Estiman que la creciente afectó a más de 1.500 hectáreas productivas en Misiones

Las producciones más perjudicadas fueron la ganadería, cultivos anuales y los cañaverales de zonas bajas y en menor medida, tabaco. La mayoría de las viviendas de colonia en zonas ribereñas fueron arrasadas por el agua y otras tantas quedaron seriamente perjudicadas. Habrá que esperar a que las aguas bajen para conocer con mayor detalle las pérdidas.

El gobernador Maurice Closs se reunió ayer con intendentes de los municipios afectados por la creciente histórica del rio Uruguay que en los últimos días afectó severamente a la zona Centroeste y Sureste de la provincia. Los representantes municipales esbozaron un panorama general de situación, aunque advirtieron habrá que esperar que las aguas se retiren para evaluar con mayor precisión las pérdidas ocasionadas por el fenómeno natural.

Tras sopesar los datos aportados por los jefes comunales, Closs estimó que la tarea de reparación demandará más de 500 millones de pesos. “Debemos llegar rápido con la ayuda económica al agro. Pero les pido cautela para que no existan avivados que se queden con los beneficios”, señaló.

A  partir de la información suministrada por los intendentes, se estimó que más de 1.550 hectáreas productivas fueron perjudicadas en mayor o menor medida. Una de las actividades afectadas fue la cañera, que se aprestaba a iniciar la zafra. Uno de los municipios que mayor volumen de caña aporta es Mojón Grande, su intendente, Richard Prichoda, afirmó que todos los cañaverales de zona baja se perdieron completamente, así como alrededor de 200 hectáreas de potreros. “La mayoría de los potreros estaban en zonas aledañas a arroyos como el Once Vueltas, Guerrero o Margarita, todavía no sabemos cuántos animales se murieron y en los próximos días se verá si las pasturas pueden recuperarse, aunque sea en parte”, señaló.

En toda la zona del Alto Uruguay también se perdieron plantaciones de cultivos anuales, especialmente de maíz y mandioca.

Indicó que se perdieron muchas de las casas de las colonias, hasta ahora llevan censadas once, y planteó la necesidad de que los colonos afectados sean relocalizados a las zonas más altas de sus  chacras, para minimizar los efectos negativos que podría tener una eventual nueva inundación.

Otro de los municipios que sufrió severas pérdidas es San Javier, epicentro de la actividad cañera, su intendente Rubén de Lima Natividade, lamentó que la crecida demorará aún más el inicio de la zafra cañera, esperada por los productores. En coincidencia con su par de Mojón Grande, indico que la caña de zonas bajas se perdió por completo, estimó que serían más de 200 hectáreas en toda la cuenca.

Señaló que también quedaron bajo agua muchos potreros, pero destacó que hasta ahora no hubo registro de animales muertos. Consideró que la posibilidad de recuperar las pasturas dependerá de que llueva en los próximos días, para que la capa de barro dejada por las aguas del río se vaya con la lluvia.

Otra de las actividades afectadas fue la tabacalera, pero en ese caso las pérdidas fueron menores porque el acopio estaba casi finalizado cuando se produjo la creciente, caso inverso al de la producción cañera, que estaba a punto de iniciar la zafra. Según indicaron desde la Asociación de Productores Tabacaleros de Misiones (APTM) se habrían perdido alrededor de tres de los 35  millones de kilos que estaba previsto cosechar esta campaña.



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE