Masacre de Panambí: dos detenidos estuvieron frente a la jueza Kunzmann

Se trata del ex prefecturiano Pablo Julio Paz (51) y Juan Godoy (44), quienes fueron trasladados al Juzgado de Instrucción 1, de Oberá, en medio de un importante operativo de seguridad. A ambos se les notificó el inicio de una causa penal en su contra y se espera que declaren en la mañana de este lunes. Trascendió además que los dos carecen de un abogado defensor.

La mañana de ayer se vio sacudida por la presencia de un importante operativo del Grupo de Operaciones Especiales (GOE) que llegó hasta el Juzgado de Instrucción 1 de Oberá, a cargo de la jueza Alba Kunzmann de Gauchat, con dos de los sospechosos más mediáticos por estas horas en la provincia: el ex prefecturiano Pablo Paz (51) y Juan Godoy (44), los detenidos que tiene la causa por al masacre de la familia Knack ocurrida en Panambí el 25 de mayo último.
Los detenidos llegaron hasta la sede judicial para ser notificados sobre el inicio de una causa penal que involucra a ambos, junto a un tercero que cayó el sábado por la tarde. Paz y Godoy recibieron la notificación y se espera que presten su declaración hoy, ante la titular del juzgado.
Fuentes judiciales admitieron además que los involucrados no tienen todavía abogado defensor y que en las próximas horas designarán abogado.
La situación de Paz es la más comprometida, porque sus huellas dactilares aparecieron en el escenario de la tragedia. Estaban en la caja de zapatos donde los Knack guardaban el dinero que habían obtenido por una venta de madera (se habla de unos 460 mil pesos).
Del tercer sospechoso detenido se sabe que lo apodan “El Negro”. En las próximas horas también será llevado ante la misma magistrada. Quien aún permanece prófugo es el chapista paraguayo Marcial Alegre (45), en cuyo taller los investigadores encontraron un arsenal.
Todos los sospechosos fueron detenidos en la localidad fronteriza de San Javier.
El asalto del que fueron víctimas el maderero Carlos Knack (43), su mujer Graciela (42) y sus hijos Cristian (25) y Bianca (12), sucedió el 25 de mayo. La familia fue asaltada y luego incendiada. Por las quemaduras que sufrieron murieron el jefe de hogar, su esposa y la niña. Cristian sigue internado grave en Posadas.



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE