Ya hay evacuados por la crecida del río Paraná

Pese a que las aguas de los ríos Paraná e Iguazú en Misiones comenzaron a bajar, en varias provincias se mantiene el alerta por posibles desbordes en los próximos días. En Corrientes, Chaco y Entre Ríos ya hay evacuados, mientras que Santa Fe espera el pico de creciente para el lunes.

El gobernador de Misiones, Maurice Closs, aseguró ayer que “en términos sociales” las consecuencias de la inundación en la provincia son “mínimas y están controladas”. Además, declaró que en la zona el agua está bajando desde el miércoles, pero advirtió que continúan cerrados al tránsito vehicular los puentes de la Ruta Nacional 12 que quedaron bajo el agua a raíz de la creciente del Paraná, que el miércoles llegó a su pico máximo en Posadas, con 10,90 metros.

La bajante del río Iguazú también permitió a las autoridades de Parques Nacionales abrir dos de los tres paseos que circundan los 275 saltos de las cataratas, aunque permanece cerrado el acceso a la Garganta del Diablo.

De acuerdo con las últimas previsiones del Instituto Nacional del Agua (INA), el Ente Binacional Yacyretá y la Prefectura, el río Paraná alcanzará una crecida máxima de 8,10 metros en las costas de la capital correntina, inferior al pico de 8,50 estimado en un informe anterior.

En Corrientes, más de 60 familias fueron evacuadas o se autoevacuaron ayer por el abrupto aumento del caudal del Paraná, mientras las autoridades continuaron trabajando para hacer frente a la emergencia, que obligaría en los próximos días a asistir a cerca de 1500 personas sólo en la capital. “Tomamos contacto con las autoridades municipales y con los vecinos, a quienes se les entregó agua mineral, pastillas potabilizadoras y elementos de primera necesidad para hacer frente a la emergencia”, dijo el ministro de Desarrollo Social de la provincia, Federico Moulin, tras visitar la localidad de Itatí, donde se evacuó preventivamente a 27 familias.

infoparana_56681En Chaco, el Comité Provincial de Emergencia comenzó a evacuar a algunas familias de la zona ribereña, pero advirtió que la crecida del Paraná, que marcó ayer 5,49 metros en el hidrómetro de Puerto Barranqueras, obligará a abandonar sus hogares a unas 3000 personas.

Las autoridades chaqueñas puntualizaron que los municipios más afectados son Isla del Cerrito, Margarita Belén, Colonia Benítez, Barranqueras, Puerto Vilelas y Basail. Asimismo, estimaron que la creciente del Paraná alcanzará su pico entre domingo y lunes, con una altura de entre 7,40 y 8 metros, marca muy superior a los 6 con los que se dispone el alerta y a los 6,50 que obligan a iniciar la evacuación.

En Entre Ríos, unas 1000 personas comenzaron autoevacuarse en la zona de las islas del predelta, ubicadas entre las ciudades de Victoria y Rosario, mientras se espera que el pico de creciente del Paraná se produzca el 25 de este mes en la capital. El gobernador de Entre Ríos, Sergio Urribarri, aseguró que su gobierno está “trabajando fuertemente en la prevención” y consideró que “las proyecciones actuales nos tienen que alertar, pero no alarmar”.

Casi la mitad del ganado que pasta en las islas fue retirado a sitios más altos para evitar los inconvenientes que provocará la creciente. Voceros de la Federación Agraria Argentina (FAA) confirmaron que en esas islas pastan 88.000 cabezas, de las que ya se retiraron alrededor de 40.000.

Las autoridades provinciales de Santa Fe estimaron que el nivel del río Paraná recién llegará al nivel de alerta de los 5,30 metros entre lunes o martes, y afectará el área metropolitana de la capital en los próximos ocho días, cuando se estima que la cota alcance 6,20 metros. Según informó el INA, la altura del río en la ciudad de Santa Fe se mantuvo ayer en 4,18 metros, es decir, a más de un metro y medio del nivel de evacuación, que llegaría la semana próxima.

En la provincia de Buenos Aires ya se comenzó a delinear un plan de contingencia, para accionar ante posibles emergencia entre San Nicolás y San Fernando.



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE