Terrorismo mediático y ecoterrorismo

El terrorismo mediático es el complemento o “socio necesario” del ecoterrorismo, pues es el que amplifica las mentiras de tono apocalíptico instaladas por las ONGs transnacionales del ecologismo cavernario (casi todas británicas las que actúan insidiosamente en nuestro país), si bien también usan profusamente las redes sociales. Esas ONGs tienen planteles rentados y evidentes generosos presupuestos publicitarios, siendo estos últimos “argumentos” poderosos para obtener buena voluntad de muchos medios y más comunicadores.
Existen otras ONGs que son apéndices de las transnacionales, y como estas, son instrumentos de las guerras blandas (psicológicas y demás) desarrolladas por Gran Bretaña en particular, la Unión Europea y EEUU en general; consecuentemente las ONGs “argentinas” operan como filiales locales de los agentes del viejo pero siempre agresivo imperio británico, el mismo que tanto nos condicionó y limitó a un secundario papel de granja dócil y subdesarrollada.
Dicho en castizo más simple, las ONGs que son apéndices de las transnacionales, “bailan al ritmo” que les marcan desde afuera. A su vez, la miríada de ONGs menores (muchas simples sellos de goma), suelen estar formadas por fundamentalistas extremos, que se niegan a debatir los falaces dogmas en los que se montan las mentiras de la ecolatría, esta última operando como neoreligión pagana, que muchos crédulos, desinformados, y variopintos “progresistas anti sistema” abrazan con fanatismo total…a tal punto que esos “progresistas” ni se dan cuenta que operan como simples marionetas de los grandes poderes “capitalistas” a los que tanto dicen aborrecer.
Con ese contexto degradante montado sobre engaños y frases prearmadas, sostenidas por poderosos presupuestos y otras influencias sutiles, no puede sorprender el grado de fuertes influencias que el ecologismo ultramontano ejerce sobre los medios y los comunicadores sociales.
Y si algún determinado medio o cadena de medios asume institucionalmente la degradante tarea de instalar el desánimo, la bronca y el terrorismo mediático, entonces los niveles de burda manipulación de las noticias y comentarios, pueden alcanzar bajezas o absurdas improvisaciones maliciosas, de la peor calaña.
Es interesante analizar un conjunto de informaciones –vertidas en tono apocalíptico-, con el tétrico fondo de “tragedias preanunciadas” y voz de circunstancias, que en horario central (21 horas) expuso el Canal TN, el viernes 13/06/2014.
Conceptualmente (no es textual) se refirió a las inundaciones en Brasil, magnificando los desastres, quejándose de la “incapacidad” de la presa de Itaipú para frenar la inundación, pues “habría sido superada por la misma”, lo cual –siempre según el enfervorizado locutor (que suele exponer casos policiales ¡¿?!)- “pronto llegará a Paraguay”, afectando incluso a Asunción, y previsiblemente en pocos días “afectará también a Argentina”. Como remate de esa desprolija ensalada de datos prearmados, tergiversados y muchos inventados; afirmó acentuando el “tono catastrófico”…que “según algunas denuncias, Yacyretá tiene fisuras y podría colapsar”. Todo eso expresado con el consentimiento gestual “profundo” de otros dos locutores (un hombre y una mujer) a los que al final del “espiche” enfocó la cámara, para dar el remate pseudo trágico al contexto informativo.
Analicemos objetiva y desapasionadamente lo expuesto.
1 – Las inundaciones actuales no son nuevas en Brasil, llevan muchos días. ¿Recién se enteran algunos en Buenos Aires?
2 – Itaipú funcionó muy bien de acuerdo a sus parámetros de construcción. Su embalse es, como en toda hidroeléctrica con embalse, un “vaso”, que puede almacenar cierta cantidad de agua, superada esa cantidad, rebosa, como cualquier recipiente, ¿o creerá ese canal en las “soluciones mágicas”?. Está previsto que para grandes inundaciones (recurrentes en la región tropical donde nacen los afluentes, y subtropical donde discurre el Paraná), el excedente de agua siga su curso por los vertederos. Ergo, ni esta ni otra hidroeléctrica de las del tipo “de pasada” o “de embalse limitado”, pueden impedir (“frenar”) las inundaciones. ¿Cuál es entonces el “grave cargo” que pretendió deslizar el desubicado locutor?
3 – Paraguay está soportando inundaciones provocadas por crecientes en ambos grandes ríos: el Paraná y el Paraguay. ¿Cómo es entonces eso que “ahora afectará a Paraguay”? ¿No saben los responsables de ese canal que Paraguay es copropietario de Itaipú, y en consecuencia, también padece –desde hace largos días-, inundación en la margen correspondiente del Paraná?
4 – Es de geografía elemental que Paraguay tiene fronteras comunes con Brasil, en un largo trecho del río Paraná, y luego con Argentina. Por lógica, Paraguay padece este proceso de inundación al mismo tiempo que Brasil, en ese tramo del Paraná.
5 – El Iguazú también tiene una creciente excepcional, desde hace muchos días. Esa creciente suma caudal extraordinario al Paraná, aguas abajo de Itaipú, por lo que afecta al cuadro de situación. Todo eso fue desconocido por el canal “deformante” de información.
6 – Hace largos días, en el norte y centro de la franja costera de Misiones sobre el Paraná, la inundación se hace sentir fuertemente, y para cuando el desprevenido locutor ejecutó su acto de terrorismo mediático, también el norte de Corrientes estaba siendo afectado por esa misma inundación. ¿Cómo entonces dijo que “en los próximos días afectará a Argentina? ¿Acaso para esa mentalidad centralista, portuaria excluyente, y heredera de los antinacionales unitarios, Misiones y Corrientes no son parte de Argentina? ¡Evidentemente es así, acorde a la típica mentalidad de cipayos asumidos!
7 – Otro furcio brutal, fue la “angustiada” información que “a consecuencia del desborde de Itaipú” (hecho normal en estas circunstancias, como ya se explicó), “la capital del Paraguay se verá afectada”. Cero en geografía para ese canal de TV. La capital paraguaya está sobre el río Paraguay, tributario del Paraná aguas abajo…consecuentemente, los desbordes de Itaipú no la pueden afectar.
8 – El noticioso “terrorista”, desconoció que el río Paraguay también está muy crecido. Y ese es un punto elemental para desmentir al ecoterrorismo, que carga todas las culpas de las inundaciones en “las represas” (mensaje que subliminalmente apoyó ese tergiversado informativo). Cabe destacar que sobre el río Paraguay, no existe ninguna hidroeléctrica construida. Por sentido común y datos históricos firmes, las inundaciones obedecen a causas naturales, desde tiempos inmemoriales. Solo explicar esto, quitaría la carga de culposa angustia, que pretenden inculcar los ecoterroristas con la complicidad de los terroristas mediáticos.
9 – El colmo del disparate, fue “la frutilla del postre”, cuando en tono severamente potencial, alertó acerca de “las fisuras en la presa de Yacyretá”. ¿Acaso un canal que presume de “hiper recontra chequear todas las informaciones”, puede desconocer que esa disparatada “denuncia” –sin sustento alguno- fue lanzada a las redes sociales por un delirante y muy fanatizado agitador ecoterrorista, quien firmó sus dislates infundados como “ingeniero”, siendo que es ingeniero agrónomo, y demostró no solo no saber nada de energía ni de estructuras civiles, sino que además es un conocido fabulador? ¿Desconoce TN que esas irresponsables “denuncias” fueron contundentemente desmentidas, por instituciones y profesionales calificados?
Cabe decir que otros canales y otros periodistas, de diferentes orientaciones políticas, también suelen “comprar” como válidos los mensajes falaces difundidos por las transnacionales del ecologismo cavernario, evidenciando escasa o nula capacidad de análisis profundo en tales temas.
No caben dudas que los ecoterroristas, piloteados por las ONGs transnacionales británicas y del G 7 (Grupo de los Siete); con el soporte del periodismo irresponsable y/o mercenario; y con los apoyos de ciertos “dirigentes” de la politiquería mediocre; son discípulos directos y aventajados de Goebbels, practicando aquello de “miente, miente, que algo queda”.



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE