Dos de los tres detenidos se desligaron del crimen de Marina Da Silva

El tercero de los sospechosos detenidos la semana pasada se abstuvo.

Los tres últimos detenidos por el crimen de Marina Da Silva (19), la chica hallada muerta en el interior de un pozo de seis metros de profundidad en la zona de Nemesio Parma, fueron llevados ante el juez Ricardo Balor para la indagatoria. Uno se abstuvo y los otros dos se declararon inocentes y repitieron que no tienen nada que ver con el homicidio.
Juancho (28), tal el apodo de uno de ellos, apuntado como el amante de la joven cuando sucedió el asesinato; y un amigo de éste, conocido como Pili (25), sereno en la zona de olerías, son los que hablaron ante el magistrado.
Tati (54), el dueño del terreno donde funciona la fábrica de ladrillos donde se presume golpearon mortalmente a Marina, es quien se abstuvo.
El trío fue arrestado el sábado pasado, luego de que una serie de testimonios sugiriera la relación de ellos con el homicidio.
Por el mismo caso está imputado, con prisión preventiva, Franco Ramos (19), el concubino de Da Silva y el padre de la nena de dos años que dejó la chica. En la casa de la pareja detectaron restos de sangre en un balde y en ropa. Ramos es apuntado por los familiares de la víctima como el autor. Ellos sostienen que el muchacho la ultimó porque descubrió que le era infiel.
Del lado de los Ramos, apuntan a Juancho y a sus amigos como los autores.
Balor deberá determinar qué versión es la que se ajusta a lo que sucedió a mediados de diciembre de 2013 en Nemesio Parma. El cuerpo de Marina fue hallado en la perforación el último día del año pasado. Todo apunta a que la asesinaron a golpes en otro lugar y luego arrojaron el cuerpo atado a una roca de 30 kilos en el pozo.



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE