Esta tarde, Posadas vivirá una noche de Tango en el Paseo La Terminal

 

 

La Bandoneonista Carla Algeri, será la invitada de lujo con la que contará el evento, que dará inicio alrededor de las 18 hs., con la Banda de Música de la Municipalidad de Posadas, y contará con otros invitados especiales.

 

A las 18:30, comenzará el acto protocolar de apertura del Ciclo “Troilo en Posadas”, cuyas actividades comenzaron la semana pasada y concluirán el 3 de agosto próximo.

 

Paralelamente, quedarán inaugurado el Circuito fotográfico que resume de cierta manera tres facetas de la vida y obra del Bandoneón Mayor de Buenos Aires, Don Anibal “Pichuco” Troilo.

 

Las muestras fotográficas serán las siguientes:

“Troilo y la orquesta”, en el Museo Lucas Braulio Areco (ingreso por Paseo Bossetti – Bolívar entre Bs As. y Rivadavia).

“Troilo Íntimo”, en el Centro Multicultural La Costanera (Av. Costanera. 4to Tramo).

“Troilo en Sociedad”, en el Paseo Cultural La Terminal (Av. Mitre y Uruguay).

Esta tarde, Posadas al igual que otras 100 ciudades en el Mundo, celebrarán el Centenario de un hombre que marcó sin dudas un rumbo para el tango, con su impronta, delicadeza y prolijidad, emocionando a varias generaciones.

 

Desde la Municipalidad de Posadas, invitaron a todos los ciudadanos a participar del Acto y del Concierto de esta tarde, y a disfrutar de un concierto único preparado especialmente para hoy.

 

Aníbal Carmelo Troilo, alias Pichuco (Buenos Aires, 11 de julio de 1914 – 18 de mayo de 1975), fue un bandoneonista, compositor, director de orquesta de tango argentino.

 

Nació en pleno barrio del Abasto, en la Ciudad de Buenos Aires, pero desde los ocho años vivió en la Recoleta.

 

Sus padres se llamaban Felisa Bagnoli (hija de Marco Bagnoli y Raffaella Sammartino, de Agnone, en el Molise) y Carmelo Troilo. Su padre le pondría el seudónimo de Pichuco, nombre por el cual llamaban a uno de sus mejores amigos; el apodo podría ser una deformación del napolitano picciuso que significa “llorón”.3 Tuvo dos hermanos, un varón, Marcos, y una mujer, Concepción, que murió de corta edad.

 

Durante su niñez, Troilo escuchaba tocar el bandoneón en los bares de su barrio. A los 10 años convenció a su madre para que le comprara su primer bandoneón. Felisa lo compró a 140 pesos de entonces, a pagar en 14 cuotas de 10 pesos; pero luego de la cuarta cuota el vendedor desapareció y nunca reclamó el resto.

 

Con ese bandoneón, Troilo tocó casi toda su vida.

 

Un año después, en 1925 (cuando contaba con 11 años de edad) Pichuco realizó su primera actuación, en un bar pegado al Mercado de Abasto (el mercado central de frutas y verduras de Buenos Aires). Más tarde integró una orquesta de señoritas. A los 14 años ya había formado un quinteto.

 

En diciembre de 1930 fue contratado para formar parte del famoso sexteto del violinista Elvino Vardaro, el pianista Osvaldo Pugliese y Alfredo Gobbi (hijo) (quien era apenas el segundo violín del conjunto, pero más tarde se haría célebre como director de orquesta). Allí tuvo como compañero a Ciriaco Ortiz, de quien Troilo más adelante se consideraría deudor. Ese sexteto no realizó ninguna grabación discográfica.

 

Troilo pasó por numerosas orquestas, entre otras, las de Juan Pacho Maglio, Julio de Caro, Juan D’Arienzo, Ángel D’Agostino y Juan Carlos Cobián.

 

Con su orquesta (cuyos integrantes fueron variando muchísimo) trabajó casi ininterrumpidamente, tanto en presentaciones en vivo como en grabaciones, hasta el año de su muerte, 1975. Desde 1953 hasta mediados de los años 60, Troilo mantuvo durante un tiempo una actividad musical paralela a la de su orquesta en dúo junto al guitarrista Roberto Grela, que después se convirtió en el Cuarteto Troilo-Grela. En 1968, ya distanciado de Grela, formó su propio cuarteto. Además de esto, Troilo grabó dos temas (El motivo y Volver) a dúo de bandoneones junto a Astor Piazzolla.

 

En 1938 se casó por civil con la griega Zita (Ida Dudui Kalacci). Cuando su madre Felisa murió, como homenaje la pareja se casó por iglesia. (En realidad, Pichuco no se fue a vivir con Zita hasta la muerte de su madre).

 

La muerte de su mejor amigo, el poeta Homero Manzi (1907-1951), le produjo una profunda depresión que duró más de un año. En su memoria compuso el tango Responso. En 1971 Troilo inauguró la plaza Homero Manzi (en conmemoración de los veinte años del fallecimiento del poeta).

 

Diversos historiadores sindican a Troilo como adicto al alcohol y a la cocaína, siendo él quien sugiere el agregado de letra al tango “Los Dopados”.

 

El Bandoneón Mayor de Buenos Aires murió el 18 de mayo de 1975 en el Hospital Italiano, a causa de un derrame cerebral y sucesivos paros cardíacos; se encuentra sepultado en el “rincón de los notables” del Cementerio de la Chacarita, al lado de Agustín Magaldi y Roberto Goyeneche.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE