Hallan las cajas negras del avión estrellado en Africa

El gobierno francés confirmó que no hay sobrevivientes. Y apuntó al mal tiempo como motivo del accidente.


Finalmente, se hallaron hoy las cajas negras del avión estrellado ayer en África. Y se confirmó que no hay ningún sobrevivientes. Así lo anunció hoy el presidente francés, Francois Hollande. París apuntó al mal tiempo como motivo de la tragedia. Y descartó que se la aeronave haya sido derribada por un misil.

“Creemos que este avión se estrelló por razones climatológicas”, dijo el ministro ministro del Interior francés, Bernard Cazeneuve, especificando, sin embargo, que “ninguna hipótesis puede ser rechazada”.

El aparato con 116 personas a bordo, propiedad de la española Swiftair, se estrelló ayer cuando cubría la ruta entre Ugagadugú, capital de Burkina Faso, y Argel.

En una breve declaración, Hollande indicó que ya se ha encontrado una caja negra, que ha sido enviada a la ciudad de Gao, en el norte de Mali.

Alrededor de un centenar de militares francesas llegaron esta mañana a la zona donde están los restos del MD-83, cerca de la frontera con Burkina Faso, dijo el presidente francés.

Explicó que los fragmentos del aparato están “concentrados en un espacio limitado, pero es demasiado pronto para sacar conclusiones” sobre los motivos del siniestro, y por eso aunque se barajen algunas hipótesis, “en particular” las malas condiciones meteorológicas, “no descartamos ninguna”.

El jefe del Estado francés, que presidió una reunión de crisis con los principales miembros de su Gobierno implicados en la gestión de esta catástrofe, dijo compartir “el dolor de las familias” de los ocupantes del aparato, y señaló que mañana serán recibidas las de los 51 franceses en el Ministerio de Exteriores.

“Todos mis pensamientos van a las víctimas, a las familias”, indicó el jefe del Estado, que avanzó que esta tarde su Gobierno dará más detalles de la investigación que “está en marcha”.

A ese respecto, precisó que se han enviado al lugar donde el aparato se estrelló especialistas del organismo oficial francés encargado de las investigaciones de accidentes aeronáuticos, el BEA, así como gendarmes de la división del transporte aéreo.

Esta mañana, el secretario de Estado de Transportes de Francia, Frédéric Cuvillier, había señalado que a la vista de que los restos se han encontrado “concentrados”, la aeronave “se podría haber desintegrado en tierra”, es decir, que no explotó en vuelo.
Cuvillier dijo que, con esos elementos, se descartan algunas hipótesis, “en particular” que hubiera recibido el impacto de un misil.

La razón es que, momentos antes de que se perdiera el contacto con el vuelo Uagadugú-Argel, la tripulación señaló que iba a cambiar de ruta por la situación meteorológica.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE