Cómo refrescar la casa sin usar el aire acondicionado

Las ventanas, las puertas, apagar los aparatos y el agua son los aliados que permiten tener más fresca la casa sin gastar electricidad ni contaminar.
A los sonidos típico del verano, hace varios años que se incorporó el zumbido monótono del aire acondicionado, su frío y las gotas de su circuito cayendo sobre los incautos. Pero no es un sonido obligatorio en la jungla urbana.

Proponemos algunas formas de hacerlo:

-Apagar las fuentes de calor, desde las luces a la televisión. Iluminar la casa con luz natural es una buena opción si no entra demasiado calor por las ventanas.

-Bajar las persianas, correr las cortinas y cerrar las ventanas cuando el sol aprieta y hace más calor fuera. Los toldos también pueden ser de ayuda.

-Refrescar la casa por la noche. Abrir las ventanas y las puertas para que haya corriente.

-Cerrar las puertas de las habitaciones durante el día, para aislarlas, y abrirlas por la noche.

-En los momentos más calurosos, es buena idea recurrir a medidas de emergencia como abanicos y ventiladores. Beber agua fresca y darse una ducha puede marcar la diferencia.

-Regar las plantas, el patio o la acera puede refrescar notablemente la atmósfera.

-Soluciones arquitectónicas: las paredes blancas en el exterior y los muros son una forma de mantener las casas más frescas en verano. Por suerte, cuando ninguna de estas soluciones basta, siempre queda el banco en la sombra, la pileta o la playa.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE