En Misiones falta una “policía arqueológica”, dijo la historiadora Liliana Rojas

La historiadora Liliana Rojas se refirió a la tecnicatura en “Administración y gestión cultural” que se abrirá el año que viene en el instituto Hernando Arias de Saavedra, donde es profesora. A raíz de la nueva carrera que no tiene antecedentes en Misiones ni en la región, hay una cátedra abierta en la cual ya se dictó el segundo módulo, en el cual ella disertóacerca de la importancia del patrimonio histórico en la política cultural.

Audio profesora Liliana Rojas, sobre gestión cultural y el registro del patrimonio histórico. 

El curso se desarrolló el sábado último, en el salón Cabannon del hotel de Bolívar y Colón en Posadas, y donde también estuvo exponiendo el doctor en Antropología, José Luis Castiñeira de Dios, en relación al tema “Políticas culturales y plan estratégico”.

La nueva carrera

 

LILIANA ROJAS

Según enmarcó Rojas, la carrera abarcará la gestión cultural para todas las instituciones que realizan gestiones de esta naturaleza y se requiere contar con recursos humanos especializados. No tiene antecedentes en Misiones ni en la región, la única carrera vinculante fue la de conservador de museos que se abrió en el instituto Montoya por creación de la historiadora, y que funcionó un tiempo en la década del 90, hasta que cerró después de haber formado una cohorte en la cual salieron especialistas de museos.

Lo importante es la administración y gestión de lo cultural, dijo la historiadora, y a fin de sensibilizar y concientizar a la población, estos cursos del Saavedra ya son materia que forman parte de la nueva tecnicatura que tiene una notoria inscripción, especialmente del personal del Centro del Conocimiento, docentes del Saavedra y público en general.

Patrimonio histórico o cultural

Rojas aclaró que el patrimonio histórico es el patrimonio cultural, y “es muy abarcativo porque comprende lo arquitectónico, espiritual, arqueológico, y lo que más nos llama la atención es lo arquitectónico, el edificio construido que está en pie o en ruinas y en nuestro caso los conjuntos jesuíticos de los viejos pueblos de los guaraníes”, dijo.

Actualmente se incorporó el concepto de valor cultural, porque “hoy poner un objeto en un museo no es solamente por el objeto en sí sino por el valor agregado que le adjudica la comunidad, en el cual el objeto ha cumplido una función en un tiempo y en un contexto determinado”. Dijo que Misiones hay registrados más de 50 museos distribuidos en casi todas las localidades y que poco se conoce.

“Una policía arqueológica”

Liliana Rojas hizo hincapié en el patrimonio arqueológico e histórico que en el caso de toda la Argentina y Latinoamérica adolece de una falla, que considera que hay que tratar de solucionar lo más pronto posible.

Observando que Misiones es rica en patrimonio arqueológico y una provincia joven en el sentido de las prácticas arqueológicas, Rojas sostuvo que casi todas las acciones se han intervenido en función de la construcción de las represas inicialmente, y las otras acciones tuvieron que ver con determinas reducciones jesuíticas como Santa Ana y Loreto, “hay mucho por hacer pero para ello necesitamos de una legislación, porque no tenemos una legislación protectora o una suerte de policía arqueológica que se encargue de la custodia de los bienes y evitar los saqueos, porque la construcción de pozos de los famosos buscadores de tesoro siguen produciendo un daño terrible”, afirmó.

Por otra parte el avance de obras pública en general en la Argentina afecta el patrimonio arqueológico por la cantidad de pueblos precolombinos que se establecieron en todo el territorio, cada vez que se abre una carretera, se hacen tendidos eléctricos, gasoductos, entre otros, cree que primero debe hacerse un estudio previo de los especialistas para detectar qué sociedades vivieron allí y qué resguarda todavía el sitio, no solo ponerlo en valor sino cuidarlo también.

La legislación que falta

La legislación que hace falta es a nivel nacional y la Provincia puede adherirse después, en ese sentido, el artículo 41 de la Constitución reformada de 1994 especifica los aportes que deben generarse desde la Nación, a los que se suman en forma complementaria lo provincial, indicó la profesora Rojas.

Recordó que “tenemos una legislación protectora que es la Ley Nº 1280 del año 1980 que se reglamentó en la década en la década del ’90 y es una ley que hay que acrecentarla con otras leyes que se incorporen”.

Inventariar el patrimonio

La historiadora consideró que hay mucho para mostrar del patrimonio, la legislación hay que ponerla en vigencia, continuar con el inventario de los bienes históricos de la provincia, impulsar la declaratoria de interés ya sea a nivel provincial y municipal, y es fundamental el registro de bienes patrimoniales que se había comenzado y está en un parate, dijo, y advirtió que si no se registran se corre el riesgo que se pierda el patrimonio que es lo que preocupa, no sólo con el avance de obras sino los objetos culturales que ya están rescatados en los museos y hay que hacer inventarios y catálogos, dijo recordando que hace unos años se perdieron obras de un museo local y que no se han recuperado.

“Gestores culturales”

En la última parte de su charla hizo hincapié en la gestión cultural, consideró la importancia que tiene la formación de gestores culturales, si la gestión cultural como conjunto de procedimientos que garanticen el acceso de la población a su patrimonio, es necesario que los gestores culturales tengan una formación muy intensa, sobre todo en lo que hace al conocimiento de qué es lo que implica administrar lo cultural para poder gestionarlo, y en esa gestión tiene que ver su formación, la investigación y la información, y “ahí es donde entra en juego todo lo que tengan que ver los medios de comunicación actual y el uso de internet, esos medios facilitan la comunicación de los contenidos y los bienes culturales”, explicó Liliana Rojas, subrayando “el desafío del gestor cultural de cómo llevar el producto, el acto y la acción cultural al público que actualmente ya no es pasivo sino activo y crítico”.

 Fortalecer la identidad

Abordó el tema de la identidad que está en continuo cambio, “no podemos exigir ni decir somos esto, como una cajita encerrada, no es así, la identidad se construye permanentemente surge de la conciencia que adquiere la comunidad a través de ese patrimonio, y en la medida que ayudemos a la sociedad toda a adquirir conciencia que es necesario conservar ese patrimonio, estamos contribuyendo a que nuestra identidad se fortalezca”, aseguró.

 



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE