Se recupera el atleta Darío Piñeiro del accidente que pudo costarle la vida

El obereño, que vive en la localidad de Guaraní, fue impactado por una motocicleta que estaba realizando una “picada” ilegal en el conocido cruce Karaben. Producto del impacto dio una vuelta por el aire, al caer golpeó su cabeza, codo y rodilla izquierda (que sufrió la rotura de su rótula). “Fue una desgracia con suerte, pudo ser peor, dejarme paralítico o más. Soy muy optimista y si puedo volver a correr este año, lo voy a hacer”, indicó el deportista con muy buen ánimo.

Sin dudas no fue el mejor fin de semana para el maratonista oberño, Darío Piñeiro (38). El pasado viernes cuando regresaba de su trabajo, trotando por el camino habitual que realiza desde los 14 años, uniendo la Capital del Monte con Guaraní como modo de entrenamiento y con su bicicleta al lado. Pasadas las 21.30 fue impactado desde atrás por una motocicleta de 110cc que era guiada por Mauro, de apenas 17, que además venía realizando una picada y conduciendo por la banquina.
Producto de ese brutal golpe, Piñeiro voló por el aire y al caer impactó su cabeza en el suelo, su codo y rodilla izquierda. Por el golpe en la parte trasera de su cabeza le tuvieron que realizar 3 puntos, al igual que en su codo izquierdo y debieron intervenirlo quirúrgicamente en su rodilla porque la rótula se rompió. La cirugía fue el domingo por la mañana.
Pese a vivir un momento complejo, el destacado deportista obereño se mostró muy optimista. “Estoy con muchas ganas de recuperarme lo más pronto posible. Estoy fortalecido anímica, física y espiritualmente. Lo que me pasó fue una desgracia con suerte, porque pudo haber sido peor, la moto me impactó de lleno en mi pierna izquierda cuando volvía del trabajo el viernes”.
En un primer momento, por el nerviosismo y la adrenalina, Darío no pensó que las consecuencias serían tan graves: “Sentía que mi rodilla y mi cabeza sangraban, pero dije ‘bueno ahora llego a casa, me baño y mañana voy al trabajo en auto’, pero después cuando vino la ambulancia y mi cuerpo se enfrió aparecieron los dolores”.
“Estas son cosas que pasan, Dios seguramente me dio un aviso por algo, yo soy muy cristiano, creo mucho en Dios, estoy muy fortalecido y sé que me va acompañar de la mejor manera. Voy a poner todas las pilas y buena onda para la recuperación”, indicó el múltiple campeón de atletismo.
Además quiso agradecer a su familia, compañeros de trabajo, jefes y el cuerpo médico de la clínica Epson, que lo atendieron.



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE