignado por la ley de Presupuesto, es la provincia de Buenos Aires, con 1612,6 millones de pesos, seguida por Córdoba (326,5 millones), Santa Fe (176,3 millones), Corrientes (138,6), Entre Ríos (113,8), Misiones (159,4), Mendoza (197,6), Tucumán (194,1), Santiago del Estero (152,4), Salta (174,5) y CABA (82,5 millones), entre otras.

Ladrillos a la vista
Muy criticada por la oposición por el uso de los recursos sociales, la Anses no sólo recuperó los fondos que estaban en manos de las administradoras privadas, sino que se convirtió en una potente herramienta de inyección económica que excede incluso las Asignaciones o Jubilaciones.

Construcción. La Anses también financia el sueño de la casa propia.

Construcción. La Anses también financia el sueño de la casa propia.

 

El plan Procrear -para la construcción de viviendas- tiene en Misiones 1249 hogares en marcha con una inversión de 346,4 millones de pesos. Hay 614 viviendas terminadas a través de la línea con terreno y 717 viviendas en un desarrollo urbanístico que camina en paralelo con el barrio Itaembé Guazú, que construye la Provincia con recursos propios y federales. La Anses licitó la obra civil, la dirección de obras y hoy se está en una etapa de obras de infraestructura, en medio del barrio Itaembé Guazú al oeste de Posadas.
En total, hay 1966 viviendas en marcha.
El programa podría haber sido incluso más efectivo, pero se encontró con el escollo de la especulación inmobiliaria, que disparó los precios de los terrenos apenas se conoció la iniciativa oficial de financiar los créditos para la compra y desarrollos de viviendas.
En Misiones la demanda es directamente proporcional con la distribución demográfica.
Es mayor en las grandes ciudades, donde la tierra es más escasa, como Posadas, Oberá, Iguazú, donde la tierra está en manos de privadas que especulan con los precios.
Los que quieren un crédito, pueden acceder hasta con ingresos de 35 mil pesos en el grupo familiar.



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE