Repitencia: se trabaja sobre la inclusión con nuevas pedagogías

La repitencia y el abandono escolar afectan principalmente a los más pobres. Entre los más pobres 23 de cada cien repiten. Entre los más ricos, apenas 4,5.
“Por ello, trabajar intensamente en la disminución de la repitencia y el abandono escolar es equivalente a trabajar por la mejora de las oportunidades educativas de los más pobres», define un estudio de UNICEF Argentina con propuestas para superar el fracaso escolar, realizado en 2007 con el respaldo de la fundación Noble, del grupo Clarín.
Hoy hay un «escándalo» educativo que incluye a todos los candidatos presidenciales de la oposición entrevistados por el diario de ese mismo grupo, por una medida adoptada por la provincia de Buenos Aires que va en línea con el concepto de inclusión educativa que puso en marcha el Gobierno nacional y que adoptó como propio hace varios años el gobierno de Misiones.
“Se eliminan los aplazos”, cuestionaron al unísono en contra de la decisión de Daniel Scioli. Y la reforma no menciona los aplazos.
“No se eliminan los aplazos. Se eleva la escala. Eso es una simplificación”, señala el ministro de Educación de Misiones, Luis Jacobo.
La Dirección General de Cultura y Educación bonaerense dispuso que los estudiantes de primero a tercer grado tendrán una evaluación conceptual con calificaciones de «regular», «bueno» y «muy bueno».
Para los cursos de cuarto a sexto grado, regirá una escala de calificaciones numéricas que irá de 4 a 10 y eliminará las notas 1, 2 y 3.
Estos sistemas no descartan la posibilidad de desaprobación, que será con «regular» en los años inferiores y con una nota de 4 a 6 en los superiores.
Además, los chicos podrán pasar de grado a pesar de tener hasta dos áreas curriculares desaprobadas.
El sistema previo establecía para el segundo ciclo de primaria tres rangos de notas, con resultados diferentes.
Quienes obtenían 7 o más promovían el año; los que se sacaban entre 4 y 6 debían realizar el Primer Período de Compensación y Acreditación al final del ciclo lectivo y aprobarlo con 7, aunque si no lo conseguían podían ir al Segundo Período; y los que terminaban el año con menos de 4, tenían que «concurrir obligatoriamente a todos los períodos de compensación y acreditación previstos».
La nueva norma establece claramente que lo que cambia es el sistema de calificaciones: elimina las notas 1, 2 y 3 entre cuarto y sexto grado, de 4 a 6 se desaprueba y de 7 a 10, se aprueba.
Instaura un nuevo sistema de evaluación, que admite los aplazos aunque permite que los alumnos pasen de grado con una materia reprobada (similar a las previas de la secundaria).
Los chicos tendrán tiempo hasta diciembre del año siguiente para recuperar los contenidos y, si no alcanzan los objetivos pedagógicos, entonces podrán repetir.
Tampoco es nueva la no repitencia en el primer ciclo, compuesto por primer y segundo grado, ya que es una resolución adoptada por el Consejo Federal de Educación, que integran todas las provincias.
«Son cambios mucho más profundos para garantizar la inclusión», define Jacobo en línea con la metodología aplicada en Misiones.
Jacobo explica que el cambio en el sistema de notas apunta a eliminar una carga y un estigma social para el chico que no alcanza los objetivos. Pero se elimina el cero. «Con cuatro o cinco, no aprueba», explica.

 

Jacobo repasó que en Misiones también se eliminó el IFEI -examen final que no dependía del promedio y que obligaba al alumno a rendir la materia sin derecho a recuperatorio si no lo superaba- unimos primer y segundo grado como unidad pedagógica y ampliamos el número de escuelas secundarias.
Todo apunta a la contención del alumno dentro del aula, señala y aunque una medida como la tomada por Buenos Aires no es analizada, no se descartan cambios que vayan en esa línea.
«Lo decidido en Buenos Aires, como primera impresión, va en la línea de lo que practicamos en Misiones», insistió.

 

Pequeños fracasos

UNICEF considera que «repetir el año es reiterar el mismo nivel de desafío, en una concepción teórica del aprendizaje, que muchas veces se decide sin criterios claros». “La repitencia y el abandono son las manifestaciones más evidentes de una sucesión de pequeños fracasos en la experiencia escolar de niños y niñas, no entender, faltar mucho, no hacer la tarea, no contar con útiles y libros, vivir situaciones familiares adversas, discriminaciones, falta de apoyo, trabajo en la casa», agrega.

unic

 

Misiones fue una de las provincias elegidas por UNICEF para poner en marcha el programa Todos Pueden Aprender, que tuvo un impacto directo en la disminución del fracaso escolar, regularización del flujo de matrícula, mejora en los rendimientos escolares de los alumnos con promoción asistida y reducción de las desigualdades entre secciones.

 

 

Pag 02 repitencia
Los datos oficiales revelan una reducción de la repitencia.
La tasa en Misiones en 2005 era de 8,93 por ciento en la EGB 1 y 2 y del 11,53 en la EGB 3, con una sobreedad de 39.81 en el primer ciclo.
En 2009 bajó a 5,4 y las estadísticas del año pasado indican que se redujo a 5,3 por ciento en el primer grado, 5,6 en segundo y 4,7 en tercero.
En las escuelas estatales el índice fue de 4,7 por ciento, mientras que en las privadas, de apenas 1,2.
Lo mismo sucede en el primer escalón de la secundaria: la tasa de repitencia en las estatales fue de 11,4 por ciento, mientras que en los colegios privados, solo de 3,1 por ciento.
Las autoridades educativas de Misiones coinciden en que los más afectados por la repitencia son los de clases menos favorecidas.
«La rigidez del sistema choca contra la inclusión que es una política destacada en Misiones», definieron.



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE