Crimen de los policías: la familia Guirula despidió al joven en el cementerio La Piedad

Fue este domingo. El joven estaba en pareja y tenía dos hijos pequeños. Lo atacaron cuando estaba esposado, indefenso, en la caja del patrullero.

75773_116847911711477_5889879_nAyer, familiares, amigos y allegados despidieron los restos de Carlos Raúl Guirula (33), el albañil nacido en Apóstoles y residente en Posadas, que fue asesinado a golpes el sábado por la madrugada luego de que la Policía lo detuviera por un incidente en un motel de Santa Catalina y Andresito. Fue inhumado en el cementerio La Piedad.
“Quiero dar las gracias a familiares y amigos x estar con mi familia en estos momento tan doloroso para mi familia. Hermano, desde el cielo cuidale a tus hijos y dale mucha fuerza a Nora para seguir adelante con ellos. Iluminá desde ahí y danos mucha fuerza y consuelo xq todo tus seres queridos estamos destruidos. Mamá no tiene consuelo, Carmela tampoco y Sergio se siente solo. Se fue su compañero en todo y yo todavía no creo; para mí estás acá. Siento que te voy a ver llegar con tu auto a casa, con tu amigo Raúl, te voy a esperar siempre”, escribió en su cuenta de Facebook la hermana de la víctima, Claudia Editth Guirula.
Por estas horas, los responsables de la investigación, que son distintas dependencias de la fuerza de seguridad provincial, están terminando los informes que serán remitidos al juez de la causa, Marcelo Cardozo, quien indagará a los nueve policías detenidos el miércoles.
Guirula fue demorado el sábado a las 3.30 y murió minutos después a raíz de una brutal golpiza que recibió mientras era trasladado a la comisaría XIII del barrio Guazupí. Creen que falleció en la caja del patrullero en la que lo llevaban esposado. Así, reducido, en la carrocería del móvil, se encontraba cuando le aplicaron golpes de puños y patadas hasta ultimarlo.
Cuando los uniformados se dieron cuenta de que no presentaba signos vitales, le tiraron agua para reanimarlo y hasta le habrían practicado ejercicios, pero ya era muy tarde. Entonces, habrían decidido modificar la escena del crimen. Lavaron la camioneta y baldearon un sector del playón donde se detuvo el patrullero y, se cree, bajaron arrastrando al albañil.

DESPEDIDA



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE