Escenario. El joven fue llevado a la comisaría XIII y llegó muerto por los golpes.

Crimen de los policías: nueve policías detenidos y tres jefes pasados a disponibilidad

Tres altos jefes policiales fueron pasados a disponibilidad y nueve efectivos quedaron detenidos ayer en el marco de la investigación por la detención de un hombre que llegó muerto a una comisaría de Misiones, informaron fuentes de la fuerza.
El fallecido fue identificado como Carlos Raúl Girula, de 33 años, quien, según la autopsia, falleció por un traumatismo de tórax, rotura de bazo y sangrado interno.

La Jefatura de Policía determinó pasar a disponibilidad a los jefes de la Unidad Regional 1, comisario mayor David Santiago Amaral -vinculado al caso de las escuchas ilegales-, del Comando Radioeléctrico de la misma Unidad Regional 1, Ramón Armando Irala, y de la Comisaría 13, Fabian Rivero, además de Jorge Sosa, subjefe de la esa misma dependencia, responsables directos de los efectivos que participaron del operativo de detención del hombre.
Desde el ministerio de Gobierno señalaron que “todo está en manos de la Justicia”, pero “no se van a perdonar hechos de esta naturaleza”.

Esposado y golpeado
El hecho ocurrió a las 3:40 de ayer cuando efectivos policiales de la seccional Decimotercera fueron requeridos por un empleado del motel Park ubicado en la avenida Santa Catalina, de Posadas, quien denunció un desorden en dicho predio.

El hombre habría llegado al lugar con dos amigos y dos mujeres.
Sus amigos ingresaron a las habitaciones a mantener relaciones sexuales, mientras que Girula esperó en el vehículo.
Después ingresó al lugar a retirar bebidas que en principio se habría negado a pagar.
Por eso, el encargado del lugar, identificado como Juan S., llamó a la Policía y cuando llegaron los efectivos, les indicó el sitio donde se encontraba, en un Renault 19.
Según trascendió, ya había aceptado pagar el consumo, pero los policías decidieron llevarlo de todos modos, detenido, mientras que sus amigos fueron dejados en libertad.

Pero a la hora de la detención, hubo un forcejeo por lo que los uniformados solicitaron apoyo a personal del Comando Radioeléctrico a fines de proceder a la detención del hombre, quien fue trasladado en un móvil policial hasta la comisaría, donde en oportunidad que se lo intentó bajar del mismo, se constató su fallecimiento.

Otras fuentes señalan que el hombre llegó vivo a la comisaría y falleció poco después, pero eso es materia de investigación.
Cuando los efectivos se dieron cuenta de la situación, intentaron cubrirse y armaron una escena para hacer ver que el detenido murió al bajar del vehículo.

Pero al llegar el juez Marcelo Cardozo al lugar, encontró numerosas incongruencias en el relato.
Girula estaba esposado con las manos en la espalda y sentado en un mástil de la comisaría.
Los forenses determinaron que producto de una feroz paliza, tenía muchos golpes y traumatismo de tórax con rompimiento de bazo y sangrado interno.

Las pericias determinaron que los golpes se produjeron antes de la muerte y después de producido el deceso. Las pruebas de Luminol dieron positivo y hallaron sangre en uno de los vehículos que había sido lavado.

Preventivamente, el juzgado de Instrucción en turno dispuso la detención de los nueve efectivos policiales que intervinieron en el operativo, entre ellos una oficial de policía, tres suboficiales y dos agentes, quienes habrían tenido participación en la detención del fallecido.

También se procedió al secuestro del móvil policial perteneciente a la comisaría interviniente.

Anoche el juez Cardozo seguía en la Decimotercera analizando pruebas del caso y evaluando los vehículos que habrían sido utilizados para determinar en qué momento se produjo la muerte.

También se buscará determinar si además del accionar de los efectivos que participaron en el operativo de detención, hubo un intento de encubrir el hecho que involucró a los superiores que fueron separados de sus cargos.



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE