comScore

La pasión por los astros convoca a grandes y chicos

Hace pocos días terminó un curso para chicos de entre 9 y 12 años organizado por el Observatorio Padre Adolfo Kolping. Y ya se están programando las actividades para el segundo semestre del año. El entusiasmo será mayor, estiman, cuando esté listo el observatorio que se está montando en el Parque del Conocimiento.

El profesor Sergio Toscano lleva 40 años en la docencia y casi tres décadas al frente del Observatorio Astronómico Padre Adolfo Kolping. Aparte de ser un apasionado por los astros, siempre impulsó iniciativas para que el estudio del cosmos integre el bagaje de conocimiento de los chicos y adolescentes. Con charlas, proyecciones y cursos logró que mucha gente se acercara a la ciencia astral. Ahora, apenas terminado un curso para pequeños de entre 9 y 12 años, proyecta lo que será el segundo semestre de 2014, mientras espera que en un futuro cercano pueda compartir sus conocimientos con más misioneros en el observatorio que están levantando en el Parque del Conocimiento.
El primer tema que abordó en una charla con Misiones Online fue el Curso de Astronomía Infantil y juvenil que terminó el pasado 1 de junio. “Participaron 26 chicos y fue un éxito. Había empezado el 3 de abril y se llevó a cabo con dos charlas semanales, una teórica y con proyección de videos; y otra práctica, con el uso del telescopio. Solo un día de lluvia no pudimos hacer observaciones. En principio iba a ser para 20 participantes, pero superamos el cupo. Incluso la edad tope era de 12 años y aceptamos un chico de 14, que no quería perderse”, precisó.
Toscano explicó que incluso se evaluó los conocimientos de los asistentes y los dos que obtuvieron la nota más alta consiguieron un 9,88. El resto se ubicó en un promedio de 7,50. Todos recibirán materiales para seguir con la temática este sábado, que es el gran cierre. Ese mismo día se sorteará entre los chicos un telescopio.
“Básicamente trabajamos sobre el sistema solar. Para que sea atractivo y no cansador, no abordamos a fondo temáticas vinculadas con la Matemática y la Física. Los días sábado, que trabajábamos con el telescopio, autorizamos a que los padres se sumaran media hora antes del final de la clase para que también pudieran utilizar el telescopio. Pasa que ellos se enganchaban tanto como sus hijos”, comentó.
“La mayor parte de los chicos son del Instituto Janssen. Los que vinieron del destino más lejano fueron dos jovencitos, uno de Garupá y otro de Santa Ana. El hecho de que se hiciera en la Asociación Polaca sirvió para que hubiera más asistentes”, afirmó.
El profesor es el fundador del observatorio. Lleva 29 años al frente del lugar y en ese tiempo ha visto crecer el interés de la gente para con los astros. “Estamos organizándonos para que las delegaciones escolares vuelvan a participar del ‘Universo en tus manos’, que dura tres horas y que nuestra a fondo el trabajo que se hace desde la astronomía. También estamos organizando, para después de las vacaciones de invierno, los ciclos ‘Una noche bajo las estrellas’, que se hacen en el Centro del Conocimiento y que hasta aquí han tenido buena respuesta”.
Toscano asegura que la astronomía es su vida. Empezó siendo docente de Fotografía, luego pasó a dictar clases de Dibujo Técnico y ahora enseña Tecnología. Está afectado al plantel de una secundaria común y al de otra para adultos. Pero siempre a la par de la docencia se dedicó a estudiar el cielo. Una de sus últimas adquisiciones fue un telescopio robotizado que ya fijó 30 mil objetos en su memoria y que al encenderse se alinea con dos estrellas y desde allí capta todo lo que uno desee. “Prendió tanto esto que ahora, por ejemplo, hay dos papás interesados en adquirir este tipo de telescopios para sus hijos. Estos aparatos cuestan 7.500 pesos”, apuntó.
El astrónomo espera con ansias la inauguración del observatorio que se levanta en el Parque del Conocimiento. El edificio está terminado, pero falta el equipamiento. El telescopio que llevará el lugar estaría valuado en 2,5 millones de pesos.
Finalmente, Toscano mencionó otra de sus grandes pasiones: el estudio de los ovnis. En este sentido, también en la Asociación Polaca el sábado pasado, se llevó a cabo una jornada sobre ovnilogía y el debate giró en torno de los sucesos ocurridos en la década del 70 en la estancia La Aurora de Paysandú, Uruguay. “Allí –asegura el profesor- se confirmó que descendieron al menos 300 objetos voladores no identificados. Se encontraron las marcas características de los aterrizajes y hasta murieron animales”. La entrada costaba 30 pesos y tenía, como en otras ocasiones, fin solidario. “Siempre lo recaudado lo donamos a entidades de caridad o de asistencia de la salud”, reveló.

M.S.-

Canal W



Quizás tambien le interese...