Juicio por el crimen de Angélica Ramírez: la defensa insiste que la víctima fue violada

El abogado defensor de Francisco Bourscheid, consideró que en el debate se está dejando de lado que la niña de 14 años asesinada en septiembre de 2014 en Puerto Rico, fue violada y por varias personas. Por otro lado aseguró que los testimonios de quienes pasaron ya por el juicio se contradicen entre si, y que los refutará en la etapa de alegatos.

 

Mario Cáceres – abogado defensor de Bourscheid – Radio Libertad

El letrado Mario Cáceres dijo que “la mayoría de los testigos se contradicen y hablo inclusive de los peritos que pasaron por la sala de debates. Además arribaron a conclusiones luego de que la causa estaba cerrada, y ya a dos años del hecho. En los alegatos voy a refutar esas conclusiones porque no son admitidas por esta defensa”.

 

El abogado consideró que se trata de convencer a los jueces de teorías que no existen,  mientras que por otro lado se deja de lado que Angélica fue abusada sexualmente. “Eso está probado en el expediente. Y no fue solo por una persona, sino por varias”.

 

Sobre el testimonio del criminalista de la policía que ayer concluyó que la chica no fue abusada, Cáceres argumentó que ese hombre “no hizo un examen exhaustivo de la parte genital de la víctima, pero quien hizo la primera autopsia, la médica forense concluyó que si fue abusada”.

 

A esto agregó que en el cuerpo de la niña se encontraron fluidos de por lo menos tres personas distintas, pero que ninguna coincide con los datos genéticos de su cliente.

 

El defensor opinó que tampoco debe pasarse por inadvertido el hecho de que Angélica mantenía relaciones sentimentales, no solo con chicos de su edad, sino también con personas mayores, “cuestión que fue reconocida por la misma familia de ella, a pesar de que se trataba de una menor de edad”.

 

En ese sentido expresó que hay testigos que afirman que ella tenía relaciones con personas adultas, pero que ninguno de ellos habló de encuentros entre la niña y  Bourscheid.

 

Por último sobre la prueba que la justicia considera fundamental para la imputación del panadero, que es la mancha de sangre en la zapatilla del hombre, Cáceres dijo que técnicamente es apresurado hablar de si es una prueba implantada o no. Pero que “una persona que comete un delito lo primero que haría es ocultar las pruebas, sin embargo Bourscheid las tenia ahí en su casa, y las usaba todos los días. A él le sorprendió esa mancha de sangre en el calzado”.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE