Jóvenes solidarios trabajaron en tres localidades de la provincia

El Proyecto de la Ruta de la Tierra Colorada realizó durante el fin de semana las jornadas de servicio en tres localidades misioneras. Durante tres días los voluntarios trabajaron sirviendo a diferentes comunidades de San Pedro, Puerto Piray y Puerto Esperanza. Esta edición del proyecto social y misionero convocó a 70 personas con el fin de compartir el mensaje de Fe a los pobladores

Durante tres días los voluntarios trabajarán sirviendo a diferentes comunidades de San Pedro, Puerto Piray y Puerto Esperanza. Esta edición del proyecto social y misionero convocó a más de 70 personas con el fin de compartir el mensaje de Jesús a los pobladores.

El Proyecto de la Ruta de la Tierra Colorada nació en el año 2012, como iniciativa de un grupo de estudiantes y profesionales pertenecientes a Vida Estudiantil Misiones, quienes identificaron una problemática al observar y conocer en profundidad la realidad de los sectores rurales de su provincia. En consecuencia se movilizaron y dieron forma a lo que por entonces se perfilaba como un proyecto.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La esencia del proyecto consiste en ayudar a los sectores más vulnerables para desarrollar sus potencialidades humanas, y con ello contribuir a la transformación social de su entorno. Esto es posible gracias a la movilización de los diferentes actores de la comunidad: vecinos e instituciones aportando donaciones, voluntarios que se movilizan hasta los lugares de trabajo, profesionales de la salud que dan de su tiempo para brindar atención médica gratuita.

Durante el tiempo de trabajo, los voluntarios realizaron diferentes tipos de actividades, entre las que se destacan charlas y seminarios que tienen como base principios y valores tomados del ejemplo de la Vida de Jesús. También se proyectará la Película Jesús, uno de los recursos evangelísticos más utilizados en el mundo para compartir el mensaje de Fe.

Para aportar a las necesidades, se brindó atención odontológica a través del consultorio móvil provisto por la Cruzada Estudiantil y Profesional para Cristo, para que la atención médica pueda llegar al lugar de la necesidad, y que las distancias o los accesos no sean una barrera para la salud de estas poblaciones.

Por otra parte los voluntarios tuvieron la tarea de repartir las donaciones conformadas por medicamentos, alimentos, zapatillas, trabajar en reparaciones y mantenimiento de la infraestructura de diversas instituciones como escuelas y hospitales. Cada una de las tareas tiene como objetivo el servicio al prójimo y buscan conectar con las personas para compartir el mensaje de la fe cristiana.



Quizás tambien le interese...