Con la participación de más de 300 estudiantes, se realizó el cierre del ciclo de charlas “Noche de los Lápices”

El ciclo de “charlas talleres” sobre “La Noche de los Lápices” organizado por la Jefatura de Gabinete de la Provincia con la colaboración de Apes y AdoSec , cerró ayer en el Hotel Julio César con la participación de 300 chicos y chicas de distintos colegios (BOP N°36, Epet N° 1, Normal Mixta, Cep N° 57, Poli 13, Cep N° 4, entre otros).

Este ciclo de talleres se realizó en 15 colegios de Posadas y se dictaron 25 charlas sobre la última dictadura militar y la noche de los lápices desde el 3 de septiembre hasta el día de hoy donde también surgieron debates sobre temáticas juveniles actuales.

En la ceremonia de clausura, estuvo presente el jefe de Gabinete Ricardo Escobar junto  a la directora de Enseñanzas secundarias del Consejo general de Educación, la subsecretaria de Derechos Humanos, Amélia Báez y sobrevivientes de la última dictadura.

 

Profunda reflexión del ministro Escobar sobre la Memoria y la Democracia

Escobar  habló  a los secundarios presentes e hizo una profunda reflexión de la memoria, de sociedad y de la democracia. Reseñó su vida de estudiante y las luchas sociales de los jóvenes de su época. “En la época de la dictadura yo tenía 15, 16 años y habíamos tomado la decisión de participar activamente en el centro de estudiantes, no sólo para la estudiantina, sino para luchar por las mismas cosas que hoy plantearon como infraestructura escolar, funcionamiento, los programas de las escuelas y si eran adaptables o no a la idiosincrasia y cultura de los chicos. Luchábamos por tener pinacotecas y bibliotecas. En esa época no había internet y teníamos que investigar aún más. Sin educación, sin formación y sin conocimiento no hay futuro, porque una sociedad evoluciona en la medida que sus ciudadanos accedan a conocimientos para poder tener luego un país culto, informado y que nadie le tire de las narices. A veces el no saber da pie para que muchos políticos hagan todo al revés de lo que la gente necesita y no cumplan lo que prometen en las campañas y por eso escuchamos que nuestras familias reclaman contra la realidad que nos toca vivir”, manifestó.

En este sentido, remarcó el valor de vivir en democracia como una forma de vida más allá de las imperfecciones del sistema: “Sin democracia no existen posibilidades de tener sociedad con más salud, cultura y educación. Seamos libres de pensar lo que queramos en la medida de no avasallar al prójimo”.

Además, relató como fue sobrevivir el día a día de la detención en la clandestinidad: “Durante siete años viví horrores y cuando salí me prometí no olvidar, no sólo por lo que me pasó sino por lo que le pasó a mis compañeros también. El sistema que conocí yo pero que no conocen ustedes y ojala nunca conozcan, fue muy terrible. La dictadura que yo viví fue muy terrible y sangrienta. Esa situación vivió toda la sociedad. El pecado nuestro era cuestionar la dictadura militar que se llevaba por delante todo lo que durante décadas se construyó. Se destruyeron miles de empresas y de familias. Junto con una gran deuda externa, además de los fondos buitres. Por eso hay que defender la democracia. No estoy de acuerdo con poner mano dura, porque eso nos convierte en sospechosos a todos. Y no siempre la justicia funciona como tiene que funcionar.  A mí me secuestró la policía de Misiones, pero no por eso salí rencoroso”, reflexionó el Ministro, quien además confesó: “Estoy comprometido por la memoria, la verdad y la justicia pero también estoy comprometido por que haya más trabajo salud y educación”.

 

Antes de finalizar se entregaron libros de “La Vida Entre Paréntesis, Crónica de un Militante”, a los responsables de cada colegio y también certificados de participación a cada uno de los estudiantes.

Este ciclo de talleres se realizó en 15 colegios de Posadas y se dictaron 25 charlas sobre la última dictadura militar y la noche de los lápices desde el 3 de septiembre hasta el día de hoy donde también surgieron debates sobre temáticas juveniles actuales.

En la ceremonia de clausura, estuvo presente el jefe de Gabinete Ricardo Escobar junto  a la directora de Enseñanzas secundarias del Consejo general de Educación, la subsecretaria de Derechos Humanos, Amélia Báez y sobrevivientes de la última dictadura.

 

 

Profunda reflexión del ministro Escobar sobre la Memoria y la Democracia

Escobar  habló  a los secundarios presentes e hizo una profunda reflexión de la memoria, de sociedad y de la democracia. Reseñó su vida de estudiante y las luchas sociales de los jóvenes de su época. “En la época de la dictadura yo tenía 15, 16 años y habíamos tomado la decisión de participar activamente en el centro de estudiantes, no sólo para la estudiantina, sino para luchar por las mismas cosas que hoy plantearon como infraestructura escolar, funcionamiento, los programas de las escuelas y si eran adaptables o no a la idiosincrasia y cultura de los chicos. Luchábamos por tener pinacotecas y bibliotecas. En esa época no había internet y teníamos que investigar aún más. Sin educación, sin formación y sin conocimiento no hay futuro, porque una sociedad evoluciona en la medida que sus ciudadanos accedan a conocimientos para poder tener luego un país culto, informado y que nadie le tire de las narices. A veces el no saber da pie para que muchos políticos hagan todo al revés de lo que la gente necesita y no cumplan lo que prometen en las campañas y por eso escuchamos que nuestras familias reclaman contra la realidad que nos toca vivir”, manifestó.

En este sentido, remarcó el valor de vivir en democracia como una forma de vida más allá de las imperfecciones del sistema: “Sin democracia no existen posibilidades de tener sociedad con más salud, cultura y educación. Seamos libres de pensar lo que queramos en la medida de no avasallar al prójimo”.

Además, relató como fue sobrevivir el día a día de la detención en la clandestinidad: “Durante siete años viví horrores y cuando salí me prometí no olvidar, no sólo por lo que me pasó sino por lo que le pasó a mis compañeros también. El sistema que conocí yo pero que no conocen ustedes y ojala nunca conozcan, fue muy terrible. La dictadura que yo viví fue muy terrible y sangrienta. Esa situación vivió toda la sociedad. El pecado nuestro era cuestionar la dictadura militar que se llevaba por delante todo lo que durante décadas se construyó. Se destruyeron miles de empresas y de familias. Junto con una gran deuda externa, además de los fondos buitres. Por eso hay que defender la democracia. No estoy de acuerdo con poner mano dura, porque eso nos convierte en sospechosos a todos. Y no siempre la justicia funciona como tiene que funcionar.  A mí me secuestró la policía de Misiones, pero no por eso salí rencoroso”, reflexionó el Ministro, quien además confesó: “Estoy comprometido por la memoria, la verdad y la justicia pero también estoy comprometido por que haya más trabajo salud y educación”.

 

Antes de finalizar se entregaron libros de “La Vida Entre Paréntesis, Crónica de un Militante”, a los responsables de cada colegio y también certificados de participación a cada uno de los estudiantes.



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE