Atucha II es una central nuclear que estaba parada desde los 80.

Un misionero, con un rol clave en la puesta en marcha de Atucha II

A la medianoche se puso en marcha uno de los avances energéticos del país: la central nuclear Atucha II comenzó su etapa de prueba y un misionero tuvo a su cargo la puesta en marcha de las válvulas automáticas.

 

 

Se trata de Cesar Alejandro Lopez, quien se desempeña como jefe de la Sección Accionamientos de Válvulas de Atucha II, la central nuclear que en la tarde de ayer comenzó la etapa de pruebas para llevarla al cinco por ciento de la potencia del reactor.

 

 

“Es un hecho histórico para la Argentina. Atucha II es una central que estaba parada desde los 80 y fue gestada durante la presidencia de Perón”, recordó el misionero, nacido en Puerto Piray.

 

 

Cursó sus estudios de técnico electromecánico en la escuela de Celulosa Argentina, donde trabajó por dos años, para después sumar otros 16 en Alto Paraná.

 

 

Con su experiencia, desde 2010 está a cargo de un equipo de quince ingenieros y técnicos. Incluso, sus sugerencias sirvieron para solucionar problemas en las pruebas de la central nuclear que permitirá que en menos de 60 días suministre energía a la red nacional con el aporte de 745 megavatios.

 

 “Es un hecho histórico para la Argentina. Atucha II es una central que estaba parada desde los 80 y fue gestada durante la presidencia de Perón

“Soy una persona proactiva y entusiasta. Siempre quiero mejorar mi trabajo y ser un buen profesional. Desde junio de 1992 trabajo en Instrumentación y Control y siempre me han reconocido las ganas de mejorar”, cuenta Alejandro, que tiene 41 años.

 

 

 

Recuperación

 

 

Desde 2006, el Estado Nacional invirtió 14 mil millones de pesos para concluir la central, de los cuales el 88 por ciento corresponde a componentes fabricados en el país.

 

 

Se ejecutaron 42 millones de horas hombre con una dotación de 6 mil personas en promedio, con un pico de 7200 en agosto de 2010.

 

 

El complejo nuclear está ubicado sobre la margen derecha del río Paraná, en Lima, partido de Zárate, en la provincia de Buenos Aires, a 115 kilómetros de la ciudad de Buenos Aires.

 

 

La construcción de Atucha II comenzó en 1981 y debía terminar en 1987, pero en el transcurso de esa década la energía nuclear fue dejada paulatinamente de lado y entre 1994 y 2006 la obra estuvo directamente paralizada, hasta el relanzamiento del Plan Nuclear Argentino impulsado por el gobierno de Néstor Kirchner.

 

 

Actualmente, hay tres centrales nucleares en el país: Atucha I, la central Nuclear Néstor Kirchner y Embalse Río Tercero. Paralelamente, ya se trabaja en la cuarta central, que también se ubicaría en Lima, en las cercanías de las dos ex Atucha.

 

 

Junto con las centrales hidroeléctricas, las nucleares requieren una inversión inicial muy superior a las térmicas, pero en el mediano y largo plazo ahorran mucho más en recursos para producir la electricidad.

 

 

Atucha II es una central nuclear moderna, similar a las últimas centrales construidas en Alemania, así como a las de Trillo en España y Angra II en Brasil. Desde el punto de vista del diseño y construcción cuenta con sistemas de seguridad actualizados, que incluyen el concepto de defensa en profundidad con  barreras sucesivas, esfera de contención, separación física entre sistemas de seguridad y programa de vigilancia en servicio, entre otros conceptos.Cabe destacar también que Atucha II se está construyendo de acuerdo con la licencia de construcción, las normas y el programa de inspección oportunamente dispuesto por la Autoridad Regulatoria Nuclear Argentina (ARN).

 

 

Se contará con la asistencia y colaboración de entidades internacionales como el Organismo Internacional de Energía Atómica, entidad de la cual la República Argentina es parte y con quien la Comisión Nacional de Energía Atómica ha acordado ya -y puesto en vigencia- un programa de asistencia técnica para Atucha II. También se contará con el aporte de otras entidades y empresas tecnológicas internacionales.

 

 

El agua pesada y los elementos combustibles necesarios para la Central serán producidos en el país y en todas las actividades de construcción y suministro correspondientes al completamiento de la Central tendrán la máxima intervención posible los proveedores y contratistas locales.



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE