Caso Knott: fuerzas federales se sumaron al rastrillaje

Ni la camioneta robada ni los asesinos del empresario de Montecarlo aparecieron aún. El domingo demoraron a un primo de la víctima, luego de que se le secuestrara un rifle calibre 22, pero fue liberado y no tendría nada que ver con el hecho.

HECTOR KNOTT

Por tierra, agua y aire se rastrilló ayer el municipio de Montecarlo y sus alrededores para dar con los asesinos del empresario citrícola Héctor Helmut Knott (47), ultimado de un balazo en la espalda el sábado por la noche tras un asalto en su vivienda de Montecarlo.
De los ladrones se sabe lo que detallaron los damnificados: de los tres, dos eran de estatura baja y contextura delgada; vestían ropa oscura y llevaban pasamontañas. El restante era alto, con cabello corto oscuro y llevaba una gorra tipo “jockey” rojo.
Los investigadores creen que los autores del golpe son de la zona. Ayer Misiones Online confirmó que el trío se llevó poco más de 20 mil pesos de la casa de la víctima. Pero buscaban cerca de 350 mil pesos.
Fuentes cercanas a la investigación indicaron que el domingo fue demorado un primo de Knott. Se trata de un hombre de unos 50 años que estaba con el empresario cuando sucedió el atraco. Es más, es el dueño de la camioneta Chevrolet S-10 gris con la que huyeron los delincuentes. Ese vehículo todavía no apareció.
La demora se produjo porque en su residencia, cercana a la del fallecido, encontraron un arma cuyo calibre es similar al que utilizaron los asaltantes que mataron a Knott.

Las fuentes indicaron que no hay elementos que vinculen a ese primo con el caso y que, de momento, lo investigan por “tenencia ilegal de arma de fuego” (le incautaron un rifle calibre 22). Ya fue liberado.

Prefectura, Gendarmería y policías de distintas Unidades Regionales están trabajando en el caso.

Knott cobraba una jubilación suiza y se dedicaba a la producción de cítricos. Vivía a diez cuadras de la avenida principal de la localidad y a 300 metros del Campo Municipal de Deportes. El sábado, cuando se disponía a salir, lo interceptó un trío armado.

En ese momento estaba con el primo, la hija y otra familiar. Todos fueron reducidos.

Una vez que tomaron el dinero que había en la residencia (los asaltantes preguntaban por un monto mayor), se llevaron a Knott como rehén. El hombre apareció muerto poco después. Le habían efectuado un tiro en la espalda. Se cree que le dispararon una vez que lo bajaron de la camioneta y cuando se disponía a volver a su hogar.

La banda huyó en la camioneta Chevrolet S-10 gris del primo de Knott.

Sus restos fueron inhumados en Montecarlo los restos del empresario, que había regresado a la Argentina hacía dos años, porque extrañaba su patria, según confiaron sus familiares.
Fuentes cercanas a la investigación habían confiado el domingo que la gavilla buscaba una fuerte suma de dinero que creía tenía la familia.



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE