De una historia de amor nació una innovadora inversión turística en Puerto Iguazú

Ambos nacieron a miles de kilómetros de distancia, pero el destino los unió y ahora juntos construyen una historia que pretende realizar un enorme atractivo a Puerto Iguazú. La historia de amor comenzó a tomar forma en Buenos Aires, a donde Sandra Mayerhofer viajó para estudiar. Yuelin Wu era el dueño de una cadena de restaurantes a pocos metros del departamento de la joven y allí se conocieron. Él debía volver a Shanghai, ella no quería desprenderse de sus raíces en la tierra colorada.

En menos de un año Yuelin decidió quedarse y apostar a la pareja que daba sus primeros pasos. De eso hace once años. Se casaron y formaron una familia. Él quiso volver a su país. Ella quiso volver a Iguazú. Costó convencerlo, pero también terminó enamorado de la tierra roja. Pero a la historia le faltaba algo. Sandra fue la que insistió en aportar un granito a la ciudad que alberga a las Cataratas del Iguazú, una de las Siete Maravillas Naturales del Mundo. Así nació la idea de crear un parque temático, un nuevo atractivo que estará culminado a mediados del año próximo.

6.1

 

En un enorme terreno avanza la construcción de los salones que se convertirán en espacios virtuales para conocer la historia de la tierra, de la cultura misionera, de las culturas china e india, comer y disfrutar de un paseo en un jardín japonés ideal, que compartirá espacio con juegos para niños.

La inversión será superior a los quince millones de pesos y es Sandra quien está en todos los detalles, incluso en el control de la obra y las gestiones administrativas. Yuelin, quien proviene de una familia bien posicionada en Shanghai, que posee una industria química en China, es quien aporta la inversión para cumplir el sueño de su esposa.

Sandra habla rápido. Emocionada por el sueño que va tomando forma. Nacida en Puerto Iguazú, siente que está agregando valor a una ciudad que tiene una de las maravillas naturales del mundo, pero que siempre necesita innovar para atraer y, sobre todo, retener al turista.

“Desde que nos conocimos, nunca más nos volvimos a separar. La idea del parque nació después de viajar por algunas ciudades y recorrer sus atractivos. Sentía que a Iguazú le faltaba algo así”, cuenta. La familia de Yuelin quería que su hijo armara su familia en China. Pero el amor fue más fuerte y decidió quedarse en Misiones, tierra que al principio no lo seducía. “Él mismo dice que le cambió la vida. Está feliz con el emprendimiento”, señala Sandra.

Pero no todo es una historia de novela. La inversión que ahora se muestra imponente a poca distancia de la ruta nacional 12, en el acceso a la ciudad de Puerto Iguazú, tuvo sus bemoles. No conseguían terreno y cuando lo consiguieron, el vendedor no contaba con todos los papeles en regla, situación que están terminando de solucionar. “Necesitamos apoyo, sobre todo del área de Turismo y para agilizar las cuestiones administrativas. Estamos invirtiendo mucho, pero no las respuestas no son rápidas”, definió Sandra.

Pero lo que era un enorme baldío con un bañado en el medio, se convierte de a poco en el escenario donde se mezclarán diversas culturas en un ensamble que nació de una historia de amor.



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE