Todo listo para disfrutar de la Traviata en el Teatro Lírico

Una ópera que lleva como leitmotiv “Amore e morte” ya cuenta con su toque misionero. Desde los primeros acordes de “la Traviata” de Giuseppe Verdi el espectador se dará cuenta de que está ante una obra maestra en la que el amor radical y profundo marca cada nota y cada palabra. Los músicos, escenográfos y bailarines misioneros lograron tomar el concepto y representar la obra en su máximo esplendor.

Hoy es el gran día. Los artistas realizaron ayer el ensayo general con el vestuario, la escenografía completa de  los tres actos de esta maravillosa obra de época de Verdi. El ensayo general fue para ajustar los tiempos, colores, iluminaciones, bases, sombras y luces. Para deleite de los actores, músicos y directores, todo salio perfecto.

P2020647

Esta historia de amor, como sucede en la vida real, sucede también en la ópera. A la par de la representación, se dispuso una traducción de la letra, para que todos puedan acompañar la representación de la obra compuesta por Giuseppe Verdi y Francesco Maria Piave.

 

Esta es una de las producciones misioneras más importantes, porque serán más de 100 personas en escena, sumados a un gran número de técnicos, escenográfos, iluminadores, directores de puesta en escena y vestuaristas.

DSC_0301

Es la primera producción de este año en el Teatro Lírico con los elencos dependientes de la Dirección de Orquesta de Cámara y Coro Estable, dirigidos por el maestro Emilio Rocholl, el Ballet del Centro del Conocimiento, dirigido por la maestra Laura de Aira y las áreas de escenotecnia y talleres de escenografía del Centro del Conocimiento.

 

La dirección escénica corresponde a María de la Paz y María Concepción Perre, la escenografía y vestuario a Luciana Fornasari y Adriana Maestri, además de las interpretaciones como Violetta de Graciela Oddone (Soprano), Alfredo de Darío Schmunck (Tenor)  y Germont de Ernesto Bauer (Barítono), que se suman a solistas del Coro Estable e integrantes del Ballet del Centro del Conocimiento.

 

La puesta en escena de los tres actos es una muestra del profesionalismo artístico que hay en la provincia. Desde el preludio que da inicio a la obra, pasando por el salón de fiestas de Violetta Valery; hasta el campo en donde vive apaciblemente con Alfredo Germont, el tercer acto es en la intimidad de la casa de Violetta.

 

Cada escena es complementada por la escenografía y la iluminación, que demuestran cuanto se ha avanzado desde los primeros pasos del teatro Lírico. Además excelentes artistas, hay profesionales que están a la altura de cualquier desafío para complementar la labor en escena.

P2020675

Para lograr la ambientación de esta obra de carácter intimista, se ha volcado un trabajo arduo en el escenario, en el vestuario; logrando mostrar espacios de Paris del 1800. La puesta en escena busca profundizar en los perfiles psicológicos de sus personajes y sus sentimientos. La historia narra la tragedia de Violetta Valery, una cortesana que es obligada a renunciar al amor y ataca la hipocresía de una sociedad clasista.

 

La Traviata es una ópera concebida como melodrama italiano. Tomándose de eso y conociendo la opera como un género muy preciso, los directores plantean esta escenografía de fines del siglo XIX, en Paris, como la original.

DSC_0305

En este contexto, Violetta, la protagonista es una meretriz que se enfrenta a dos grandes monstruos, la tuberculosis y una sociedad clasista, hipócrita, la clase alta de Paris, que es la gran oponente de Violetta. “No estamos yendo a una puesta de museo, no es historicista, sino que nos vamos a esa época para captar más la esencia de la obra” explicó una de las directoras.

 

DSC_0308

La Traviata

 

La Traviata (título original en italiano) es una ópera en tres actos con música de Giuseppe Verdi y libreto en italiano de Francesco Maria Piave, basado en la novela de Alexandre Dumas (hijo) La dama de las camelias (1852), aunque no directamente sino a través de una adaptación teatral. Originariamente lo titularon Violetta, por el personaje principal.

Es una obra atípica dentro de la producción de Verdi por su carácter realista. No refiere grandes hechos históricos, como Nabucco, ni está basada en tragedias como Macbeth, sino que es un drama psicológico de carácter intimista. Fue la primera ópera en el cual los actores usaron trajes contemporáneos de la época (smoking y vestidos largos de dama a la usanza francesa o inglesa) ya que hasta ese momento, las óperas siempre usaban trajes históricos, correspondiente a siglos pasados u otras civilizaciones (tal como pasó en Aida donde usaban ropas del antiguo Egipto, Nabucco del antiguo Israel o Rigoletto que evocaba al siglo XVI del norte de Italia).

Está dividida en 3 actos que respetan la estructura tradicional de presentación, desarrollo y desenlace. El eje dramático de la ópera está centrado en la protagonista, Violetta Valery, a diferencia de la novela de Alejandro Dumas centrada en su amante Alfredo Germont, y hace de ella un retrato aún más idealizado, mostrándola como un ser casi angelical.

DSC_0302

El acto uno es en el salón en casa de Violetta Valery, una famosa cortesana, da una lujosa fiesta en su salón de París para celebrar su recuperación de una enfermedad. Uno de los últimos en llegar a la fiesta es Gastón, un conde, que llega acompañado de su amigo, el joven noble Alfredo Germont, que hacía tiempo que deseaba conocer a Violeta pues la adoraba desde lejos. Mientras pasea por el salón, Gastón le dice a Violetta que Alfredo la ama, y que mientras ella estaba enferma, él la visitó cada día. Alfredo, una vez presentados, le expresa su preocupación por su delicada salud, y luego le declara su amor.

El acto dos es una escena de campo donde Violetta pasa los días con Alfredo en las afueras de París. Ella se ha enamorado de Alfredo y ha abandonado completamente su anterior estilo de vida. Alfredo canta su vida feliz juntos. El padre de Alfredo, Giorgio Germont, llega a la casa y exige a Violetta que rompan su relación con su hijo por el bien de su familia, pues la suerte de su hermana ha sido destruida por su conexión con ella, ya que su reputación como cortesana compromete el nombre Germont.

P2020681

El tercer acto muestra a una Violetta que con el fin de vencer su dolor, se sumerge más profundamente que nunca en su anterior estilo vida.

Poco tiempo después, Alfredo confronta a Violetta en una fiesta y la avergüenza delante de los demás invitados al arrojarle dinero – el cual él dice que le debe por los servicios rendidos mientras vivían juntos en el campo. (El no sabe acerca de la visita de su padre y cree que Violetta lo ha dejado por otro hombre). Violetta superando su enfermedad y su pena, se desmaya. Germont entra y reprocha a Alfredo por tratar a una mujer tan irrespetuosamente. El barón Douphol, la escolta de Violetta, reta a Alfredo a un duelo. Violetta se recupera concientemente y declara su amor por Alfredo.

Unos pocos meses luego de la fiesta, la tuberculosis ha confinado a Violetta a la cama. El anciano Germont le envía una carta que dice que ha informado a Alfredo del sacrificio que ella ha hecho por él y su hermana. Alfredo (regresando del exilio luego de herir al barón durante su duelo), se apresura por llegar a su lado, entendiendo que Violetta se ha sacrificado por él, y le ruega que lo perdone. Ella muere en sus brazos.



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE