La decisión de Closs

No debe sorprender la decisión del gobernador Maurice Closs de dictar un decreto que frene una Resolución que afecta las arcas del Estado, que varios funcionarios impulsaron sin su conocimiento.

Closs es el Jefe de la Administración. Y como corresponde, la oportunidad, conveniencia y criterios del manejo de la Hacienda pública la maneja él. Todos los días y en persona.
Lo verdaderamente sorprendente, es que un grupo de funcionarios pretendió – y de hecho realizó- manejos propios a espaldas del mismísimo Gobernador. Y que una medida que impactaba en casi 130 personas, sea «secreta».
Inaceptable Institucional y políticamente.
En los cafés del centro de Posadas, varios ex legisladores festejaban el aumento de 10 mil pesos para cada uno en su cuenta bancaria, pero tras cartón pedían a sus contertulios que «no digan nada», para que no llegue a oídos del Gobernador.
Incluso trascendió que uno de los funcionarios que impulsó la medida, negó tener conocimiento de la misma cuando fue consultado por otro, acerca de la existencia de un presunto aumento para los ex diputados, sin la autorización de Closs.
«Dijo que no sabía nada, y su firma está en la Resolución», que ahora el Gobernador echó por tierra.
Closs nunca permitió que su trato cordial y gigantesca paciencia confundiera su firmeza en el manejo de la administración.
Enterado del dislate, tomó una decisión de puro Sentido Común, de Autoridad, y especialmente, de cuidado de la Renovación.
Hizo lo que cualquier gobernante cercano a su pueblo hubiera hecho, con sentido común y estricto criterio de Justicia y equidad.
Ordenó dar marcha atrás esta medida desacertada tomada a sus espaldas y ocultada a propósito, y frenó las confusiones ajenas encauzando las cosas con el decreto anunciado.



Quizás tambien le interese...