Foto gentileza Facundo Jeremias Zarza.

El río Uruguay comenzó a bajar y deja ver la magnitud del desastre

Después de varios días de angustia, el río Uruguay les dio una tregua a los pobladores ribereños de Misiones. El enorme caudal de agua que inundó varias localidades y dejó a más de 7500 evacuados, comenzó a retroceder revelando la magnitud del desastre causado. Cientos de casas arrasadas, plantaciones y animales perdidos y daños de infraestructura demandarán una inversión superior a los 500 millones de pesos en la reconstrucción.

Foto de Facundo Jeremias Zarza

Foto de Facundo Jeremias Zarza

Lentamente algunos pobladores pudieron regresar a sus hogares, mientras que otros deberán esperar a que el agua siga bajando y en algunos casos, la reconstrucción total de sus hogares en zonas más alejadas del río, que superó las crecidas más grandes que se recuerden, en 1983 y 1992.
Junto a innumerables muestras de solidaridad de los misioneros y de otros puntos del país, con la ayuda más urgente, como ropa, calzados, agua, pañales y abrigo, los equipos del Gobierno provincial, con el gobernador Maurice Closs a la cabeza, siguieron asistiendo a las localidades más afectadas, como El Soberbio, Aurora, Alba Posse, Panambí y San Javier y otras con menor impacto por la crecida de arroyos internos.
En Aurora recién ayer por la tarde volvió el servicio de electricidad con el generador de 1.400 kVA instalado en la estación transformadora. Esto se logró gracias al esfuerzo de personal de Emsa de El Soberbio y profesionales y técnicos de la subgerencia de Instalaciones, luego de sortear una serie de imponderables, como encontrar caminos alternativos que permitieran la llegada del grupo a destino.

Evaluación de daños
Con los primeros datos oficiales, anoche el Gobierno analizaba la situación geográfica para la declaración de zona de emergencia o zona de desastre, de acuerdo al grado de afectación. Visita Berni a Mnes  (2)En el primer caso, el daño es menor.
Respecto al monto que implicaría reconstruir los daños provocados por la creciente, Closs señaló que “el domingo dije unos 500 millones de pesos, pero creo que me quedé corto, por el número de casas destruidas. El agua se llevó muchas casas. Eso es lo que más nos va a costar. Porque además debemos salir a comprar terrenos, hay que resolver dónde vivirá esa gente en lo inmediato. Además el problema de la red vial, que está absolutamente dañada y eso sí excede a la parte inundada. El tercer elemento a tener en cuenta es cuantos comercios, ganados, estanques, están inundados”, expuso.inundaciones_misiones_57271
Detalló que están pensando en tres niveles de la emergencia: “Una al aparato productivo, de comercio, de producción y de servicios exclusivamente para la zona inundada. La segunda es una emergencia agropecuaria amplia a todos los lugares afectados de la provincia. Y la tercera es una declaración de vulnerabilidad social, como para lograr la doble asignación universal por hijo”.
“Es el momento de tenderle una mano al que está verdaderamente jodido y no de que aparezcan oportunistas”, advirtió. Acto seguido explicó que la emergencia económica servirá para dar algunos beneficios, por ejemplo tributarios. Además de lograr la doble asignación universal por hijo.
El secretario de Seguridad de la Nación, Sergio Berni, llegó pasado el mediodía a Posadas para iniciar un relevamiento aéreo por las zonas inundadas y la propia presidenta Cristina Fernández podría venir mañana para traer asistencia desde el Gobierno federal.
Closs entregará esta mañana la primera remesa de ayuda para los municipios afectados. A las 11 se hará una reunión con los intendentes de las localidades que más sufrieron el avance del agua.
Anoche el ministro de Gobierno, Jorge Franco indicó que la situación lentamente vuelve a la normalidad y que se están evaluando los daños, mientras que quedaban todavía más de seis mil evacuados de los 7.350 que eran a la noche del domingo.
Por su parte, el ministro de Salud de la provincia, Oscar Herrera Ahuad aseguró que la situación sanitaria en la zona de desastre por la crecida del Uruguay está controlada, aunque no descartó que puedan aparecer cuadros bronquiales, o cuadros respiratorios, que no se presentaron hasta el momento, dado que las temperaturas son bajas y los damnificados están alojados en salones comunitarios y en grupos concentrados.
El secretario de Seguridad de la Nación, Sergio Berni fue el primer enviado para evaluar los daños. El funcionario llegó pasado el mediodía y junto a Closs sobrevoló las zonas inundadas.
“Tengo instrucciones de la presidenta Cristina Fernández de acompañar al gobierno misionero en esta difícil circunstancia y de instrumentar lo más rápido posible la ayuda federal para reconstruir el desastre que ha dejado esta crecida”, dijo Berni.

Foto de Sofia Schiavoni

Foto de Sofia Schiavoni

Añadió que “la Nación está apoyando a las provincias afectadas con las fuerzas federales de seguridad, realizando una tarea muy intensa”.
Por su parte, Closs, adelantó que tras finalizar el relevamiento de los daños “comenzará la reconstrucción de algunas viviendas en los lugares donde el agua ya se haya retirado y sobre todo las tareas de reparación de puentes y caminos dañados para recuperar la conectividad vial”.
El río Uruguay continuaba bajando anoche y de los 24 metros de altura que alcanzó en El Soberbio, ya descendió a 16 según el último parte difundido por Prefectura Naval Argentina.
Para atender la emergencia hídrica, la Gendarmería Nacional y la Prefectura Naval montaron operativos de ayuda en todo el litoral. El Ejército, junto a la Policía y Bomberos de Misiones, fue uno de los primeros en llegar a las zonas más complicadas con asistencia, alimentos y ayuda.
En Misiones, 177 gendarmes con 20 vehículos trabajan en las zonas de El Soberbio, Alba Posse, Panambi, Colonia Aurora y San Javier. Prefectura aportó 223 efectivos, quince botes, cinco camionetas, siete motos, dos camiones y 1 jeep, además de un helicóptero para asistir a los damnificados.

Foto de Sofia Schiavoni

Foto de Sofia Schiavoni

Asimismo, el ministro de Agricultura de la Nación, Carlos Casamiquela, indicó que habrá una ayuda especial a los productores misioneros que sufrieron daños por la anegación de sus chacras.
El funcionario, que el domingo clausuró en Posadas la megamuestra Inta Expone-Nea, sostuvo que “no es necesario esperar que se declare la emergencia para comenzar a enviar ayuda porque los perjuicios están a la vista y hay que comenzar ya mismo con la reparación de los daños y la reactivación de la producción”.
Después del desastre en Misiones, la segunda provincia más afectada por la crecida del Uruguay es Corrientes, donde ayer la ruta nacional 14 fue cortada a la altura de Santo Tomé, en donde se registran 500 evacuados.
El delegado de Vialidad en esa provincia, Pierino Colombo, manifestó que se dispuso el corte de la ruta nacional 14 en la curva conocida como “El Naranjito”, en el norte del acceso a Santo Tomé “por una cuestión de seguridad”.
El funcionario nacional dijo además que en ese tramo de la ruta “hay 10 centímetros de agua” y destacó que se espera el pico de la crecida “para hoy entre las 4 y 5 de la madrugada”.
El río Uruguay alcanzó los 26,27 metros, superando su nivel de evacuación, establecido en los 12,50 metros.
El jefe de Operaciones de Defensa Civil de Corrientes, Orlando Bertoni, dijo que en Santo Tomé “hay hasta el momento entre 500 y 600 evacuados”.

Foto de Sofia Schiavoni

Foto de Sofia Schiavoni

“La situación está controlada pero complicada, porque se está acercando el pico de la creciente”, destacó Bertoni y estimó que la situación mejorará “ya que el río empezó a bajar en Misiones”.
Por otra parte, destacó que “comenzó a aminorar la subida del Paraná, y que debido a la bajante de los días anteriores, la gente pudo regresar a sus hogares”.
“Ya no hay evacuados en la Isla Apipé, Ituzaingó, Paso de la Patria, ciudad de Corientes e Itatí” dijo el funcionario y remarcó que el panorama es “alentador”.
Ayer el río Paraná llegó a su pico con valores cercanos a los 29.000 m3/s – más del doble de los caudales normales – y se estima que esa situación cambie para hoy para emprender el ritmo de bajante.
Los centros meteorológicos de referencia coinciden en pronosticar precipitaciones escasas después de la mitad de la semana que se inicia en las cuencas de aporte inmediato al embalse de Yacyretá, con persistencia de condiciones de inestabilidad atmosférica en dichas zonas.



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE