Tareferos piden al INYM que clausure establecimientos con trabajadores en negro

A un año de la tragedia de Salto Encantado, gremialistas piden más controles en rutas y caminos  municipales. Representantes de los trabajadores afirmaron que se sigue trasladando gente en camiones junto con la carga. Lamentaron las demoras en la aplicación efectiva del convenio de corresponsabilidad gremial. Coinciden en la necesidad de que haya sanciones más duras para contratistas que incumplen.

Hoy se cumple un año de la tragedia de Salto Encantado, accidente que se cobró la vida de ocho trabajadores rurales que eran transportados de forma irresponsable e ilegal en la caja de un camión. A pesar de la gravedad del hecho y del tiempo transcurrido, representantes gremiales de los tareferos consideran que en términos generales poco cambió en relación a las condiciones laborales en las plantaciones de yerba mate, aunque valoraron los esfuerzos realizados por el Gobierno de Misiones y organismos de control nacionales. Opinaron que la raíz del problema es el alto porcentaje de operarios no registrados, reclamaron más controles y sanciones más severas, especialmente para los casos en los que se encuentren irregularidades en el traslado de los trabajadores.

Antenor Alves, secretario general del Sindicato de Tareferos de Jardín América (Sitaja), anticipó que pedirán que el Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM) clausure los establecimientos en los que se hallen trabajadores no registrados, hasta que se pongan  en regla. “Lo que  vemos es que muchas empresas prefieren pagar las multas cuando les cae una inspección y seguir  trabajando en negro, porque así les sale más barato. Sin una sanción que sea efectiva, como la clausura, no va a haber soluciones”, opinó en diálogo con Misiones On Line.

El dirigente afirmó que la mayoría de los tareferos sigue trabajando en negro, que el trabajo infantil está lejos de desaparecer y que se sigue trasladando a tareferos en camiones, junto con la carga de yerba. Reconoció que el programa de entrega de colectivos que puso en marcha la provincia tuvo un efecto positivo pero fue insuficiente y cuestionó la falta de inversión del sector privado. “Los empresarios esperan que el Gobierno les dé todo. Hoy la yerba es un buen negocio, se manejan cantidades de dinero muy grandes y no hay justificación para que los tareferos no puedan trabajar y ser trasladados en las condiciones que corresponden”, resaltó.

Carmelo Rojas, subdelegado de la Unión de Trabajadores Rurales y Estibadores (UATRE) coincidió con Alves en cuanto al diagnóstico de la situación actual del sector y remarcó que el notorio incremento registrado en los precios tanto de la hoja verde cuanto de la yerba molida en los últimos tres años, no se tradujo en una mejora en las condiciones laborales de los tareferos.

En cuanto al transporte, estimó que faltarían al menos unos 300 colectivos más para que se deje de transportar a gente en compartimientos habilitados solamente para el traslado de cargas.

Ambos dirigentes gremiales coincidieron en la necesidad de controlar de modo más estricto las rutas. Alves indicó que en las rutas nacionales los contratistas se cuidan un poco más,  porque temen la acción de Gendarmería Nacional, pero advirtió que en rutas provinciales y caminos vecinales los controles son bastante más laxos. “Vamos a hablar con gente del ministerio de Gobierno para plantearle que Gendarmería tenga potestad de controlar en todos los caminos de la provincia”, anticipó.

Se mostró conforme con la predisposición mostrada por el ministerio de Trabajo de la Provincia y el Renatea para avanzar en operativos de fiscalización, pero advirtió que solo con eso no alcanza. “Además de la fiscalización tiene que haber sanciones más duras”.

Corresponsabilidad en contra

El titular del Sitaja consideró que las demoras en la puesta en marcha efectiva del convenio de corresponsabilidad gremial para la actividad yerbatera están generando un impacto negativo muy notorio en las condiciones laborales del sector. Explicó que muchos contratistas argumentan que están esperando la entrada en vigencia he dicho convenio para blanquear a su personal y mientras tanto siguen con sus trabajadores en negro.

“Dicen que están esperando los beneficios del convenio de corresponsabilidad, pero el convenio no se aplica todavía y creemos que va a terminar la cosecha sin que entre en vigencia”, afirmó.

Por su parte, Rojas lamentó que a un año de ocurrida la tragedia de Salto Encantado la causa judicial haya avanzado poco y nada. “Uatre abrió un expediente sobre el accidente de Salto Encantado, para accionar ante la justicia. Nunca apareció la dueña del yerbal, ni aquellos que compraron la yerba. La justicia debe hacerse cargo”, finalizó.

 



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE