En medio de un amplio despliegue de seguridad, arribó a Posadas Gaby Leal, el presunto asesino de Pablo Fraire

A las 15.30, en el aeropuerto General San Martín, arribó en un vuelo, estrictamente custodiado, el detenido Cristobal Gabriel Leal (38), extraditado por la Justicia española.

Leal, oriundo de Posadas, permaneció prófugo de la Justicia misionera desde el 2002.

Guardaría relación con la causa judicial por el homicidio de Pablo Fraire (28), desde donde se originó el pedido de detención.

Esta tarde en el aeropuerto, el dispositivo policial para el traslado de Leal estuvo conformado por la Dirección de Investigaciones de Delitos Complejos, las divisiones Homicidios e Investigaciones UR-X respectivamente.

Leal es sindicado como uno de los asesinos de Pablo Antonio Fraire (28), ultimado a cuchillazos el 25 de noviembre de 2002, en Francia y Tomás Guido, en un intento de robo.

El nombre de Gaby Leal empezó a sonar por su relación con el asesinato de Pablo Fraire semanas después del hecho. Pero pasaron meses hasta que finalmente ordenaron su captura. Sin embargo, una misteriosa llamada, cuyo autor nunca fue identificado, le avisó que la Policía y la Justicia iban a allanar su casa y se fugó. Su hermanastro Ramón “Poli” Castel y un amigo de ambos, Gustavo “El porteño” Aranda Alvarenga, tuvieron menos suerte, con el correr del tiempo fueron arrestados y luego condenados.

Los indicios que los investigadores recabaron hasta ahora indican que Gaby citó a Fraire a Francia y Tomás Guido con la excusa de venderle una computadora. Le habría dicho que estaba juntando plata para irse a vivir a España. Pablo fue y se encontró con una emboscada. Se resistió tenazmente, pero terminó muerto a puntazos. Fueron 31 cuchillazos, 19 por la espalda.

Leal fue sacado de Misiones en el auto de un familiar. Después se tomó un vuelo hacia España. En eso no mentía, se quería ir hacia Europa, pero el crimen aceleró sus planes.
Los investigadores siempre supieron que había escapado hacia la península ibérica. Pero recién en noviembre de 2013 lo atraparon. Cayó en Mallorca, luego de que lo demoraran por una infracción de tránsito. A bordo de una moto Yamaha de 125 centímetros cúbicos sobrepasó a un coche por una zona donde los adelantamientos no estaban permitidos. Lo vieron dos policías de tránsito. El panorama se le complicó todavía más cuando los uniformados se percataron de que no tenía carnet de conducir y encima el pasaporte que llevaba encima estaba vencido.
La Policía indagó sus datos personales en la base de datos de INTERPOL y en cuestión de segundos se supo que el hombre de 36 años tenía pedido de captura por un asesinato ocurrido en Misiones.
Días después se supo que cuando lo atraparon, Gaby estaba con su novia, una ecuatoriana con la que vivía en un departamento de S’Arenal de Llucmajor. También que encontraba en ese distrito español desde 2005 y que se había ganado la vida como jardinero y limpiavidrios. Para evitar que saltaran sus antecedentes, estaba en condición de ilegal.

En Posadas, la causa en la que está implicado Leal la tramita el Juzgado de Instrucción Tres.

Los peritos que analizaron las prendas de vestir de Pablo Fraire encontraron manchas de sangre de Leal. Esa prueba y los testimonios que se recabaron durante la instrucción del caso y durante el juicio a Castel y Aranda lo comprometen enormemente. Su hermanastro y su amigo fueron castigados con la perpetua en 2009. Todo indica que es el camino que le espera a Gaby.



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE